1 de cada 4 gasolineras en Carolina del Norte no tiene combustible, de acuerdo con rastreador

Por Zachary Stieber
12 de Mayo de 2021
Actualizado: 12 de Mayo de 2021

Alrededor del 25% de las estaciones de servicio de Carolina del Norte se han quedado sin gasolina la mañana del miércoles, mientras los estados desde Nueva Jersey hasta Florida sufren una escasez de conductores de camiones combinada con las consecuencias del hackeo de la red de un operador de oleoductos.

Alrededor del 24.8% de las 5273 estaciones de servicio de Carolina del Norte se habían quedado sin combustible a las 6 de la mañana, hora central, según GasBuddy, un servicio de viajes y navegación que hace un seguimiento de los precios y la disponibilidad. Esto incluye el 71% de las estaciones en Charlotte y sus alrededores.

Esta cifra es la más alta entre los estados afectados por la desconexión de Colonial Pipeline mientras la empresa lidia con un ciberataque. Una escasez ya existente de conductores de camiones ha dificultado el traslado de las reservas de gasolina a las estaciones. A medida que los estadounidenses se apresuran a llenar sus tanques, cada vez más estaciones están teniendo que poner bolsas sobre sus bombas.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, junto con otros gobernadores, declaró el estado de emergencia para tratar de responder a la situación.

“Los precios de la gasolina se han disparado, se están formando filas por todo el gran estado de Carolina del Norte”, dijo el miércoles el representante Madison Cawthorn (R-N.C.) en el pleno de la Cámara de Representantes en Washington.

Aproximadamente el 15 por ciento de las 3,880 estaciones de Virginia y 6,369 estaciones de Georgia estaban sin combustible el miércoles, y el 13 por ciento de las estaciones de Carolina del Sur también estaban sin combustible, según GasBuddy. Entre el 1.8% y el 4% de las estaciones de Florida, Maryland, Tennessee y Alabama no podían atender a los clientes por problemas de suministro.

Las áreas metropolitanas de estos estados son las que más escasez de combustible han sufrido, ya que la gente ve las filas en los surtidores y se une a ellas, dijo Patrick De Haan, analista de GasBuddy, a The Epoch Times.

“La profecía autocumplida: la gente ve a otras personas, lee sobre ello y todo el mundo se asusta”, dijo.

“Mientras que las comunidades más pequeñas, puede que no estén al tanto. La gente probablemente, aparentemente, está conduciendo hacia/desde el trabajo, ve las fila por gasolina y piensa ‘oh, hombre, será mejor que yo también la consiga'”.

Los precios han superado los 3 dólares por galón esta semana, y se espera que sigan aumentando. Los expertos afirman que el aumento se debe a la mayor demanda tras el cierre de los gasoductos, incluso por parte de los consumidores que se van o se preparan para las vacaciones de verano.

Colonial espera restablecer la mayor parte de sus operaciones a finales de la semana, y al menos una parte importante que corre entre Carolina del Norte y Maryland volverá a funcionar el lunes.

“Colonial Pipeline sigue avanzando en sus esfuerzos continuos para restablecer el servicio de su sistema, con nuevas laterales que operan manualmente para entregar las reservas existentes a los mercados a lo largo del oleoducto”, dijo la compañía en una actualización del martes.

Dijo que ha entregado alrededor de 967,000 barriles, o 41 millones de galones, a varios puntos de entrega, incluyendo Baltimore, Maryland, y Charlotte, Carolina del Norte.

Como preparación para la reanudación del sistema que está pendiente, recibió 2 millones de barriles adicionales de refinerías para distribuir.

“Nuestro objetivo principal sigue siendo el restablecimiento seguro y eficiente del servicio de nuestro sistema de oleoductos, minimizando al mismo tiempo las interrupciones para nuestros clientes y todos aquellos que confían en Colonial Pipeline”, añadió.

David Alexander, presidente de J.T. Alexander & Son, que distribuye gasolina en las Carolinas, dijo el miércoles en el programa “Squawk Box” de la CNBC que la empresa aún puede obtener combustible porque en las terminales queda gasolina del viernes, pero el suministro empieza a ser escaso.

“Ese oleoducto tiene que ponerse en marcha. Tenemos que ponernos en marcha en uno o dos días o estaremos en problemas”, dijo.

Muchos expertos piden a la gente que no entre en pánico de comprar y dicen que los problemas de distribución deberían resolverse en breve.

“Intente relajarse durante un par de días”, dijo De Haan. “Realmente no hay ninguna razón por la que la gente tenga que salir corriendo a llenar su tanque”.

Colonial Pipeline sufrió una avería en 2016 y el problema de combustible que surgió entonces se resolvió rápidamente, añadió.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber

Siga a Zachary en Parler: @zackstieber


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS