10 consejos para aprovechar la orden de quedarse en casa

Por SUSAN PEATFIELD
13 de Abril de 2020 6:12 PM Actualizado: 13 de Abril de 2020 6:12 PM

La llegada del coronavirus y las medidas que se nos aconseja para controlarlo, han puesto en evidencia el núcleo vital, pero a menudo ignorado, de nuestras vidas: nuestros hogares. “Quédese en casa”, “Trabaje desde su casa”, “Aíslese en casa”, son consejos que están en todas las páginas web y en las bocas de todos.

La forma en que este consejo es recibido dependerá en gran medida de los hogares involucrados y de nuestros sentimientos hacia ellos. Para algunos de nosotros esto es un sueño hecho realidad. Ofrece la oportunidad de saltar el límite de correr impulsada por la actividad de nuestra vida laboral hacia pasar algún tiempo en el “nido”. Finalmente quitar esos libros no leídos de nuestros estantes, acurrucarse en un sillón favorito y aprovechar al máximo estas vacaciones no planeadas en la “normalidad”. Quizás también es la oportunidad salir al jardín o arreglar el ático, escribir esa novela o llamar a esos viejos amigos que prometimos que lo haríamos. Esta respuesta viene del sentido de hogar como un lugar de retiro bienvenido, bien dotado de recursos para nuestras necesidades día a día, y especialmente en tiempos como estos.

Para otros de nosotros, sin embargo, la idea de tener que pasar una quincena o 40 noches en casa, es una idea temible. Si no es temible, al menos es una especie de claustrofobia o “fiebre de las cabañas”. Cabe señalar aquí que nadie ha sugerido (en el Reino Unido) un encarcelamiento real en casa, por lo que conducir el coche, caminar por el parque, siempre que nos sintamos bien, siguen siendo distracciones sensatas. Para este grupo, la vida es definitivamente en otro lugar: en el trabajo, con amigos o colegas. El hogar es menos que un lugar de santuario y más un lugar del que estamos demasiado preparados para salir cada día.

Algunas de las diferencias de respuesta se deben a nuestras personalidades y a nuestras circunstancias personales. Para alguien que vive solo el auto-aislamiento puede sentirse como una sentencia de confinamiento solitario. Para un padre de niños muy inquietos, la perspectiva de que las escuelas cierren y se prolongue el “tiempo en casa” puede no hacer que su corazón salte de alegría.

Algunas de las diferencias son económicas y geográficas. Si vivo en un suburbio frondoso, cerca de las tiendas, en una casa en buen estado estructural y decorativo, es más probable que vea mi casa como un refugio que si me encuentro enfrentando desafíos de vivienda en una zona más deprimida o remota.

Lo que es transformador para ambos grupos es la calidad de nuestras relaciones dentro y fuera del hogar. Una persona que vive sola pero que puede confiar en las llamadas telefónicas y el apoyo práctico de la familia, los amigos y los vecinos puede estar segura de que no será olvidada. Una familia acostumbrada a su propio espacio y actividades puede encontrar que el tiempo semiobligado juntos presenta más tensiones de lo habitual. Por esta razón, las siempre florecientes virtudes de la paciencia, la fortaleza y la bondad en el hogar nunca se han necesitado más claramente que ahora.

Los siguientes 10 consejos sobre cómo afrontar el hecho de estar en casa son un correctivo útil para algunas de las perspectivas más sombrías que se presenten y que podríamos sentir acerca de “quedarse en casa”:

Se ven luces dentro de las propiedades residenciales en el muelle de St George el 03 de abril de 2020 en Londres, Inglaterra. La gente se ha visto obligada a permanecer en sus casas debido a las medidas de distanciamiento social que se han puesto en marcha para frenar la propagación del virus de la Coronación, la pandemia Covid-19. (Luke Dray/Getty Images)

1- Optimismo, caracterizado por el buen humor y la esperanza.

2- Rutina. Darle un patrón ordinario a estos extraordinarios días es tanto tranquilizador como productivo.

3- No maten el tiempo. Úselo y evite las obvias pérdidas de tiempo que se encuentran en Internet.

4- Aprenda algo nuevo. Puede que no le interese, pero puede ser una distracción muy bienvenida para empezar a aprender una nueva habilidad.

5- Practique pasatiempos. Ahora es el momento de revisar las cosas que disfruta pero para las que parece que nunca tiene tiempo.

6- Tómese un tiempo para la tranquilidad. Apague las noticias y el ruido y páselo notando lo que es bueno en su vida y lo que, a pesar de toda la ansiedad, hoy agradece.

7- Buenas conversaciones. Tómese el momento para tener una conversación más profunda con sus seres queridos. Tal vez sea necesario ponerse al día con aquellos con los que compartimos nuestras vidas.

8- Apoye a los demás. Ofrezca apoyo emocional y práctico a los que están luchando no sólo les ayuda a ellos, sino que también nos da una visión más amplia en la que centrarnos.

9- Mantenga la calma. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero si está ejercitando los puntos 1 a 8 anteriores, será más fácil.

10- Perdón. Vivir juntos en estas nuevas condiciones es complicado, estén listos para ofrecer y aceptar disculpas cuando las cosas no vayan bien en nuestras relaciones.

Una vez que las cosas vuelvan a la “normalidad” puede ser que hayamos desarrollado una mayor comprensión de lo que queremos y necesitamos que sean nuestros hogares. Mientras tanto, aprovechemos al máximo este período y los hogares en los que nos encontramos.

Este artículo fue publicado originalmente en la página web de la Home Renaissance Foundation.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Descubra

La cronología del encubrimiento del COVID-19 hecho por el régimen chino

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.