10 cosas que debería reordenar en cada mudanza

Por Kristin Granero
28 de Septiembre de 2021
Actualizado: 28 de Septiembre de 2021

El proceso de mudanza ciertamente tiene un aspecto negativo: la carga física y económica de tener que empacar y transportar todas sus cosas. El lado positivo es que representa la oportunidad perfecta para reevaluar sus pertenencias y liberarse de aquello que ya no le conviene o de la vida que quiera renovar.

Ya sea que esté haciendo un esfuerzo concertado para reducir su tamaño o que simplemente desee elaborar una mejor estrategia, continúe leyendo para saber lo que debe tener en cuenta a la hora de decidir qué dejar atrás. De este modo, aligerará su carga y le ayudará a prepararse su futuro hogar para el éxito.

Si se siente agobiado o tiene dificultades para evitar el desorden, intente poner en práctica estos consejos: Priorice lo que más utiliza; arregle lo que solo requiere un mantenimiento menor; saque provecho de los artículos que ya no tienen valor para usted, pero que podrían serlo para otra persona; y deshágase de los artículos innecesarios que le sobran.

Alimentos caducados y no deseados

Alerta de spoiler: es muy probable que muchos (o al menos algunos) de los alimentos que ha estado guardando estén caducados, por lo que es un buen momento para vaciar el refrigerador, el congelador y la despensa. Anímese a aprovechar al máximo lo que aún está en buen estado antes de irse (será como su propia temporada de Top Chef), y evite el desperdicio donando los artículos sobrantes a un banco de alimentos local.

Utensilios de cocina y electrodomésticos que ya no utiliza

Durante su paso por la cocina, haga un balance de la vajilla, las ollas y otros utensilios de cocina. Intente reciclar los artículos que ya no tienen valor (como los recipientes de comida que desentonan o los electrodomésticos rotos) y contemple la posibilidad de donar o vender cualquier utensilio nuevo o poco usado pero que aún funciona. La tetera cubierta de polvo de alguien es el tesoro de otro.

Imagen ilustrativa. (Pixabay)

Productos de limpieza y cuidado personal antiguos

Los productos que usamos para mantenernos a nosotros mismos y a nuestro hogar tienden a acumularse con el tiempo. Elimine los cepillos de dientes, esponjas y otras toallas, que suelen ser caldo de cultivo para los gérmenes.

De lo que queda, sea sincero sobre lo que realmente le sirve en el día a día. ¿La barra de colores que tuvo que comprar en todos los tonos pero que solo usa uno? ¿El spray para ventanas que compró en rebajas y que nunca deja de manchar? Si lo tiene guardado en el fondo de su armario o no piensa usarlo pronto, piérdalo. (Algunas marcas de belleza incluso reciclan u ofrecen recompensas por sus viejos envases).

Toallas y alfombrillas de baño usadas

Tener unas cuantas toallas de repuesto puede ser rentable (me vienen a la mente el día de la lavandería, la temporada de piscina y los invitados inesperados), pero cuando llegan a un punto en el que están deshilachadas, rotas o ya no son absorbentes, es hora de abandonarlas. Lo mismo ocurre con las alfombras de baño sucias y deterioradas que no pueden resucitar con una buena limpieza.

(Karolina Grabowska / Pexels)

Colchones y almohadas viejos

Nunca hay que subestimar el poder de una buena noche de sueño. Si su colchón superó su vida útil (la media es de siete a diez años) o ya no le proporciona el apoyo que necesita, evalúe la posibilidad de renovarlo en su nuevo hogar.

Los edredones y las almohadas, que pueden acumular suciedad, ácaros del polvo y moho, deben sustituirse con más frecuencia (los expertos en alergias han sugerido entre seis meses y dos años), sobre todo si no pueden lavarse adecuadamente en intervalos.

Los edredones y las almohadas pueden acumular suciedad, ácaros del polvo y moho, y deben sustituirse con mayor frecuencia. Imagen ilustrativa. (Rachel Claire / Pexels)

Ropa y accesorios que nunca usa

Tome el mando de sus armarios, al igual que sus vestidores y cajones de temporada, evaluando la ropa y los accesorios en función de su estado, ajuste, practicidad y capacidad de uso (incluyendo lo bien que se relacione un artículo con su estilo de vida y estética actuales). Como regla general, podría donar los artículos que no ha usado en el último año y rellenar los huecos con artículos de primera necesidad que resistan el paso del tiempo.

Contemple la posibilidad de donar o consignar las prendas que no se han usado en el último año, y rellene los vacíos con artículos de primera necesidad que resistan el paso del tiempo. Imagen ilustrativa. (Karolina Grabowska / Pexels)

Muebles y decoración que no caben en el nuevo lugar

Trasladar las piezas más grandes puede requerir recursos adicionales, así que querrá hacer una revisión a la hora de decidir qué sería conveniente conservar. Le sugerimos que sustituya los muebles desgastados, incómodos y que no encajan bien, al igual que todo lo que pueda suponer un riesgo potencial para la seguridad (como los accesorios rotos u obsoletos), por inversiones que no solo tengan un buen aspecto, sino que también sean durables.

Material de oficina y papelería

La temida pila de documentos. Detenga (o al menos reduzca) el rastro de papel desechando, reciclando o triturando todo lo que probablemente no vaya a leer o necesitar más adelante. Optimice los clips y los recuerdos clasificándolos en carpetas o archivadores etiquetados, y dele una nueva vida a los libros viejos y al material extra vendiéndolos o donándolos a una tienda de segunda mano o a una escuela cercana.

Aparatos electrónicos obsoletos

Del mismo modo, ahora es el momento ideal para revisar el cajón de los aparatos electrónicos o de las herramientas. Deje de lado lo esencial (siempre puedes usar un destornillador o un cable de carga de reserva), y estudie la posibilidad de limpiar los dispositivos personales. Algunas empresas de electrónica ofrecen opciones de reciclaje, mientras que las herramientas seguras y útiles pueden ser bienvenidas en algunas tiendas de segunda mano o en su sucursal local de Habitat for Humanity.

Equipo deportivo viejo

Por último, querrá echar una mirada honesta al equipo deportivo y recreativo. ¿Cuándo fue la última vez que lanzó o pateó una pelota? ¿Será tan probable que use esa moto de agua o ese kayak cuando ya no viva cerca del agua? Si no tiene planes inminentes para volver a poner en práctica viejos pasatiempos, piense en donar equipos deportivos locales o campamentos de verano para dibujar una sonrisa en la cara de otra persona.

La revista Real Simple ofrece soluciones inteligentes y realistas a los retos cotidianos. En Internet, en RealSimple.com. Copyright 2021 Meredith Corporation. Distribuido por Tribune Content Agency, LLC.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS