10 revelaciones poco difundidas del juicio contra el exabogado de Clinton

Por Zachary Stieber
07 de Junio de 2022 2:11 PM Actualizado: 07 de Junio de 2022 2:27 PM

Aunque el exabogado de la campaña de Hillary Clinton, Michael Sussmann, fue absuelto de mentir al FBI, durante su juicio salieron a la luz varios detalles nuevos. Algunos no han sido reportados, o no han sido reportados por muchos medios de comunicación.

1. El abogado del FBI con el que se reunió Sussmann estuvo a punto de conseguir trabajo en Perkins Coie

Sussmann pasó afirmaciones sobre el rival de Clinton, Donald Trump, al abogado del FBI James Baker el 19 de septiembre de 2016, así como datos que supuestamente respaldaban las afirmaciones.

Baker dio la información a otros miembros de la oficina, lo que desencadenó una investigación. Tanto el FBI como la CIA determinaron que las afirmaciones no estaban respaldadas.

Baker, al testificar durante el juicio, describió a Sussmann como un amigo al que conoció cuando ambos trabajaban para el Departamento de Justicia, la agencia matriz del FBI. Baker, que dejó el buró en mayo de 2018, reveló que poco después buscaba trabajar para Perkins Coie, la firma en la que trabajaba Sussmann.

“Hasta donde recuerdo, creo que fue idea de Michael. Es decir, Michael sabía que yo había dejado la oficina, y yo estaba buscando un trabajo —tenía un trabajo en ese momento, así que estaba trabajando— pero estaba buscando otros trabajos, incluyendo [en] bufetes de abogados. Así que, de alguna manera, él se dio cuenta de ello y me preguntó si estaba interesado en trabajar en Perkins Coie”, dijo Baker.

En uno de los muchos mensajes de texto que los hombres intercambiaron antes y después de la reunión, Sussmann le dijo a Baker el 29 de septiembre de 2018 que era “genial verte esta semana”. Esa era una referencia a una reunión que implicaba discutir un trabajo en Perkins Coie, según Baker.

Sussmann organizó entrevistas para Baker, pero Perkins Coie nunca hizo una oferta de trabajo.

Baker describió “un error de comunicación” por el que un cazatalentos con el que trabajaba le dijo que el bufete lo había rechazado. Pero cuando Baker transmitió el mensaje a Sussmann, éste “fue y lo solucionó”, dijo Baker, añadiendo que el bufete estaba considerando ofrecerle un trabajo. Sin embargo, Baker acabó aceptando trabajos en el R Street Institute, un think tank, y en la CNN. Más tarde dejó esos puestos para trabajar en Twitter, donde está trabaja actualmente.

2. Joffe era una fuente del FBI y fue despedido

La información que Sussmann llevó al FBI fue obtenida por Rodney Joffe, entre otros. Joffe era un ejecutivo de tecnología en Neustar que era uno de los clientes de Sussmann.

Joffe fue una fuente humana confidencial (CHS) para el FBI durante años, según se reveló durante el juicio. Había ayudado regularmente a la oficina en asuntos de ciberseguridad, e incluso fue recomendado para un premio del FBI en 2013.

Pero Joffe fue despedido, aparentemente por sus acciones en 2016.

Joffe fue “despedido como fuente por causa justificada”, dijo la fiscal Deborah Brittain Shaw.

“Nuestro entendimiento es que el señor Joffe fue despedido como fuente por causa justificada en 2021 como consecuencia de esta investigación”, añadió después Michael Bosworth, abogado de la defensa.

La defensa consiguió que el juez de distrito Christopher Cooper, designado por Obama, ordenara a los fiscales que no volvieran a hacer referencia a la situación de Joffe, después de que alegaran que era “perjudicial explorar u obtener más testimonios sobre su despido, dado que ocurrió tanto tiempo después y estaba relacionado con este caso”.

Bosworth calificó a Joffe de “uno de los principales expertos en cibernética del mundo” durante los argumentos iniciales.

Joffe “aprovechó su acceso” a datos no públicos de la Torre Trump, el apartamento de Trump en Manhattan y la Casa Blanca para recopilar los datos que Sussmann finalmente llevó al FBI, según los fiscales. Joffe aún podría ser acusado de delitos, han indicado los fiscales. Joffe no fue llamado como testigo porque iba a negarse a responder a las preguntas ya que sigue siendo investigado.

3. “Tea Leaves” era April Lorenzen

En el grupo que recopiló los datos que Sussmann presentó al FBI también estaba April Lorenzen, una analista de datos de una empresa llamada ZETAlytics.

Se supo que una persona del grupo se conectó a internet y publicó parte de la información bajo el apodo de “Tea Leaves”. Las publicaciones se hicieron en octubre de 2016, poco después de que Sussmann se reuniera con Baker.

Pero la identidad de la persona no se confirmó hasta el juicio, durante el cual Bosworth dijo que era Lorenzen.

Bosworth estaba interrogando al agente del FBI Ryan Gaynor, que supervisó la investigación sobre las denuncias de Trump y Rusia desde Washington en nombre de la dirección del FBI.

Gaynor reconoció que, por lo que él sabía, nadie había intentado contactar con la persona que publicó la información en internet bajo un seudónimo.

“¿Y es consciente de que, si lo hubieran hecho, habrían descubierto que la persona que posteaba era otra ciberexperta llamada April Lorenzen?”. preguntó Bosworth. “No lo sé”, dijo Gaynor.

Slate, que publicó por primera vez un artículo sobre las afirmaciones sobre Trump y Rusia, describió a “Tea Leaves” como un hombre, al igual que The Intercept.

“Tea Leaves” fue mencionada en la acusación de Sussmann, que también describió a la persona “Creador-1”. Según la acusación, “Tea Leaves” era una socia comercial de “Ejecutivo Técnico-1”, que desde hace tiempo se sabe que es Joffe.

Jared Novick, que realizó investigaciones para Joffe sobre asociados de Trump como Carter Page, dijo en el estrado que Joffe “tenía participación en” una serie de empresas, incluyendo ZETAlytics. Joffe se negó previamente a responder a preguntas sobre los negocios que poseía o a los que estaba afiliado de alguna manera durante una declaración para una demanda presentada por Alfa Bank.

Epoch Times Photo
Rodney Joffe, a la izquierda, lanzando Littoral Ventures con otras personas, incluida April Lorenzen, segunda por la derecha, la directora general de ZETAlytics. (DOJ vía The Epoch Times)

4. Esfuerzo múltiple para sembrar las acusaciones

Lorenzen publicó los datos en un blog de WordPress. Al parecer, uno o varios miembros del grupo también acudieron a Reddit para compartir los datos. Y Joffe dirigió a Sussmann para que acudiera al FBI con las denuncias, según indicó Sussmann en un testimonio anterior ante el Congreso.

Por otra parte, Joffe se dirigió a un agente del FBI llamado Tom Grasso con varias direcciones IP que supuestamente estaban vinculadas a Alfa Bank, el banco ruso que, según el grupo de Joffe, tenía un canal secreto con los negocios de Trump.

Grasso dijo en el estrado que había estado trabajando con Joffe durante años, a pesar de que no era el director de Joffe. También dijo que la situación era “inusual” porque “se trataba de un asunto en el que normalmente no trabajaba con el señor Joffe”.

“La mayor parte de los asuntos en los que trabajaba con el señor Joffe eran asuntos de ciberdelincuencia, y esto estaba en el área de Rusia y la influencia extranjera y la contrainteligencia y cosas por el estilo, por lo que rápidamente se lo pasé a quienes creía que eran las personas que trabajaban en ese asunto”, testificó Grasso.

Grasso no reveló que Joffe fuera un CHS al pasar la información a otros en la oficina. En cambio, describió a Joffe como un “reportero anónimo”.

Durante los argumentos finales, el fiscal Andrew DeFilippis dijo: “Este es el Sr. Joffe tratando de poner estas acusaciones con carga política en otra parte del FBI con el fin de crear la apariencia de dos flujos diferentes de información. Y eso tiene sentido con el plan más amplio que estaba en marcha aquí. Estaban tratando de ocultar los orígenes, ocultar la participación de los clientes con el fin de que el FBI investigara”.

Otro aspecto del esfuerzo consistió en promover las acusaciones ante los medios de comunicación. Sussmann, los agentes de Fusion GPS y al menos un miembro del personal de la campaña de Clinton compartieron los datos con los periodistas para intentar que se escribieran historias. Ese plan fue aprobado por la propia Clinton, dijo en el estrado el director de campaña Robby Mook. Entre los periodistas: Mark Hosenball, de Reuters, que, según los correos electrónicos, estuvo en contacto con los agentes de Fusion. Hosenball acudió al FBI para preguntar por la publicación de “Tea Leaves”.

5. Los abogados de Clinton se reunían regularmente con Fusion

Marc Elias, otro abogado de Perkins Coie, actuó como asesor de la campaña de Clinton después de que ésta ganara las primarias demócratas. Contrató a Fusion para que realizara la investigación de la oposición y le ayudara con los servicios legales. Fusion es la firma que compiló el famoso dossier anti-Trump con la ayuda del exespía británico Christopher Steele.

Se sabe que Elias se reunió en múltiples ocasiones con los cofundadores de Fusion, Peter Fritsch y Glenn Simpson, antes de las elecciones. Pero durante el juicio, los documentos presentados por la fiscalía muestran que el trío se reunía con regularidad y que Debbie Fine, una de las principales abogadas de la campaña, formaba parte de las reuniones.

Un documento titulado “Daily Check in” muestra que las reuniones se programaban cada día de la semana desde el 6 de junio hasta el 31 de octubre y duraban 30 minutos. Otro muestra una reunión en la que el cuarteto se reunió el 12 de agosto para su comprobación diaria. Una tercera muestra una reunión el 17 de agosto.

Fine dijo en el estrado que se comunicaba con los agentes de Fusion varias veces a la semana.

Fine no recordaba las reuniones diarias. Dijo que, por lo que sabía, solo ella y Elias estaban al tanto de que Fusion realizaba investigaciones, pero que no sabía por qué los demás no estaban al tanto.

“Yo operaba con la suposición de que, como la mayor parte del trabajo que hacía para los clientes, se trataba de una necesidad de conocimiento, así que simplemente no lo compartí, y no me dijeron que no lo compartiera. Y no sé si Marc Elias lo compartió con alguien”, dijo.

Fine también dijo que no recordaba haber hablado de Alfa Bank. Presentado con un correo electrónico que le pidió a Elias que imprimiera en octubre de 2016, dijo que el correo electrónico era sobre las acusaciones de Trump-Alfa Bank, como se expone en el artículo de Slate.

Elias dijo previamente a un panel del Congreso que Fusion estaba “actuando como mis agentes” y que se reunía con los consultores semanalmente.

Otros documentos introducidos durante el juicio mostraron que Elias se reunió con Joffe en su oficina y habló con él por teléfono, y que Elias envió un artículo relacionado con Alfa Bank a altos funcionarios de la campaña, incluido el presidente de la campaña John Podesta, cuatro días antes de que Sussmann fuera al FBI.

6. Líderes del FBI entusiasmados con la investigación

El entonces director del FBI, James Comey, estaba “entusiasmado” con las acusaciones sobre Trump y Alfa Bank, según los mensajes internos incorporados a las pruebas.

Comey estaba interesado en el caso, escribió otro agente.

La decisión de abrir una investigación fue tomada por altos funcionarios.

Joseph Pientka, un funcionario del FBI, escribió en un mensaje que el equipo de Chicago “debe” abrir un caso porque Bill Priestap, otro funcionario, “dice que su [sic] no es una opción: debemos hacerlo”.

El caso se abrió ese mismo día.

La dirección del FBI siguió de cerca la investigación, principalmente a través de Gaynor, que se ofreció a supervisarla desde Washington.

Los altos mandos del FBI impusieron un “estrecho control” sobre el material, “lo que significaba que la información específica sobre quién había proporcionado la acusación no podía ser proporcionada al campo”, declaró Gaynor durante el juicio. También se dijo que los directivos estaban detrás de los esfuerzos por obstaculizar a los agentes que pedían entrevistar a la fuente.

“Cuando dijimos que estábamos interesados en entrevistar a la —cuando digo ‘la fuente’, me refiero al autor de la documentación ténica o a la fuente de los datos —no sé si son personas diferentes o no— pero sea cual sea su procedencia”, dijo Sands. Pero la dirección nos comunicó que “debíamos centrarnos, a nivel de división, en el análisis técnico”, añadió.

La central “no nos daba la posibilidad de ir a entrevistar a estas personas”, relató Curtis Heide, otro agente que trabajaba en el caso. Dijo que se sentía frustrado.

Los agentes dijeron que es importante conocer los sesgos políticos de las fuentes, como que Sussmann representaba al Comité Nacional Demócrata y a la campaña de Clinton.

Gaynor reconoció que había sido investigado por violar la restricción durante una entrevista con empleados del inspector general del Departamento de Justicia durante una reunión en 2020. Dijo que estaba “lamentablemente mal preparado” para la reunión. Cree que ya no está bajo investigación.

Epoch Times Photo
El exdirector de la Oficina Federal de Investigación James Comey, habla a través de un monitor de televisión durante una audiencia en el Capitolio en Washington el 30 de septiembre de 2020. (Stefani Reynolds/Pool/Getty Images)

7. Múltiples oficinas trabajaron en la investigación

Baker trabajaba en Washington, en la sede del FBI. Gaynor supervisó la investigación de las reclamaciones desde Washington. Expertos cibernéticos en Chantilly, Virginia, analizaron inicialmente los datos, y luego pasaron la investigación a un equipo híbrido de cibercontrainteligencia en Chicago.

Al menos un agente radicado en Miami trabajó en el caso, entrevistando a Central Dynamics, la empresa a la que estaba registrado el dominio del correo electrónico de Trump, mientras que otro agente o agentes en Filadelfia hicieron entrevistas a Listrak, otra empresa.

Grasso radicaba en Pittsburgh.

“Parece que el centro de intercambio de información en Londres” recibió la misma documentación técnica que la entregada a Baker, o uno similar, escribió Sands en un mensaje el 4 de octubre de 2016.

8. El FBI tardó meses en cerrar la investigación

El 23 de septiembre de 2016 se abrió una investigación completa de las denuncias sobre Trump y Rusia. La investigación no se cerró oficialmente hasta el 18 de enero de 2017.

Los expertos del FBI consideraron en un día que las acusaciones eran probablemente falsas. El equipo que realizó el trabajo adicional de investigación de las alegaciones, que incluyó el contacto con entidades como Central Dynamics, la empresa a la que se registró el dominio de correo electrónico de Trump, había llegado a una conclusión similar el 5 de octubre de 2016.

El retraso en el cierre de la investigación se debió a que no se pudo averiguar quién entregó las unidades de memoria USB que contenían los datos, según Sands.

Las unidades tenían la serie 1b, que es una prueba digital. Cuando la oficina cierra los casos, tiene que devolver a su legítimo propietario los objetos tomados en el curso de una investigación.

“Bueno, en este caso, no sabíamos quién era el propietario de las unidades de memoria, porque James Baker no era el propietario. Era como un intermediario o algo así. Nos las había dado, pero no sabíamos a quién pertenecían las unidades de memoria”, dijo Sands.

El equipo actuó para iniciar una “audiencia de desistimiento”, que les permitiría destruir las unidades. Pero como eso implicaba una serie de trámites burocráticos, el supervisor de Sands recomendó volver a serializar las unidades como 1a, que se refiere a todo lo que un agente quiere tener en un expediente pero que no es necesariamente una prueba. Citó como ejemplo las notas tomadas en una entrevista.

La reclasificación permitió al FBI cerrar la investigación. Eso significa que estaba cerrada cuando la CNN reportó, citando fuentes anónimas, en marzo de 2017 que todavía se estaba investigando.

9. El papeleo tenía “errores”

El documento que registra la apertura de la investigación decía que el Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) remitió las acusaciones al FBI. Lo mismo ocurría con el documento de cierre.

Heide se refirió a ambos como “errores” o “erratas”. Dijo que el equipo aparentemente había confundido la oficina del abogado general del FBI con el DOJ.

Ese no fue el único problema con los archivos relacionados con la investigación.

El documento de cierre decía que la investigación era “preliminar”, en lugar de “completa”.

“Eso también es una errata”, dijo Heide.

Heide dijo que fue alertado de los problemas por primera vez en 2018 por la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia.

“Creo que me llamaron la atención y me preguntaron si era preciso, y mi respuesta fue la misma, que no creo que sea preciso”, dijo.

10. Investigación sobre Crossfire Hurricane en curso

El equipo del abogado especial John Durham, que procesó a Sussmann, está investigando los orígenes de las investigaciones de contrainteligencia del gobierno sobre los supuestos vínculos entre Trump y Rusia. Muchas de las investigaciones utilizaron información pagada por la campaña de Clinton.

El FBI también está llevando a cabo su propia investigación sobre las indagaciones, conocidas colectivamente como Crossfire Hurricane, dijo Heide en el estrado.

“¿Y está siendo investigado individualmente como parte de esa investigación?”, preguntó un fiscal.

“Sí. A mí y creo que a otros también”, dijo Heide.

Heide está siendo investigado por “no identificar información exculpatoria en lo que respecta a una de las investigaciones de Crossfire Hurricane”, añadió después. “Hubo varias grabaciones consentidas que se obtuvieron de uno de los sujetos, y hubo declaraciones, creo, utilizadas en una solicitud de la FISA que no fueron divulgadas al tribunal de la FISA”, o el tribunal secreto autorizado por la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera.

Una investigación anterior del organismo de control determinó que el FBI cometió errores y omisiones “significativos” en las cuatro solicitudes presentadas al tribunal para espiar a Page. El más significativo puede haber sido la forma en que un abogado del FBI, Kevin Clinesmith, manipuló un correo electrónico para afirmar que Page no era un activo de la CIA cuando, de hecho, lo era. Clinesmith se declaró culpable de un cargo derivado de la investigación de Durham y recibió libertad condicional.

Heide, al testificar, negó haber ocultado información exculpatoria al tribunal.

Heide, que sigue en el FBI operando desde Des Moines, Iowa, trabajó tanto en Crossfire Hurricane como en el Examen de Medio Año, o la investigación del buró sobre el uso de Clinton, mientras era secretaria de Estado, de un servidor de correo electrónico privado para enviar correos electrónicos clasificados.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.