100 agricultores y vecinos ayudan a cosechar cultivos de agricultor que murió de cáncer repentinamente

Por Louise Chambers
26 de Noviembre de 2022 4:06 PM Actualizado: 30 de Noviembre de 2022 8:58 PM

Cuando un agricultor de Iowa murió repentina e inesperadamente de cáncer de pulmón, sus vecinos se unieron en pocos días para cosechar los cultivos de maíz que dejó. Su familia, profundamente conmovida, está agradecida por la comunidad tan unida que mostró su amor y salvó su cosecha.

Nacido y criado en Creston, Iowa, Paul Baker cultivaba alrededor de 500 acres de tierra, criando ganado vacuno, soja y maíz. Nadie, ni siquiera Paul y su esposa desde hace 46 años, Lynn Baker, sabía que Paul estaba luchando contra el cáncer.

Desde que enfermó gravemente en marzo, su salud no mejoró. “Nunca recuperó el aliento, y no tenía energía”, dijo su esposa, Lynn, de 68 años, a The Epoch Times. “Finalmente fuimos al médico hace un mes”.

Varias docenas de agricultores ayudan a recoger la cosecha en el campo de maíz de Paul Baker. (Cortesía de Melissa Baker)


(Cortesía de Melissa Baker)

Con el líquido ya en sus pulmones, una biopsia trajo más noticias premonitorias: cáncer de pulmón. “Falleció unos cuatro días después”, dijo Lynn. “No esperábamos que fuera algo así… Creo que todos estábamos muy tristes y conmocionados”.

Devoto católico, Paul depositaba su fe en Dios, pero “solo se sentía agobiado porque no mejoraba”, dijo su esposa. Siguió cultivando hasta el día en que fue ingresado en el hospital, y murió el 20 de octubre a la edad de 66 años.

Su hija Melissa Baker dijo: “La comunidad sabía que algo iba mal… los agricultores y amigos ya habían trabajado con mi tío John para cosechar la soja mientras él estaba en el hospital. Simplemente se ofrecieron, nadie les pidió que lo hicieran … eso es lo que ocurrió también con el maíz”.

Cosechadoras y semirremolques reunidos para cosechar el campo de maíz de 500 acres de Paul Baker. (Cortesía de Melissa Baker)
¿Una vista aérea de los agricultores cooperando para cosechar el cultivo de maíz de Paul Baker tras su muerte por cáncer. (Cortesía de Melissa Baker)

Cuando la comunidad de los Baker se enteró de que Paul había fallecido, llamaron a Don, el marido de la hermana de John y Melissa, Meredith, que planea hacerse cargo de la granja, ofreciéndose a ayudar en todo lo que pudieran.

“Para cuando fuimos al velatorio y al servicio, creo que teníamos una enorme hoja de cálculo con todos estos equipos diferentes de agricultores”, dijo Melissa, que vive a tres horas de distancia en Cedar Rapids. “Solo querían ayudar a mi padre porque él lo haría por cualquier otra persona”.

El 27 de octubre, dos días después del funeral de Paul, unas 30 máquinas cosechadoras, 38 semirremolques e innumerables tractores y carros llegaron a las tierras de los Baker antes del amanecer. Melissa calculó que unas 100 personas prestaron su tiempo, su equipo, su amor y su trabajo para una jornada completa de recolección de los cultivos.

Las empresas locales donaron desayunos y almuerzos a los agricultores, y los niños de la cercana escuela católica St. Malachy, a la que asisten las nietas de Paul, decoraron las bolsas de almuerzo y elaboraron cartas de agradecimiento. Melissa trató de visitar todos los campos para darles las gracias personalmente y se vio rápidamente desbordada.

Los agricultores posan con las cosechadoras en el campo de Paul Baker. (Cortesía de Melissa Baker)
Los agricultores locales posan con la familia Baker. (Cortesía de Melissa Baker)

Lynn dijo: “Fue muy emotivo. Por supuesto, lloramos mucho, pero nos sentimos abrumados y muy queridos… al final del día, todo el mundo se reunió, y fue muy divertido ver a todo el mundo celebrar [a Paul] y hablar de él. Creo que él estaría encantado de vernos a todos juntos.

“La gente es muy buena”.

Melissa dijo: “Es bonito ver que la gente se preocupa de verdad y está dispuesta a ayudar y aparecer. Sé que eso ocurre en otras comunidades, pero hay algo realmente especial en una comunidad rural de un pueblo pequeño”.

Lynn describe a su difunto marido, un Caballero de Columbus que era muy activo en la iglesia, como “muy amable y cariñoso”. Trabajó más de 40 horas a la semana durante toda su vida, pero aún así sacaba tiempo suficiente para su familia, incluidos sus dos nietos, y le encantaba contar chistes a los desconocidos.

Paul Baker en la granja (Cortesía de Melissa Baker)
Paul Baker disfruta de su tiempo libre. (Cortesía de Melissa Baker)

“Era un ser humano muy agradable, extrovertido y cariñoso”, dijo Lynn. “Si alguien necesitaba ayuda, él era el primero que estaba allí para ayudarles”.

La fe de Paul lo mantuvo fuerte hasta el final; Meredith dijo a la Diócesis de Des Moines que cuando llegó la hora de su padre estaba preparado.

“El último día que estuvo con nosotros, dijo que estaba esperando al Señor”, dijo Meredith. “Somos una familia muy basada en la fe. Fue muy reconfortante para nosotros saber que era bueno, y que estaba preparado, y que seguiría estando con nosotros siempre pero de una manera diferente”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.