10,864 venezolanos llegan a la región fronteriza de Texas, en comparación con los 135 del año pasado

Por Charlotte Cuthbertson
07 de Junio de 2021
Actualizado: 07 de Junio de 2021

DEL RÍO, Texas—En un día cualquiera en Del Río, cientos de venezolanos vadean el río Grande desde México hacia Estados Unidos. Llevan más pertenencias que los inmigrantes ilegales de la mayoría de los países. Una mujer, que dijo ser fotógrafa en su país, llevaba su equipo fotográfico profesional Nikon en su mochila.

Llegan a la orilla y proceden a ponerse ropa seca, desechando la mojada en el suelo. Los zapatos desechados, muchos con aspecto de nuevos, salpican el camino que sube desde el río en dos lugares principales. Algunos sacan cepillos de dientes y se limpian los dientes.

La caña de carrizo junto al camino de tierra cruje cuando muchos encuentran refugio para ir al baño.

Los policías estatales suelen estar en un gran aparcamiento polvoriento para recibirlos y repartir agua y barritas de cereales a los hambrientos. Los envoltorios suelen tirarse al suelo, a menos que un agente de las fuerzas de seguridad les indique una bolsa de basura.

A veces un policía hace una foto del grupo, cuenta cuántos son y averigua de dónde vienen. Muchos de los recién llegados se apresuran a sacar sus smartphones y a llamar a sus seres queridos para decirles que lo han conseguido.

Entonces todos esperan a que la Patrulla Fronteriza venga a recogerlos. Puede llevar desde 10 minutos hasta más de dos horas, ya que la agencia se apresura a seguir el ritmo de la abrumadora afluencia. Las bolsas se meten en la furgoneta y los cuerpos se amontonan en la parte trasera hasta que llegan al centro de procesamiento, y luego son liberados.

“Solo en los últimos 7 días, nuestros agentes se han encontrado con más de 5800 migrantes de 29 países diferentes”, escribió en Twitter el 4 de junio el jefe de la Patrulla Fronteriza del Sector de Del Río, Austin Skero. “Durante este mismo tiempo, se interceptaron 63 intentos de contrabando en nuestras carreteras”.

Más de 119,000 inmigrantes ilegales de 70 países han sido detenidos en el sector en lo que va del año fiscal (que comienza el 1 de octubre de 2020). Del Río es una ciudad de poco más de 35,000 habitantes, mientras que la cercana Eagle Pass tiene unos 30,000. La región es mayoritariamente tierra de ranchos.

El número de venezolanos que llegan es inmenso. Solo en este sector, a falta de cuatro meses del año fiscal, la Patrulla Fronteriza ha detenido a 10,864 venezolanos, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

En comparación, en todo el año fiscal 2020, detuvieron a 135 venezolanos.

Un grupo de venezolanos espera a ser escoltado por la Patrulla Fronteriza tras cruzar ilegalmente el Río Grande desde México hacia Del Río, Texas, el 3 de junio de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Muchos venezolanos dijeron a The Epoch Times que volaron a Cancún y luego a Monterrey, en México, antes de cruzar el río hacia Del Rio. Algunos llegaron vía Colombia.

Una gran parte tiene la intención de vivir en Florida —en particular en Orlando, Tampa y Miami— donde ya tienen familiares.

El aumento se ha producido principalmente en los últimos meses. El 8 de marzo, la Administración Biden dijo que concedería el estatus de protección temporal a los venezolanos que ya están en Estados Unidos, permitiendo que unas 320,000 personas soliciten vivir y trabajar legalmente en el país durante 18 meses.

El estatus de protección temporal, creado en 1990, concede a los ciudadanos de las naciones que reúnen los requisitos necesarios la posibilidad de quedarse si no pueden regresar con seguridad a su país de origen debido a desastres naturales, conflictos armados u otros factores.

Ciudadanos de 12 países se encuentran en Estados Unidos con estatus de protección temporal. El mayor número procede de El Salvador, Honduras y Haití, muchos de ellos con hijos y cónyuges ciudadanos estadounidenses. Los nacionales de Somalia, Sudán, Siria y Yemen también tienen estatus de protección temporal.

La Administración Trump había tratado de eliminar el programa, argumentando que se había convertido efectivamente en una residencia permanente después de repetidas extensiones, a veces durante décadas.

Por ello, el presidente Donald Trump no concedió el estatus de protección temporal a los venezolanos, pero sí emitió una orden para aplazar la deportación de un número menor de venezolanos en su último día de mandato.

Siga a Charlotte en Twitter: @charlottecuthbo
Siga a Charlotte en Parler: @charlottecuthbo


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS