11º Circuito falla contra la prohibición de la terapia de conversión gay en condados de Florida

Por Matthew Vadum
23 de Noviembre de 2020 9:35 AM Actualizado: 23 de Noviembre de 2020 9:35 AM

Una batalla judicial sobre la terapia de conversión juvenil de homosexuales en Florida podría llegar a la Corte Suprema luego que la Corte de Apelaciones del 11º Circuito rompiera con otras dos cortes de apelaciones, fallando la semana pasada que los derechos de libre expresión de los terapeutas prevalecen sobre la prohibición del establecimiento médico a la práctica.

Un panel de tres miembros del 11º Circuito, con sede en Atlanta, falló el 20 de noviembre que la controvertida práctica de la terapia de conversión cuenta como discurso protegido por la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

El 3º y el 9º Circuito fallaron en sentido contrario, creando lo que los abogados llaman una “división de circuito”. A menudo, la Corte Suprema acuerda revisar los fallos de las cortes inferiores para resolver las divisiones de circuito y promover la uniformidad en la aplicación de las leyes.

Los críticos, incluyendo varias organizaciones médicas, afirman que la terapia de conversión, que pretende convertir a homosexuales y bisexuales en heterosexuales, es perjudicial para el paciente. Dicen que puede llevar a la depresión o al suicidio y que no funciona porque las personas nacen con su propia orientación sexual particular, que no puede ser cambiada.

Según uno de esos grupos críticos, el Consejo de Igualdad Familiar, 20 estados —incluyendo California, Nueva York, Illinois y Virginia— prohíben la terapia de conversión para menores, aunque las leyes no se aplican a los proveedores religiosos.

En el caso mencionado, los condados de Boca Raton y Palm Beach promulgaron leyes en 2017 que prohíben a los terapeutas “participar en asesoramiento o cualquier terapia con el objetivo de cambiar la orientación sexual de un menor, reducir sus atracciones sexuales o románticas (al menos hacia otras personas del mismo sexo o género) o cambiar la identidad o expresión de género de un menor, aunque se permite específicamente el apoyo y la asistencia a una persona que esté realizando una transición de género”, escribió la jueza Britt C. Grant en una decisión de 47 páginas en el caso Otto contra ciudad de Boca Raton.

“Estas restricciones se aplican incluso a la terapia basada puramente en el habla”, escribió.

Los dos terapeutas que impugnaron las órdenes locales argumentan que interfieren con su derecho, protegido por la Constitución, de hablar libremente con los pacientes, señaló.

Los demandantes son Robert Otto y Julie Hamilton, ambos licenciados como terapeutas matrimoniales y familiares con prácticas en el condado de Palm Beach, incluyendo Boca Raton. Proporcionan asesoramiento en forma de “terapia de conversación” a menores “que tienen una atracción no deseada hacia el mismo sexo o problemas de identidad de género no deseados”. Sus pacientes a menudo “se presentan con depresión y ansiedad debido a conflictos internos sobre su sexualidad o identidad de género”, señaló la jueza.

Aunque ninguno de los terapeutas afirma ser capaz de “cambiar” la orientación sexual de cualquier persona, sostienen que “a través de la terapia del habla, sus clientes que lo deseen pueden reducir el comportamiento y la atracción hacia el mismo sexo y eliminar lo que llaman confusión sobre la identidad de género”.

Las multas por proporcionar la terapia prohibida en Boca Raton oscila entre USD 500 y USD 250 en el resto del condado, con una multa de USD 500 por una ofensa posterior.

Grant reconoció que existe oposición a la terapia por parte de “sociedades profesionales” como la Academia Americana de Pediatría, que ha declarado que la terapia de conversión gay “puede provocar culpa y ansiedad, mientras que tiene poco o ningún potencial para lograr cambios” en la orientación sexual.

“Aunque no tenemos ninguna razón para dudar de que estos grupos están compuestos por hombres y mujeres educados que actúan de buena fe, sus posiciones institucionales no pueden definir los límites de los derechos constitucionales”, escribió la juez.

“Entendemos y apreciamos que la terapia es altamente controversial”, escribió Grant.

“Pero la Primera Enmienda no tiene ninguna posibilidad de un discurso controvertido. Sostenemos que las ordenanzas impugnadas violan la Primera Enmienda porque son regulaciones de la expresión basadas en el contenido que no pueden sobrevivir a un escrutinio estricto”.

La Corte Suprema ha rechazado repetidamente los esfuerzos por restringir la regulación de la expresión basada en el contenido en entornos profesionales, escribió la jueza.

“Al igual que con otros tipos de discurso, la regulación del contenido del discurso de los profesionales ‘plantea el riesgo inherente de que el gobierno trate de no promover un objetivo reglamentario legítimo, sino de suprimir ideas o información impopulares'”, escribió, citando precedentes anteriores.

La jueza Beverly Martin escribió una opinión disidente, argumentando que la terapia de conversión “es conocida por ser una práctica terapéutica perjudicial”.

La mayoría de la corte “invalida las leyes promulgadas para frenar estas prácticas terapéuticas, a pesar de la fuerte evidencia del daño que causan, así como el enfoque estrecho de las leyes en terapeutas licenciados que practican en pacientes menores de edad”.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

El PCCh prefiere que Trump no gane un segundo mandato

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.