12 razones por las que incluso niveles bajos de glifosato son inseguros

Por Honeycutt Zen
21 de Enero de 2019 Actualizado: 21 de Enero de 2019

Los defensores de los transgénicos y de los herbicidas a base de glifosato y los que creen firmemente en la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) han argumentado durante mucho tiempo que los bajos niveles de exposición al glifosato son seguros para los seres humanos. Incluso nuestra propia EPA nos dice que los estadounidenses pueden consumir 17 veces más glifosato en nuestra agua potable que los ciudadanos europeos. Debido a su propia evaluación de seguridad, el Grupo de trabajo sobre el medio ambiente (EWG) afirma que 160 ppb de glifosato encontrado en el cereal del desayuno es seguro para que un niño lo consuma, sin embargo, científicos de renombre y defensores de la salud declararon desde hace tiempo que ningún nivel es seguro.  La confusión entre los consumidores y los medios de comunicación es enorme.

El glifosato es el ingrediente químico activo declarado en Roundup y Ranger Pro, ambos fabricados por Monsanto, el fabricante original del Agente Naranja y el DDT. Hay 750 marcas de herbicidas a base de glifosato. Los herbicidas a base de glifosato son los más utilizados en el mundo y se encontraron residuos de glifosato en el agua del grifo, orina de los niños, leche materna, patatas fritas, bocadillos, cerveza, vino, cereales, huevos, avena, productos de trigo y los alimentos más convencionales.

La detección de glifosato en estos alimentos provocó alarmas de preocupación en los hogares y en las oficinas de los fabricantes de alimentos de todo el mundo. Surgieron demandas judiciales contra empresas que fabrican productos alimenticios que afirman ser “100% naturales” y que, sin embargo, contienen residuos de glifosato. Estas demandas fueron exitosas. Los debates, con el argumento de que “la dosis hace al veneno”, fueron impulsados por los medios de comunicación. Se especula que estos medios de comunicación son financiados por anunciantes que fabrican o venden estos productos químicos o tienen compañías asociadas que lo hacen, por lo que poner en peligro sus ganancias sería imprudente para todos los involucrados – excepto para los consumidores.

Es hora de dejar en claro las cosas

Aquí están las 12 razones por las que no hay un nivel seguro de residuos de herbicida con glifosato en nuestros alimentos o bebidas:

1. Los bebés y los niños pequeños tienen riñones e hígados que no están desarrollados completamente y no tienen la capacidad de desintoxicar las toxinas como los adultos. Sus cuerpos son menos capaces de eliminar toxinas y por lo tanto son particularmente susceptibles. La Academia Americana de Pediatría (AAP) declaró que los niños, en especial, deben evitar los pesticidas porque, “la exposición prenatal y de la primera infancia a los pesticidas está asociada con cánceres pediátricos, disminución de la función cognitiva y problemas de comportamiento”.

2. El glifosato no se lava, no se seca ni se cocina, y se demostró que se bioacumula en la médula ósea, los tendones y el tejido muscular. La bioacumulación de niveles bajos a lo largo del tiempo dará lugar a niveles que no podemos predecir ni determinar; por lo tanto, no hay base científica para afirmar que niveles bajos no sean peligrosos, ya que pueden acumularse a niveles altos en un período de tiempo imprevisible.

3. “Actualmente no hay una manera confiable de determinar la incidencia de exposición a pesticidas y enfermedades en niños estadounidenses”, según AAP. Los niños están expuestos a través de la comida, el aire, el contacto con la hierba y las mascotas. A cuánto están siendo expuestos diariamente por todas estas posibilidades es simplemente algo que no se ha podido determinar. Por lo tanto, nadie es capaz de evaluar qué niveles son seguros frente a cualquier modalidad de exposición porque un nivel bajo adicional frente a otras modalidades podría sumar un nivel alto de exposición.

4. Se demostró que los niveles ultra bajos de herbicidas con glifosato causan enfermedad hepática no alcohólica, según un estudio a largo plazo con animales realizado por Michael Antoniou, Giles Eric Seralini et al. Los niveles a los que se expusieron a las ratas, por kilogramo de peso corporal, fueron mucho más bajos de lo que se permite en nuestro suministro de alimentos. Según la Clínica Mayo, 100 millones de personas, o 1 de cada 3 estadounidenses, padecen ahora de enfermedad hepática. Estos diagnósticos se dan en algunas personas de hasta 8 años de edad.

5. Se demostró que niveles ultra bajos de glifosato son alteradores hormonales y endocrinos. Los cambios hormonales pueden provocar defectos de nacimiento, abortos espontáneos, enfermedades autoinmunes, cáncer y enfermedades mentales y crónicas.

6. Los Niveles de Ingesta Diaria Permitida de la EPA de exposición al glifosato fueron establecidos para un hombre de 80 kg, no para una madre embarazada, un bebé o un niño.

7. Se demostró que el glifosato es crónicamente tóxico y causa daño a órganos y células. Las formulaciones definitivas de los herbicidas de glifosato demostraron ser extremadamente tóxicas, causando daños inmediatos a bajos niveles.

8. La detección de glifosato a bajos niveles podría significar la presencia de otros ingredientes tóxicos en los herbicidas de glifosato en nuestros alimentos. Hasta que se hagan los estudios, uno debe practicar el Principio de Precaución. La etiqueta de los herbicidas con glifosato no especifica la clase de plaguicida ni “otros”/”inertes” ingredientes que puedan tener una toxicidad aguda significativa y que pueden representar hasta el 54% del producto.

9. En cuanto a la etiqueta y la exposición de bajo nivel: “No se incluye información sobre la toxicidad crónica, y las etiquetas están predominantemente disponibles en inglés. Hay un uso significativo de pesticidas ilegales (especialmente en comunidades inmigrantes), que no figuran en la etiqueta, y hay uso excesivo, lo que subraya la importancia de la educación, el monitoreo y la aplicación de la ley”, según AAP. La exposición a niveles bajos de herbicidas con glifosato puede ocurrir a través de esposas embarazadas o niños que abrazan a un padre que aplica pesticidas. Se suelen ignorar los impactos crónicos en la salud, como las erupciones cutáneas, que pueden, años más tarde, dar lugar a linfoma no Hodgkin, especialmente en el caso de usuarios de bajos ingresos o que no hablan inglés y que dependen de su ocupación en la aplicación de pesticidas para sobrevivir.

10. La EPA admitió no tener ningún estudio animal a largo plazo con análisis de sangre sobre la formulación final de ningún herbicida de glifosato. La EPA no puede afirmar que la formulación final sea segura.

11. Para la aprobación de pesticidas y herbicidas, la EPA solo requiere estudios de seguridad, por parte del fabricante que se beneficia de las ventas, sobre el único ingrediente químico activo declarado, en este caso, el glifosato. El glifosato nunca se usa solo.

12. El principal fabricante, Monsanto, fue declarado culpable de todos los cargos por un jurado del Tribunal Supremo de San Francisco en el caso Johnson contra Monsanto. Esto incluyó culpable de “malicia y opresión”, lo que significa que los ejecutivos de la compañía sabían que sus productos de glifosato podían causar cáncer y suprimieron esta información al público.

Claramente, es hora de que los fabricantes de alimentos y bebidas tengan una tolerancia cero a los niveles de residuos de glifosato y de que la EPA y las agencias reguladoras de Estados Unidos dejen de ignorar la ciencia y revoquen la licencia de glifosato de inmediato.

Moms Across America es una organización sin fines de lucro 501c3 cuyo lema es “Mamás con poder, niños sanos”.

Zen Honeycutt es la directora ejecutiva fundadora de Mom’s Across America, un socio de la Coalición de Defensa de la Salud de la Infancia (Children’s Heath Defense Coalition Partner), donde este artículo fue publicado originalmente.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

***

Descubre a continuación

El alto precio de contar la verdad en China hoy

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS