2.9 millones de prestatarios no pagan nada en el plan de reembolso de préstamos estudiantiles de Biden

Por Bill Pan
09 de Noviembre de 2023 12:46 PM Actualizado: 09 de Noviembre de 2023 12:46 PM

Casi 5.5 millones de prestatarios de préstamos estudiantiles federales se han inscrito en lo que la Administración Biden llama “la más generosa” opción de reembolso jamás ofrecida, dijeron funcionarios federales el miércoles.

El plan de amortización, denominado Plan de Ahorro para una Educación Valiosa (SAVE, por sus siglas en inglés), entró en vigor en agosto como parte del esfuerzo normativo del presidente Joe Biden para reducir drásticamente las obligaciones mensuales de los prestatarios estudiantiles que no ganan mucho, y muchos de ellos ven cómo sus facturas se reducen prácticamente a nada.

De acuerdo con la última actualización del Departamento de Educación de EE. UU., alrededor de 2.9 millones de los actuales inscritos en el plan SAVE tienen ingresos lo suficientemente bajos como para tener pagos mensuales de USD 0.

La cifra actualizada de inscritos en SAVE incluye 1.8 millones de prestatarios que se han inscrito recientemente en el programa, así como otros 364,000 prestatarios que fueron cambiados automáticamente a SAVE porque ya habían estado en uno de los planes existentes de reembolso basado en los ingresos (IDR, por sus siglas en inglés) que la Administración Biden pretende sustituir por SAVE.

La nueva cifra se basa en la inscripción en el programa hasta el 15 de octubre. Refleja un aumento de los 4 millones de prestatarios que el Departamento de Educación dijo que estaban inscritos en el plan a principios de septiembre.

En total, los prestatarios están pagando 300,000 millones de dólares en préstamos estudiantiles federales en el plan. Esto representa alrededor del 19% de los 1.6 billones de dólares de deuda pendiente de la cartera federal de préstamos estudiantiles.

Una de las mayores diferencias entre el plan SAVE y los planes IDR es que la cantidad de ingresos que no incurren en cargos, o ingresos protegidos, pasa del 150% por encima de las directrices federales de pobreza al 225%. En el plan SAVE, el pago también disminuye del 10% de la diferencia entre los ingresos y los ingresos protegidos al 5%.

En la práctica, esto significa que una persona sola que gane menos de USD 32,800 al año debe pagar USD 0 al mes. Lo mismo se aplica a una familia de cuatro miembros que tenga unos ingresos anuales inferiores a 67,500 dólares.

Además, con el plan SAVE, los prestatarios verán eliminados los saldos restantes de sus préstamos tras 10 años de reembolsos. En comparación, con el IDR los prestatarios tardan entre 20 y 25 años en ver cancelada su deuda restante.

“Estoy encantado de ver que en menos de tres meses, casi 5.5 millones de estadounidenses en todas las comunidades del país se están aprovechando de los muchos beneficios del Plan SAVE, desde pagos mensuales más bajos hasta la protección contra los intereses desbocados de los préstamos estudiantiles”, dijo el secretario de Educación de EE. UU. Miguel Cardona en un comunicado el lunes, prometiendo “no descansar” en los esfuerzos para “hacer más asequible el pago de la universidad”.

El plan de Biden se enfrenta al desafío republicano

Se espera que el plan SAVE cueste miles de millones de dólares a los contribuyentes, un punto en el que los legisladores republicanos han hecho hincapié desde el anuncio del plan.

Las estimaciones varían mucho, pero un análisis de la Wharton School de la Universidad de Pensilvania sugiere que el plan costará unos 475,000 millones de dólares en un periodo de 10 años.

“Alrededor de 200,000 millones de dólares de ese coste procederán de la reducción de los pagos de los 1.64 billones de dólares en préstamos ya pendientes en 2023”, decía el análisis.

Según la destacada escuela de negocios, el plan SAVE estará incentivando a los estudiantes universitarios a pedir prestados colectivamente miles de millones de dólares más cada año en la próxima década debido a la expectativa de que tal vez no tengan que pagar la deuda.

“El resto del coste presupuestario, unos 275,000 millones de dólares, procede de la reducción de los pagos de unos 1.03 billones de dólares en nuevos préstamos que, según nuestras estimaciones, se prorrogarán durante los próximos 10 años”, añade.

Citando las estimaciones de Wharton, un grupo de 17 senadores republicanos presentó en septiembre una resolución de la Ley de Revisión del Congreso (CRA) contra el plan. Una resolución CRA no sólo anula una norma existente, sino que prohíbe a la agencia federal volver a emitir la misma norma a menos que el Congreso apruebe posteriormente una nueva ley que autorice a la agencia a hacerlo.

“Es increíblemente injusto para aquellos que nunca contrajeron deudas estudiantiles porque no asistieron a la universidad en primer lugar o porque trabajaron a su manera en la escuela o su familia escatimó y planificó para la educación superior”, dijo el senador Bill Cassidy (R-La.), miembro de alto rango del comité de educación del Senado.

“Nuestra resolución protege al 87% de los estadounidenses que no tienen deudas estudiantiles y se verán obligados a soportar la carga de la política irresponsable e injusta del presidente”, añadió.

Al senador Cassidy se unen los senadores. John Barrasso (R-Wyo.), Mike Braun (R-Ind.), John Cornyn (R-Texas), Mike Crapo (R-Idaho), Steve Daines (R-Mont.), Joni Ernst (R-Iowa), Chuck Grassley (R-Iowa), Cindy Hyde-Smith (R-Miss. ), Ron Johnson (R-Wis.), James Lankford (R-Okla.), Cynthia Lummis (R-Wyo.), Roger Marshall (R-Kan.), James Risch (R-Idaho), Tim Scott (R-S.C.), John Thune (R-S.D.) y Thom Tillis (R-N.C.).

La congresista Lisa McClain (R-Mich.) ha presentado una resolución similar en la Cámara Baja. Se espera que ambas cámaras voten las resoluciones lideradas por los republicanos en las próximas semanas.

En defensa del plan de amortización, Cardona imploró a los legisladores que pretenden deshacerlo que hablen con los prestatarios que están “ahogándose en deudas”.

“Estamos escuchando al pueblo estadounidense que se está ahogando en deudas y no puede comprar una casa en la economía debido a los costes universitarios”, dijo durante una entrevista el 8 de septiembre en la CNN. “Los que se oponen vehementemente no han hablado con sus electores que se están ahogando, que necesitan apoyo, que necesitan que la educación superior sea más accesible”.

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.