20 años de China en la OMC: Fracaso para occidente y falsa legitimidad para un gigante totalitario

Por Alicia Marquez
28 de Enero de 2022 10:41 AM Actualizado: 28 de Enero de 2022 10:41 AM

Un informe reciente alerta de la amenaza que supone China para occidente a 20 años del ingreso del país asiático a la Organización Mundial del Comercio (OMC), que despierta cada vez más la inquietud y el cuestionamiento de los expertos respecto a adhesión y permanencia en la organización.

La estrategia de occidente para que a partir de la adhesión de China a la OMC—el 11 de diciembre de 2001—diera su paso a una apertura política y a una transparencia comercial fracasó. Sin embargo, esto ha significado un proceso exitoso para Beijing debido a su expansión tanto política y económica en las sociedades occidentales en las últimas décadas que ha permitido la indiferencia de los principales actores occidentales, señala el informe.

Aunque el ingreso de China a la OMC hace 20 años pudo significar su cambio como un “actor internacional transparente”, de hecho, sucedió lo contrario “su ingreso ha contribuido a una creciente opacidad y desconfianza por parte del resto de países”, dice el informe.

El informe fue elaborado por los grupos de expertos—Fundación Disenso con sede en Madrid y Centro para el Estudio de las sociedades abiertas (CESCOS, por sus siglas en inglés) con sede en Uruguay—publicaron un informe el 19 de enero titulado “El ingreso de China en la OMC 20 años después: El fracaso del orden liberal frente al gigante totalitario”. 

“Occidente, con su indiferencia, ha permitido la expansión de China y su capitalismo autoritario. Las democracias deben defender más que nunca su actual estilo de vida, que está en riesgo ante la imparable expansión de este país”, dijo Jorge Martín Frías, director de la Fundación Disenso, tras la publicación del informe.

Una apuesta que salió mal

El informe destaca que las relaciones entre China y Occidente ha permanecido “en la errónea creencia de que los concretos beneficios comerciales a corto-medio plazo serían mayores que los difusos costos morales e institucionales a medio-largo plazo”, sin embargo, advierte que los costos han superado con creces a los “supuestos beneficios”, señalando que actualmente nos encontramos en ese mediano-largo plazo del pasado.

Esto, luego de que desde mediados de la década de los 90, la mayoría de las sociedades occidentales optaron por tomar los beneficios materiales que ofrecía el intercambio comercial con China, mientras se hacía caso omiso a los “costos institucionales”, que a lo largo del tiempo dieron paso al detrimento de las democracias a través del debilitamiento tanto de su industria como del “prestigio de sus instituciones”, y como consecuencia ha aumentado la desconfianza en las instituciones e incertidumbre en los países. Mientras que, por el contrario, la estrategia de China se fortaleció en “tamaño y modelo”.

“China ha sido desde la década de los setenta un país grande y una dictadura brutal”, dice el informe.

Los grupos de expertos señalan que aunque “la incorporación de China a la OMC tenía como objetivo explícito incrementar el comercio de bienes y servicios, y como objetivo tácito o implícito exportarle un marco institucional comprometido con la transparencia, la democracia y el Estado de Derecho”, sucedió un efecto contrario.

China ha tomado fuerza como un socio principal del mundo, mientras que “las democracias de occidente han
sufrido la erosión de sus marcos institucionales”, a través de la implementación de “sus opacas instituciones a occidente”, indica el informe.

Falsa legitimidad de China

A dos décadas del ingreso de Beijing a la OMC ha significado una “falsa legitimidad” de China gracias a occidente “siendo en realidad uno de los regímenes más totalitarios del planeta, pues China ha sabido utilizar en su propio beneficio al orden liberal”, así como las “virtudes de la democracia y el capitalismo”, señala el informe.

Además indica que los actores internacionales del orden liberal no han podido evitar tal abuso por parte de Beijing, y por el contrario “en muchos casos han sido cómplices (o al menos corresponsables) de un sorprendente proceso de debilitamiento de los preceptos y símbolos” de la democracia liberal y economía de mercado que dejó a su paso la guerra fría, indicando que ciertos actores internacionales tales como algunas empresas multinacionales y ciertas élites políticas han sido parte de este “paraguas protector” de China, debido a su capacidad de influencia en el occidente.

Siga a Alicia Márquez en Twitter: @AliceMqzM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.