200 empresas se suman a la lucha contra los proyectos de integridad electoral

Por Tom Ozimek
06 de Abril de 2021
Actualizado: 06 de Abril de 2021

Doscientas empresas de Estados Unidos —entre las que se encuentran PayPal, Dow, Microsoft y Uber— han firmado un comunicado conjunto en el que señalan su oposición a los proyectos de ley que, según algunos críticos, imponen barreras injustas al voto, y cuyos defensores afirman que hacen que las elecciones sean más seguras.

“Hay cientos de proyectos de ley que amenazan con dificultar el voto en docenas de estados de todo el país”, dice el comunicado de los altos ejecutivos de varias empresas, entre ellas Estee Lauder, HP, LinkedIn y Levi’s.

“Hacemos un llamamiento a los líderes electos en el capitolio de cada estado y en el Congreso para que trabajen de forma bipartidista y garanticen que cada estadounidense con derecho a votar tenga la libertad de emitir fácilmente su boleta y participar plenamente en nuestra democracia”, escribieron los líderes empresariales.

Aunque los empresarios no especificaron qué proyectos de ley o planes legislativos relacionados con las elecciones tienen en mente, en líneas generales apuntaron a las iniciativas que, según ellos, “imponen barreras que dan lugar a colas más largas en las urnas o que reducen el acceso a buzones de votación seguros”, un argumento esgrimido por los opositores a una ley de reforma electoral recientemente promulgada en Georgia.

A raíz de la controversia sobre las elecciones de 2020, algunos legisladores republicanos y demócratas de todo el país han emprendido direcciones opuestas presentando leyes que o bien reducen las barreras —y las vías de acceso— al voto o bien tratan de reforzar la integridad electoral, lo que también puede hacer que emitir un voto requiera más esfuerzo o sea más gravoso.

La ley SB 202, o Ley de Integridad Electoral de 2021 (pdf), fue promulgada por el gobernador Brian Kemp, y atrajo los elogios de quienes argumentan que unos requisitos más estrictos en torno a la identificación de los votantes, entre otras medidas, hacen que las elecciones sean más seguras, pero suscitó la condena de quienes las consideran una “supresión de votantes”.

El gobernador de Georgia, Brian Kemp, habla con los medios de comunicación en el exterior del Departamento de Salud del Condado de Chatham en Savannah, Georgia, el 15 de diciembre de 2020. (Sean Rayford/Getty Images)

Varios republicanos, y otros defensores de un voto más seguro, han argumentado que las reformas son mejoras necesarias para apuntalar la integridad y crear confianza en las elecciones del estado. Las medidas incluyen la exigencia de una identificación con foto o aprobada por el estado para votar por correo en ausencia. También ordenan que se coloquen buzones seguros dentro de los lugares de votación anticipada, con vigilancia constante, y la ley amplía la votación anticipada en todo el estado, abordando una preocupación clave de los demócratas. El proyecto de ley también acorta el ciclo electoral para las segundas vueltas de nueve a cuatro semanas y exige un mínimo de una semana de voto anticipado antes del día de las elecciones.

El secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, ha respondido a las críticas sobre la nueva ley diciendo: “No hay ningún argumento racional contra la exigencia de una identificación estatal —proporcionada gratuitamente a quienes no tienen permiso de conducir— para las boletas de voto en ausencia”.

Raffensperger desestimó los argumentos de supresión de votantes, diciendo que implementó una versión del requisito de identificación durante las elecciones de noviembre de 2020, y que todas las solicitudes de boletas para votar en ausencia que llegaron a través de la página web del estado se cruzaron con una base de datos de licencias de conducir u otro registro.

“La izquierda dijo que la identificación con foto para el voto en persona suprimiría los votos. No fue así. El registro y la participación se dispararon, alcanzando nuevos récords en cada ciclo electoral. Sus predicciones cataclísmicas sobre los efectos de esta ley son simplemente infundadas. Las próximas elecciones lo demostrarán, pero no voy a contener la respiración esperando que la izquierda y los medios de comunicación admitan que se equivocaron”, dijo.

El secretario de Estado de Georgia, Ben Raffensperger, da una conferencia de prensa el 6 de noviembre de 2020 en Atlanta, Georgia. (Jessica McGowan/Getty Images)

El comunicado conjunto de los 200 líderes empresariales se produce después de que docenas de ejecutivos empresariales negros, entre ellos el director ejecutivo de Merck, Kenneth Frazier, y el ex director ejecutivo de American Express, Kenneth Chenault, publicaran una carta conjunta en The New York Times en la que instaban a los Estados Unidos a oponerse enérgicamente a los proyectos de ley que, según ellos, dificultan la emisión del voto.

“Aquí no hay término medio”, dijo Chenault en la carta. “O se está a favor de que vote más gente, o se quiere suprimir el voto”.

En declaraciones a la CNBC, el director ejecutivo de Coca-Cola, James Quincey, calificó la legislación de Georgia de “paso atrás”.

“No promueve los principios que hemos defendido en Georgia en torno a un amplio acceso al voto, en torno a la comodidad de los votantes, sobre la garantía de la integridad electoral”, dijo. “Esta legislación es errónea y debe ser remediada”.

Kenneth Chenault habla en el escenario durante la 33ª Cena Nacional de Premios a la Igualdad en la Justicia de la NAACP LDF en Cipriani 42nd Street, el 7 de noviembre de 2019 en la ciudad de Nueva York. (Bennett Raglin/Getty Images para la NAACP LDF)

Kemp ha respondido a la reacción de los líderes empresariales a la nueva ley de integridad electoral del Estado del melocotón, diciendo que acoge las críticas como una oportunidad para debatir los fundamentos de la medida.

“Estoy encantado de afrontar [las críticas]”, dijo Kemp a la CNBC cuando le preguntaron por la reacción de los líderes empresariales que se oponen a la ley SB 202.

“Si quieren tener un debate sobre los fundamentos y los hechos del proyecto de ley, entonces debemos hacerlo”, dijo Kemp al medio.

“Tenemos 159 condados en Georgia. Ciento treinta y cuatro de esos condados, bajo esta legislación, ofrecerán más horas de votación anticipada, no menos, así que animaría a estos CEO a mirar a estos otros estados en los que están haciendo negocios, y a comparar cuáles son los hechos reales con los de Georgia, y creo que su enfoque probablemente tendrá que estar en otros lugares y no aquí”, dijo al medio.

El líder de la Minoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), también ha intervenido en la controversia, amonestando a los líderes empresariales por sus críticas a la ley de voto de Georgia en un comunicado fechado el 5 de abril, en el que les acusó de caer en la “desinformación absurda” y de “comportarse como un gobierno paralelo woke (personas que ostentan sobre cuánto les importa alguna cuestión social)”.

“Nuestro sector privado debe dejar de seguir las indicaciones del Complejo Industrial de la Indignación”, dijo McConnell en el comunicado. “Los estadounidenses no necesitan ni quieren que las grandes empresas amplifiquen la desinformación o reaccionen a cada controversia fabricada con una frenética exhibición de izquierdas”.

McConnell añadió que las corporaciones que protestan contra la ley podrían “provocar graves consecuencias” si “se convierten en un vehículo para que las turbas de extrema izquierda secuestren nuestro país”.

Citando datos de que más del 70 por ciento de los estadounidenses, incluida la mayoría de los demócratas, apoyan los requisitos de identificación de los votantes, McConnell argumentó que la oposición a la ley SB 202 era una forma de conseguir apoyo para los planes liderados por los demócratas para reformar las leyes electorales.

“Los demócratas de Washington quieren aprobar un proyecto de ley arrollador que les permitiría reescribir las leyes electorales de los 50 estados y convertir la Comisión Federal de Elecciones en un organismo partidista dirigido por los demócratas”, dijo McConnell.

“Esta toma de poder es imposible de defender, así que la izquierda quiere desviarse. En lugar de ganar el debate, quieren silenciar el debate intimidando a los ciudadanos y a estados enteros para que se sometan”, dijo.

El impulso legislativo al que presumiblemente se refería era la H.R. 1, la Ley para el Pueblo de 2021, que fue aprobada por la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, el 3 de marzo en una votación mayoritariamente partidista de 220-210 (todos los republicanos y un demócrata —el representante Bennie Thompson de Misisipi— votaron en contra). El proyecto de ley está a la espera de la acción en el Senado.

Varios demócratas —y otros defensores— han enmarcado el proyecto de ley como un paso crucial contra la supresión de votantes, pero algunos republicanos —y otros opositores— argumentan que debilita las medidas de seguridad y hace que las elecciones sean más propensas al fraude.

El Brennan Center for Justice, un grupo de defensa que impulsa políticas progresistas, contabilizó 106 proyectos de ley en 28 estados diseñados para endurecer las normas de votación en lo que va de año, un salto significativo respecto al año pasado. Al mismo tiempo, 35 estados introdujeron un total de 406 proyectos de ley para hacer el voto menos restrictivo, también un aumento con respecto al año pasado.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS