2020: el centenario del avance más importante en la historia de la economía

Por Mark Hendrickson
03 de Enero de 2020
Actualizado: 03 de Enero de 2020

Comentario

Bienvenido al año que está hecho a la medida del consultorio de un optometrista: 2020. Les deseo todo lo mejor para el año que viene.

Hace un siglo, el año 1920 fue testigo de acontecimientos tanto trascendentales como triviales. En Estados Unidos, el derecho de las mujeres a votar fue garantizado por la aprobación de la 19ª Enmienda. También pudo haber sido el año en que tuvimos nuestra primera mujer presidente, en un sentido de facto. Debido a que el presidente Woodrow Wilson había quedado incapacitado por un derrame cerebral en octubre, ningún proyecto de ley se convirtió en ley a menos que la esposa de Wilson, Edith, decidiera mover la mano de su esposo para firmarlo.

También fue el año en que Babe Ruth comenzó a jugar para los Yankees de Nueva York y llevó a los Yankees a su histórico dominio del deporte. En una nota más triste, en 1920 se produjo la única fatalidad en la historia del béisbol de las Grandes Ligas (MLB), cuando Ray Chapman murió un día después de ser golpeado por un lanzamiento. Curiosamente, la MLB tardó “solo” 51 años en exigir a los bateadores que usaran un casco protector (aunque varios jugadores recibieron exenciones “por antigüedad”, y el último jugador sin casco -Bob Montgomery- se retiró en 1979).

También en 1920, se transmitió la primera señal de radio transatlántica y se otorgó la primera licencia de estación de radio comercial. La KDKA de Pittsburgh, que todavía funciona hoy en día, recibió la primera licencia de radio comercial del gobierno federal y transmitió su primera emisión comercial el 2 de noviembre. La estación WWJ de Detroit -todavía existente- transmitió su primera emisión comercial el 20 de agosto de 1920, pero estuvo operando bajo una licencia de aficionado.

Otro hito de 1920 fue cuando la Oficina de Correos de Estados Unidos prohibió la práctica de enviar niños por correo postal. Sí, créalo o no, los padres conscientes de los costos habían descubierto que la oficina de correos era el medio de transporte más barato para trasladar a los bebés y niños pequeños del punto A al punto B.

Mientras tanto, al sur de la frontera, Pancho Villa se rindió, terminando efectivamente con una década de agitación revolucionaria en México. Al norte de la frontera se estableció la Real Fuerza de Policía Montada de Canadá, lo que dio lugar a un icono cultural: “Los Mounties”.

Entre todos los memorables avances, hitos, logros y acontecimientos que ocurrieron en 1920, ninguno supera en importancia para el mundo el descubrimiento trascendental en el campo de la economía. De hecho, ese avance en la economía fue comparable en importancia a la teoría de la relatividad de Einstein en la física y a la revolución copernicana del siglo XVI en la astronomía. Con facilidad fue el mayor descubrimiento económico del siglo XX.

En 1920, el economista austriaco Ludwig von Mises publicó un ensayo, “El cálculo económico en la Comunidad Socialista”, que posteriormente amplió en su obra maestra de 1922 de 600 páginas, Socialismo: Un estudio económico y sociológico”. Mises demostró, con una lógica irrefutable, que el socialismo era inherentemente inviable. No se limitó a argumentar que los experimentos socialistas, como en la recién formada Unión Soviética, no tendrían éxito, sino que demostró que literalmente no podían tener éxito en llevar la prosperidad a las masas.

La explicación de Mises de la imposibilidad de un sistema socialista para mejorar el bienestar económico de una población es ésta: con el estado a cargo de la producción económica, la producción ya no está orientada a satisfacer las necesidades y deseos más urgentes del pueblo. Por consiguiente, los precios decretados por el Estado no reflejan el valor que el pueblo atribuye a los diversos bienes. En lugar de que los precios sirvan como útiles señales de tráfico que asignen los escasos recursos según la oferta y la demanda, y por lo tanto dirijan y coordinen racionalmente la producción, los precios bajo el socialismo son arbitrarios y sin sentido económico.

Con los precios totalmente divorciados del valor, es imposible para cualquiera, incluyendo los funcionarios del gobierno, calcular las ganancias y las pérdidas, es decir, determinar si la riqueza existente en la sociedad está siendo aumentada o disminuida por los procesos de producción actuales. Por consiguiente, los planificadores económicos socialistas inevitablemente vuelan a ciegas. Sin quererlo, ordenan la sobreproducción de bienes que la gente no quiere, mientras que no producen lo suficiente de lo que sí quieren.

El contraste con el libre mercado es muy marcado. En los mercados libres, las empresas que se destacan en la creación de valor para los consumidores obtienen ganancias (lo que representa una nueva riqueza que ha surgido) y son capaces de expandir la producción. Por el contrario, las empresas que no prestan un buen servicio a los consumidores, pero que consumen recursos escasos en una producción poco económica, cierran.

Bajo el socialismo, sin poder distinguir la producción rentable y creadora de riqueza de la producción no rentable y destructora de riqueza, el gobierno simplemente apoya a todas las empresas de manera indiscriminada. Al hacerlo, los dirigentes socialistas cumplen su promesa de proporcionar a todos un trabajo, pero a un costo terrible: sin un mecanismo -precios que comuniquen el valor- para calcular las ganancias y las pérdidas, el estado socialista inevitablemente apoya y prolonga la producción ineficiente y antieconómica.

Eso destruye la riqueza e inevitablemente empobrece la sociedad socialista.

Es asombroso contemplar cuántos seres humanos -literalmente miles de millones- podrían haberse librado de la privación y depredación de la planificación económica socialista solo si se hubiera tenido en cuenta la explicación de Mises. Ahora, un siglo después, con la evidencia histórica de los miserables fracasos del socialismo en la URSS, la China maoísta, Cuba, Corea del Norte, Venezuela y otros países, que se han desarrollado de acuerdo con la explicación de Mises sobre la ley económica, es sorprendente ver a cualquier adulto inteligente favorecer el socialismo por encima de la propiedad privada y el libre mercado.

¿Quién tiene la culpa de esta trágica ceguera? No se puede culpar al hombre de la calle por su ignorancia sobre el problema del cálculo económico; los escritos de Mises sobre el socialismo son bastante pesados. Pero no hay excusa para que los economistas permanezcan en gran parte en silencio sobre este asunto. Es descorazonador ver a la mayoría de los economistas desviarse hacia todo tipo de teorías académicas esotéricas -muchas de ellas deprimentemente triviales- cuando podrían hacer sonar una alarma para proteger a la gente del daño económico que el socialismo inevitablemente inflige.

El fracaso de los economistas de hoy en día para alertar a la gente sobre una profunda verdad económica -la ideología fatalmente defectuosa del socialismo- es un caso de mala fe profesional, si no de mala práctica.

Lo mejor que los economistas podrían hacer en 2020 sería enmendar la negligencia pasada y hacer un mejor trabajo para asegurarse que más personas entiendan el gran avance económico de 1920.

Mark Hendrickson, economista, se retiró recientemente de la facultad de Grove City College, donde sigue siendo miembro del Instituto para la Fe y la Libertad en lo que respecta a la política económica y social.

 

A continuación

Maoístas de EE.UU. apoyan al movimiento revolucionario mexicano

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS