2020 Toyota Highlander, afincado en la cima… por ahora

Por Roger Rivero
24 de Octubre de 2020
Actualizado: 24 de Octubre de 2020

Las credenciales de presentación del Toyota Highlander son respetables. El pasado año, a pesar de ser el último de la tercera generación con el envejecimiento que esto supone, clasificó como el SUV crossover de tres filas de asientos más vendido. Toyota lo ha rediseñado para el estreno de la cuarta generación este año, cuidando de no dañar los atributos que lo han hecho exitoso, pero agregando mejoras que lo alzan ostensiblemente sobre la versión que dejamos atrás.

Con una economía de combustible comparable a la del Toyota Corolla, pleno de tecnología y prestaciones de seguridad y con un interior muy mejorado, el nuevo 2020 Toyota Highlander híbrido parece marcar territorio y pretender seguir en la cumbre de las ventas en su clase.

Desde afuera y por dentro

El nuevo Highlander parece haber pasado algún tiempo en el gimnasio, o al menos eso nos hacen creer, con modificaciones a la parrilla, los estribos y guardabarros, he incluso una parte trasera más levantada que en conjunto, lo hacen ver más musculoso. No todo es efecto visual, en realidad este año han adicionado 2.4 pulgadas al largo y ancho del vehículo.

En la extensión de los lados de la carrocería, los arcos hinchados también provocan algún efecto de robustez, que culminan con una línea de techo suave. Si bien no es el SUV más hermoso en la carretera, el nuevo Highlander de Toyota tampoco desentona.

Si la primera impresión es la que importa, la del interior del Highlander gana muchos puntos. Cierto que nuestro auto de prueba, un Highlander Platinum, se coloca en lo alto de la escala, pero los materiales, el terminado y la propia concepción de la cabina me provocaron una magnífica impresión.

El salpicadero es limpio y moderno, con un tablero escalonado de varios niveles que proporciona algunos espacios poco profundos pero muy convenientes para guardar teléfonos, llaves o las ahora imprescindible mascarillas. Una pantalla táctil de 8.0 o 12.3 pulgadas, dependiendo del terminado, ocupa un lugar prominente con controles táctiles fáciles de alcanzar.

El Highlander híbrido tiene espacio para ocho asientos, pero se puede cambiar la configuración de la segunda fila para acomodar asientos de capitán, reduciendo en uno la capacidad, pero mejorando el acceso a la tercera fila de asientos.

Los asientos de la primera y segunda fila están bien acolchados y son razonablemente espaciosos, incluso para los adultos más altos. Sin embargo, en la tercera fila un adulto se sentirá muy ceñido y con las rodillas demasiado empinadas. Sería mejor reservar estos asientos para niños pequeños. El espacio de carga no es despreciable para un SUV híbrido de esta categoría, reservando 16 pies cúbicos para esos menesteres. Este es el mismo espacio que encontrará en la versión regular, pues las baterías están bien distribuidas bajo el asiento trasero sin ocupar espacio adicional.

Equipamiento y seguridad

El Highlander híbrido viene bien equipado con características estándar incluidas en Toyota Safety Sense 2.0, como el frenado automático de emergencia con detección de peatones, monitor de punto ciego con alerta de tráfico cruzando en el trasero, control de crucero adaptativo y luces altas automáticas. La pantalla táctil estándar es de 8 pulgadas con Apple CarPlay, Android Auto y Amazon Alexa. Hay cuatro puertos USB, un punto de acceso Wi-Fi, un estéreo de seis bocinas, y el sistema Driver Easy Speak de intercomunicación dentro del automóvil.

La pantalla de info-entretenimiento tiene gráficos nítidos y una estructura de menú simple. Responde rápido a las entradas y salvo una pequeña falla con la reproducción de audio a través de Android Auto, no encontré mayores dificultades en la integración.

Las mejoras opcionales incluyen una pantalla táctil de 12.3 pulgadas, navegación, carga de dispositivos inalámbricos y un sistema de sonido JBL de 11 altavoces.

En la carretera

El nuevo Highlander híbrido pierde cilindros y en consecuencia caballos de potencia, en favor de una mayor eficiencia de combustible. Con un total de 243 caballos, el Highlander híbrido tiene ahora 63 caballos menos que el modelo del año pasado. Como es de esperar, ahora acelera con menos vigor, aunque el tren motriz compuesto de un motor de cuatro cilindros y dos motores eléctricos ofrece suficiente arrojo para mover el crossover con una masa de 4,300 libras.

Este sistema híbrido se desempeña bien en la conducción diaria. La aceleración es rápida en la ciudad, gracias en parte al impulso adicional proporcionado por los motores eléctricos. La transmisión es impecable, pero como antes mencionamos, no hay mucha potencia para adelantar a velocidades de autopista, sobre todo si lleva todos los asientos ocupados.

Este inconveniente seguro será pasado por alto por quienes se interesen en el ahorro de combustible, pues obtendrán 36 millas por galón o 6.53 litros cada cien kilómetros en manejo combinado, un coeficiente de consumo muy bajo para este tipo de auto.  Tan bajo que, en su categoría de SUV de tres filas de asientos, no encontrará nada más ahorrativo que no sea un híbrido enchufable a la corriente. Quienes deseen algo más de “pegada” tienen la opción del Highlander estándar y su motor V6 de 295 caballos. Con la versión a gas podrá remolcar 5000 libras, reducidas a 3500 en el híbrido.

Para escoger

El rediseñado 2020 Toyota Highlander es ofrecido en cuatro niveles de acabado, LE, XLE, Limited, y Platinum. A diferencia de su contraparte a gasolina, el Highlander híbrido renuncia a la versión L de nivel de entrada y comienza en el LE, que viene mejor equipado. Así las cosas, cada Highlander híbrido incluye monitoreo de punto ciego, luces antiniebla LED, portón trasero motorizado, control de crucero adaptativo y otras prestaciones de seguridad y comodidad que lo encuadran como un auto muy bien equipado por debajo de los $ 40,000 dólares; $38,200 para ser exactos. Este modelo base sería nuestra recomendación para la mayoría de los compradores.

Por supuesto, subir la escala de nivel de equipamiento aumenta el precio de la Highlander híbrido. La versión XLE comienza en los $ 41,000, Limited en los $ 45,050 (que precio tan curioso ¿verdad?) y el más caro de todos, el Platinum como el de nuestra prueba, que comienza en los $48,250. Incluso por esta suma, aún queda por debajo de algunos competidores como el Ford Explorer híbrido, preciado en unos cuantos miles más. Viene bien equipado con techo panorámico, calefacción en los asientos traseros, sistema de cámaras en 360 grados y “head-up display” o pantalla de visualización frontal entre otras prestaciones.

No es amplia la competencia en el seguimiento de los SUV híbridos, pero cada día aumenta. Algo difícil también hacer comparaciones, pues no todos traen la tercera fila de asientos como el Highlander o compiten en categorías superiores como es el caso del Acura MDX o el Volvo XC90. Lo podríamos asociar mejor con el Ford Explorer o el nuevo Honda CRV que ahora también trae capacidad para siete pasajeros.

La mayor amenaza para el Highlander aún está por venir. Los primos Hyundai Palisade y Kia Telluride han develado sendos SUV de tres filas de asientos realmente impresionantes, y sus versiones híbridas, aunque no disponibles aún, llegarán más temprano que tarde.

Concluyendo

El nuevo Toyota Highlander es un excelente SUV que roza el lujo de Lexus en sus acabados altos y mantiene intacta la confiabilidad y valor de reventa del fabricante, rubros difícilmente alcanzables por la competencia. Como vehículo familiar para los que muestran conciencia medio ambiental, este es sin dudas no solo una opción, acaso quizás por el momento, la mejor.

TE RECOMENDAMOS