3 científicos no firmaron nueva declaración que asegura que virus del PCCh se originó de forma natural

Por Zachary Stieber
08 de Julio de 2021
Actualizado: 08 de Julio de 2021

Tres científicos brillan por su ausencia en una nueva declaración que afirma que el virus que causa el COVID-19 se desarrolló de forma natural.

Un grupo de científicos redactó una carta publicada en The Lancet a principios del año pasado en la que calificaba de “teorías conspirativas” las ideas de que el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) se había creado en un laboratorio, citando varios estudios.

El mismo grupo —con excepción de tres firmantes— escribió una carta de seguimiento que se publicó el 5 de julio en la misma revista. Dijeron que habían recibido preguntas sobre si seguían apoyando lo que habían dicho el año pasado.

“La pregunta crítica que debemos abordar ahora es: ¿cómo llegó el SARS-CoV-2 a la población humana? Esto es importante porque son estos conocimientos los que llevarán a lo que el mundo debe hacer urgentemente para evitar otra tragedia como la del COVID-19. Creemos que la pista más fuerte procedente de pruebas nuevas, creíbles y revisadas por pares en la literatura científica es que el virus evolucionó en la naturaleza, mientras que las sugerencias de un origen de laboratorio de la pandemia siguen sin pruebas científicamente validadas que lo apoyen directamente en revistas científicas revisadas por pares”, escribieron, colocando enlaces a cuatro estudios.

Varios funcionarios, entre ellos el exsecretario de Estado Mike Pompeo, han dicho que hay pruebas que apoyan la teoría de la fuga de laboratorio, mientras que algunos científicos han condenado la prisa del año pasado por descartar la teoría.

En la nueva carta faltan tres firmas. William Karesh, vicepresidente ejecutivo de política sanitaria de EcoHealth Alliance, el Dr. Peter Palese, microbiólogo de la Escuela de Medicina Icahn, y Bernard Roizman, profesor de virología de la Universidad de Chicago, no firmaron la misiva.

Cuando se le pidió un comentario, Palese dijo en un correo electrónico: “¡Sin comentarios!”. Karesh no respondió a una consulta enviada a la alianza y Roizman no respondió a la consulta.

Palese dijo en junio que apoyaba “una investigación exhaustiva” sobre los orígenes del virus a la luz de la “información inquietante” que surgió desde la publicación de la primera carta de Lancet.

Los científicos siguen divididos sobre si el virus del PCCh surgió de la naturaleza o fue creado en el Instituto de Virología de Wuhan, un laboratorio de alto nivel situado en la misma ciudad china donde se detectaron los primeros casos de COVID-19 a finales de 2019. Las evasivas de los funcionarios chinos y la cercanía entre la Organización Mundial de la Salud, que ha investigado los orígenes del virus, y el Partido Comunista Chino han contribuido a la incertidumbre sobre los orígenes.

Correos electrónicos internos del Dr. Anthony Fauci, director de larga data del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU., publicados el mes pasado, mostraron que algunos funcionarios del gobierno consideraron seriamente la teoría de la fuga del laboratorio a principios del año pasado, solo para expresar dudas sobre la teoría después de tener una reunión secreta con científicos externos, incluyendo al menos un firmante de las cartas de The Lancet.

Fauci dijo recientemente que el virus podría haberse escapado de un laboratorio.

Trabajadores son vistos junto a una jaula con ratones (R) dentro del laboratorio P4 en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei, el 23 de febrero de 2017. (Johannes Eisele/AFP vía Getty Images)

También en junio, The Lancet publicó un apéndice a la carta original de The Lancet, señalando que los autores no expresaron intereses en conflicto. Sin embargo, entre los autores se encontraban Karesh y Peter Daszak, director de EcoHealth Alliance; la alianza canalizó dinero de subvenciones estadounidenses a las instalaciones de Wuhan para estudiar los virus de los murciélagos.

En el apéndice, Daszak se explayó sobre los intereses en conflicto, señalando que la alianza trabaja con una serie de instituciones en China y ayudó a financiar el laboratorio.

“El trabajo de EcoHealth Alliance en China consiste en evaluar el riesgo de propagación viral en la interfaz entre la fauna silvestre, el ganado y el ser humano, e incluye estudios conductuales y serológicos de las personas, y análisis ecológicos y virológicos de los animales”, escribió.

“Este trabajo incluye la identificación de secuencias virales en muestras de murciélagos, y ha dado como resultado el aislamiento de tres coronavirus relacionados con el SARS en murciélagos que ahora se utilizan como reactivos para probar terapias y vacunas. También incluye la producción de un pequeño número de coronavirus de murciélago recombinantes para analizar su ingreso en las células y otras características de los coronavirus de murciélago de los que solo se dispone de las secuencias genéticas”.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber

Siga a Zachary en Parler: @zackstieber


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS