30 años de Falun Gong: Personas encuentran paz interior y elevación moral mediante práctica espiritual

Por Eva Fu
13 de Mayo de 2022 4:58 PM Actualizado: 13 de Mayo de 2022 4:58 PM

Era noviembre de 2020, nueve meses después de que Carolina Avendano, de 24 años, empezara a vivir sola, y ocho meses después de que su ciudad, Calgary (Canadá), entrara en un confinamiento que cerró las escuelas y la mayoría de los negocios. Estaba completamente sola. Las restricciones por la pandemia le impedían visitar a su hermana a pesar de vivir en la misma ciudad.

El prolongado aislamiento había atrapado a Avendano en una crisis que había mantenido en gran medida en secreto. Por fuera, era un modelo de productividad: vivía de forma independiente, tenía dos trabajos como tutora y era voluntaria online, mientras completaba una doble licenciatura en matemáticas y educación. Pero por dentro, nunca se había sentido más perdida y vacía.

“Sabía que estaba desequilibrada en todos los sentidos”, dijo Avendano a The Epoch Times. Su cuerpo estaba enviando señales de alerta: estaba por debajo de su peso, sufría un trastorno alimentario y dolores de cabeza, y su periodo no había llegado desde hacía más de un año sin causa aparente. Apenas hablaba de sus problemas con su familia, que observaba con inquietud cómo adelgazaba aunque ella insistía en que exageraban.

El punto de inflexión llegó en una rara salida a la calle, cuando Avendano entró por casualidad en una cafetería y echó un vistazo al tablón de anuncios de las clases de yoga y meditación. Allí, un folleto azul que mostraba a un hombre meditando junto al mar le llamó la atención. Avendano nunca había oído hablar de Falun Gong, una práctica espiritual que consiste en tres valores fundamentales, la verdad, la compasión y la tolerancia, junto con cinco ejercicios de meditación de movimiento lento. Pero el taller de meditación online anunciado en el folleto parecía ser exactamente lo que ella necesitaba.

“Lo que más me sorprendió fue que se aprendía de forma gratuita, por gente de todo tipo”, dijo, señalando que había visto clases de yoga que costaban más de 1000 dólares, un precio que no podía pagar. Se inscribió en una sesión ese fin de semana y siguió practicando por su cuenta.

El lunes siguiente, se sorprendió al ver que su periodo había vuelto.

“Estaba emocionada. Y estaba asustada”, dijo. “No quiero pensar que sea una coincidencia. Pero parece increíble”.

Los practicantes de Falun Gong (o Falun Dafa) practican la meditación sentada de la disciplina espiritual en Central Park en Manhattan, el 10 de mayo de 2014. (Dai Bing/Epoch Times)

Comienzos

La experiencia de Avendano tiene cierto parecido con la de muchos que adoptaron la práctica en China en la década de 1990, cuando Falun Gong se extendía de boca en boca.

El 13 de mayo de 1992, Li Hongzhi, el fundador de la práctica también conocida como Falun Dafa, introdujo la práctica en su ciudad natal, Changchun, una ciudad industrial y capital de la provincia de Jilin, en el extremo noreste de China.

Ese año, 28 años antes de que Avendano se topara con la práctica, Mi Ruijing, de 36 años, trabajadora de la salud, fue una de los cerca de 400 que acudieron a una serie de clases de Li, en las que enseña los ejercicios de meditación y explica las enseñanzas morales de la práctica, celebradas en Beijing en noviembre.

La clase duró 10 días, y Mi sintió un cambio desde el primer día. De camino a casa, “era como si no estuviera caminando sino pisando nubes. Era muy ligero, muy cómodo”, dijo Mi, que ahora reside en Estados Unidos, a The Epoch Times.

Pero Mi apreciaba aún más los cambios que estaba experimentando desde dentro. Antes había leído muchos libros sobre el taoísmo en busca del sentido de la vida.

Las clases trajeron respuestas a todas las preguntas que se había hecho durante años. La emoción que sintió Mi fue similar a la de una persona que lleva mucho tiempo encerrada en una habitación oscura y que de repente es liberada y puede ver la luz.

“Sentí que en realidad no había vivido durante todos estos años y que realmente estaba empezando mi vida”, recuerda haberle dicho a otra amiga.

Durante los dos años siguientes, Li impartió docenas de clases más en las principales ciudades de China, a las que asistieron unas 6000 personas, según los registros recopilados por Minghui.org, un centro de intercambio de información sobre Falun Gong con sede en Estados Unidos. Mi asistió a más de 20 de ellas. En 1999, entre 70 y 100 millones de chinos habrían adoptado la práctica, según las estimaciones de la época. Muchos se sintieron atraídos por la disciplina después de ver las mejoras físicas y psicológicas que aportaba a quienes los rodeaban.

Mi recuerda vívidamente un momento en el que una amiga quemó accidentalmente su traje nuevo y le hizo tres agujeros mientras la ayudaba a plancharlo. Mi estuvo a punto de estallar antes de calmarse. En lugar de eso, le dijo a la mujer que una costura ocultarían el daño y que no debía preocuparse.

Fue un pequeño ejercicio de poner a los demás en primer lugar que ella y otros aplicarían a diario de acuerdo con las enseñanzas de la práctica, dijo, añadiendo que ella habría hecho lo mismo incluso si se tratara de un extraño.

“Si fuera yo quien lo hiciera y alguien me reprendiera, ¿cómo me sentiría?”.

Más de 10,000 practicantes de Falun Gong realizan una meditación de pie en la provincia china de Liaoning en esta foto sin fecha. En julio de 1999, el líder del partido comunista, Jiang Zemin, lanzó una campaña de persecución contra esta disciplina espiritual, que continúa en la actualidad. (Minghui.org)

Transformaciones

En el verano de 1993, Liu Yan, una ingeniera de Beijing, esperó dos horas para conseguir una entrada para la clase de Li, tras oír hablar de ella a un amigo.

Las clases eran ya tan populares que las entradas se habían agotado con meses de antelación. Pero cuando Liu llamó a la organización anfitriona, una universidad pública, se enteró de que aún quedaban algunas entradas disponibles. Se tomó un día libre en el trabajo, fue a la oficina de la universidad una hora antes y fue la primera en la fila para conseguir tres entradas. Después de asistir a la clase, se deshizo de todos los demás libros espirituales que tenía en casa.

“No podía expresarlo con palabras, pero sabía que Falun Gong era lo mejor”, dijo Liu, que ahora reside en Estados Unidos, a The Epoch Times, y añadió que los tres principios de la práctica, verdad, benevolencia y tolerancia, se le habían quedado grabados en la cabeza.

Liu, que tenía un mal carácter, atribuyó a la práctica el hecho de haberla convertido en una mejor esposa y mejorado enormemente su salud. Los espolones óseos que tenía en la cintura desaparecieron y, cada año, sus compañeros de trabajo se maravillaban de su buen estado de salud en las revisiones anuales de su centro de trabajo. Sus padres también se unieron a ella. En el caso de la madre de Liu, que ya tenía más de 70 años, la hipertensión y el cáncer de garganta desaparecieron después de que empezara a practicar, según Liu.

Policías chinos se acercan para detener a los practicantes de Falun Gong que viajaron por toda China hasta la plaza de Tiananmen, en Beijing, para realizar llamamientos pacíficos contra la persecución en 2001. Los caracteres chinos de la pancarta dicen “Zhen, Shan, Ren”, las enseñanzas morales fundamentales de la disciplina espiritual. (Cortesía de Minghui)

Una persecución abrumadora

Casi uno de cada trece chinos experimentaría un giro brusco en sus vidas a finales de la década, cuando el Partido Comunista Chino inició una campaña expansiva para aplastar su fe tras percibir la popularidad de la práctica como una amenaza para su gobierno autoritario. La persecución se ha traducido en la reclusión de millones de practicantes en centros de detención, donde se les somete a torturas, trabajos forzados y sustracción forzada de órganos.

Mi y Liu fueron obligadas a abandonar su lugar de trabajo y recibieron penas de cárcel de dos y cuatro años respectivamente por el mero hecho de negarse a renunciar a su fe. Tras su liberación, eran un vestigio de lo que fueron. Los padres de Liu fallecieron mientras ella cumplía su condena, y Liu no pudo ver a ninguno de los dos en sus últimos momentos.

En un llamado centro de transformación diseñado para coaccionar a los practicantes para que renuncien a sus creencias, Liu recibió una brutal golpiza en las piernas con un palo de madera de un trapeador que le provocó ampollas del tamaño de la palma de la mano y la parte interna del muslo se volvió de color morado. La hinchazón siguió aumentando durante días, a pesar de que le pusieron una máquina para succionar el pus. Acabó teniendo que ser operada para tratar las piernas heridas. Las dos cicatrices de la operación permanecen hasta hoy.

Durante su primera detención en un campo de trabajo, el aspecto físico de Liu cambió tanto que su marido, cuando por fin se le permitió visitarla, tuvo que pedirle al guardia que estaba allí que confirmara que la mujer demacrada que tenía delante era su esposa.

Mi tuvo sarna y sufrió de una perforación gastrointestinal durante su detención. Le tuvieron que extirpar tres cuartas partes del estómago. Al final de su condena, Mi era literalmente “piel y huesos”, dijo.

Practicantes de Falun Gong hacen ejercicios en un evento que marca el 22º aniversario del inicio de la persecución del régimen chino a Falun Gong, en Washington el 16 de julio de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Clases online

Fue a través de una película reciente, “Finding Courage”, que Avendano, que había comenzado a leer libros de Falun Gong y se había unido a un grupo de meditación de Falun Gong en el centro de Calgary, vislumbró la brutalidad actual en China. La valentía y la fuerza que mostraban los practicantes encarcelados la inspiraron y la acercaron a la práctica, dijo.

Desde que empezó a practicar, Avendano dijo que su salud ha mejorado y que ahora se esfuerza por ser una mejor hija para sus padres, que sufren de depresión.

“Vi todo como una oportunidad para mejorar mi carácter y aprendí que tengo que tratar a todo el mundo con amabilidad”, dijo.

El taller online en el que participó durante la pandemia fue iniciado por un grupo de voluntarios entre los que se encontraba Alexander Meltser, propietario de un negocio de comercio electrónico con sede en Florida y practicante de Falun Gong desde hace más de dos décadas.

“Si no puedes salir, ve hacia tu interior”, dijo Meltser, citando un tema utilizado en los materiales promocionales de las lecciones online.

El seminario web ofrece una experiencia privada, con un anfitrión que presenta diapositivas seguidas de videos que demuestran los ejercicios. El anfitrión también responde a las preguntas de forma instantánea en un chat en vivo.

Las clases online se pusieron a prueba en India y Rusia en febrero de 2020, cuando los países de todo el mundo empezaron a emitir órdenes de confinamiento. Animados por el número de personas que se inscribían, el equipo empezó a lanzarlo a nivel mundial. Su sitio web se muestra ahora en 20 idiomas, y más de 30,000 personas de todo el mundo han participado en al menos una sesión.

El equipo cuenta ahora con 100 voluntarios. Avendano está entre ellos, aportando ideas para agilizar la experiencia online de los asistentes.

“Lo que más valoro de la práctica es que está disponible para todo el mundo”, dijo, señalando que las enseñanzas de Falun Gong están disponibles en español, su primera lengua.

“Creo que solo el poder de compartir su hermosa práctica con todo el mundo sin costo alguno, eso realmente dice mucho a [la gente]”.

Joseph Gigliotti en su consultorio quiropráctico en Ontario, Canadá, en marzo de 2022. (Cortesía de Joseph Gigliotti)

“Este es un proyecto en el que podemos compartir directamente con la gente los beneficios que hemos obtenido de Falun Gong”, dijo a The Epoch Times Joseph Gigliotti, un quiropráctico que organizó el taller al que Avendano asistió por primera vez.

“Nuestra mentalidad era, oye, hay gente en casa sin hacer nada. Están atrapados en casa, no pueden salir. Hay muchos problemas de salud mental. La gente está teniendo problemas de verdad y se siente desconectada. Esto es algo que pueden hacer para ayudarles en su vida interior”.

Al final de la clase, Gigliotti siempre pregunta si todos han conseguido lo que buscaban.

“Es una de mis partes favoritas de los seminarios web ver cómo la gente responde a esa pregunta. Porque están muy, muy emocionados. Están muy contentos”, dice. “Mucha gente dice que seguirá en este viaje”.

Para él mismo, los principios que promueve la práctica le ayudaron a levantar una “oscura nube de ansiedad y depresión” que durante años se había cernido sobre su cabeza, según compartía Gigliotti a veces con los asistentes a los seminarios web.

“Es como si nos ducháramos todos los días para limpiar la parte externa de nuestro cuerpo. Pero yo realmente quería limpiar el interior, quería limpiar mi corazón y mi mente”.

Calificó los ocho años que llevaba en la práctica como “los más satisfactorios de mi vida”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.