Pesaba casi 300 peligrosos kilos, así que le extirparon el 80% de su estómago y su vida se transformó

Por Li Yen
11 de Agosto de 2019 Actualizado: 11 de Agosto de 2019

Como resultado de un exceso de comida chatarra, la estrella de la cuarta temporada de My 600-Lb Life, Nikki Webster, de Little Rock, Arkansas, pesaba la increíble cantidad de casi 300 kg. Al darse cuenta que su adicción a la comida la estaba matando, la aceptó valientemente e hizo un esfuerzo consciente para salvarse de su propio comportamiento autodestructivo.

“Cuando comienzo mi día, no puedo esperar para empezar a comer”, dijo Nikki Webster, de 33 años en aquel entonces, a TLC’s My 600-lb Life en 2015.

No ayudó mucho que Nikki tuviera padres cariñosos, que le dieran todo lo que quisiera. “Todo lo que quiero comer, lo cocinan”, dijo.

Si a Nikki le apetecía un batido de leche y donas, sus padres se lo servirían todas las mañanas. Sin tener que entrar en la cocina, los padres entregaban la orden de comida de Nikki arriba con su silla elevadora.

“Mi mamá o mi papá me preparan un plato y me lo envian para que no tenga que bajar a desayunar”, dijo.

Debido al apetito desenfrenado, Nikki tenía obesidad mórbida y pesaba 294 kg. El exceso de peso hizo que caminar y ducharse fuera una lucha. Bajar las escaleras para meterse en el baño era suficiente para que se cansara.

En un grito de ayuda, Nikki dijo: “Mi peso es debilitante. Mi cuerpo es tan doloroso que lo odio. Pero me digo esto a mí misma. La comida es una adicción para mí y mi adicción me está matando”.

En una entrevista con  People, ella compartió: “Me dolía demasiado tener esperanza en el futuro porque no estaba segura de cuánto tiempo tenía. Era tan incapaz de hacer tantas cosas que era difícil”.

Así que, Nikki tomó una decisión que cambió su vida. Para superar su obesidad mórbida, aceptó perder 23 kg en un plan de dieta para someterse a una cirugía de manga gástrica.

La intervención quirúrgica del Sleeve gástrico es un tipo de cirugía de pérdida de peso mediante la cual el cirujano extrae una parte del estómago para crear un tubo gástrico estrecho o “sleeve” (manga), que restringe la ingesta de alimentos, lo que lo llena cuando come menos. Y eventualmente, lleva a la pérdida de peso.

“Cuando me dio el plan de dieta, pensé que no había manera de que pudiera hacer esto”, dijo Nikki. Pero ella sabía que tenía que hacerlo, porque “era literalmente hacer esto o morir”.

Nikki perdió alrededor de 59 kg en tres meses antes de someterse a la cirugía de Sleeve gástrico. “Me extirparon alrededor del 80 por ciento del estómago”, dijo a  Paper Trails.

Después del procedimiento, Nikki tuvo que seguir una dieta estricta para reducir aún más su peso y estar mucho más saludable. También tuvo sesiones con un terapeuta.

Sorprendentemente, solo 12 meses después de la cirugía, ella perdió alrededor de 94 kg, incluyendo aproximadamente 25 kg de exceso de piel que también fue removida quirúrgicamente de su estómago. Con voluntad de acero, Nikki logró perder alrededor de 206 kg en solo dos años, pasando de 294 kg a 88 kg aproximadamente.

“Ha sido difícil. Han sido los dos años más difíciles de mi vida, pero han sido los más victoriosos y emocionantes”, dijo Nikki en una entrevista con  People en 2017.

“Tenía fe en que cambiaría mi vida”, dijo Nikki. “Y no sabía cómo o de qué manera, pero podía sentir que las cosas iban a cambiar y que solo cosas buenas iban a pasar a partir de ahí”.

¡Ella tenía razón! A medida que ganaba un peso saludable, una nueva Nikki comenzó a emerger.

Después de haber adelgazado con éxito, se compró un nuevo par de jeans para celebrar su victoria. Es capaz de ayudar a su hermano mayor que sufre de parálisis cerebral. Para colmo, después de todos estos años de soledad, finalmente Marcus, un amigo al que llamaba cariñosamente Marc, la invitó a una cita.

Lo mejor de todo es que Nikki se casó con Marcus a finales de diciembre de 2017, según  Starcasm.

Ahora, Nikki es la hija, hermana y esposa que siempre deseó en su interior. Y se siente mucho mejor consigo misma después de esos cambios positivos.

“Me hace feliz ver dónde estoy hoy”, dijo. “Literalmente me ha devuelto mi vida”.

¡La transformación de Nikki fue nada menos que increíble! Cambió completamente su vida.

Mira la historia de Nikki a continuación:

¡La amabilidad de estas personas cambiará la vida de esta pareja para siempre! 

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS