Masacre de la plaza Tiananmen aún es importante para el mundo 33 años después

Por Dorothy Li
04 de Junio de 2022 2:07 PM Actualizado: 04 de Junio de 2022 5:35 PM

El Partido Comunista Chino está exportando su tiranía a todo el mundo después que Estados Unidos le permitiera salirse con la suya hace 33 años durante la masacre de la plaza Tiananmen, afirman tres activistas chinos.

Fue una noche sangrienta para los estudiantes prodemocráticos el 3 de junio de 1989. Los tanques se dirigieron hacia la plaza Tiananmen, el corazón de la capital china, aplastando a personas y objetos a su paso. Los gases lacrimógenos y la munición inundaron la plaza.

Los manifestantes, presas del pánico, subieron los cuerpos sin vida a bicicletas, autobuses y ambulancias para trasladarlos. Se calcula que murieron miles de manifestantes desarmados.

El asesinato masivo conmocionó al mundo. En respuesta, el entonces presidente de Estados Unidos, George H.W. Bush, condenó la masacre, suspendió los envíos de armas a China e impuso algunas sanciones.

“Pero siguieron adelante rápidamente”, dijo Li Hengqing, uno de los líderes estudiantiles de 1989 que ahora vive en Washington. Li señaló que la mayoría de las sanciones se levantaron pronto y se reanudó el compromiso económico.

En la conferencia de prensa celebrada un día después de la masacre de Tiananmen, Bush dijo: “Resulta que creo que los contactos comerciales han conducido, en esencia, a esta búsqueda de más libertad. Creo que a medida que la gente tiene incentivos comerciales, ya sea en China o en otros sistemas totalitarios, el avance hacia la democracia se hace más implacable”.

Describiendo la teoría como “extremadamente ridícula”, Yuan Hongbing, un académico chino que posteriormente fue suspendido de sus funciones por participar en las protestas de Tiananmen, dijo que la política de compromiso de Washington con China benefició al PCCh y ayudó al régimen comunista a acumular poder económico en las tres décadas siguientes.

Epoch Times Photo
Cientos de miles de chinos se reúnen en la plaza Tiananmen alrededor de una réplica de 10 metros de la Estatua de la Libertad (C), llamada la Diosa de la Democracia, el 2 de junio de 1989. (Catherine Henriette/AFP vía Getty Images)

“La respuesta de Occidente envalentonó al PCCh”, dijo Chen Weijian, un comentarista chino que abandonó China para irse a Nueva Zelanda dos años después de la represión de Tiananmen.

Después de 33 años, “el desarrollo económico no ha conducido a una China libre”, dijo Chen, que fue fundador de una revista china prodemocrática e investigado por apoyar las manifestaciones de 1989. En lugar de ello, el PCCh pretende utilizar el poder económico para “cambiar las reglas de la comunidad internacional” y exportar su modelo represivo de control a todo el mundo.

Chen citó una conversación entre el líder chino Xi Jinping y el presidente estadounidense Joe Biden.

Durante un reciente discurso a la clase de graduados de la Academia Naval, Biden dijo que Xi le dijo que la democracia caería y “las autocracias gobernarían el mundo”.

“Cuando me llamó para felicitarme la noche de las elecciones, me dijo lo que había dicho muchas veces antes”, dijo Biden el 27 de mayo, refiriéndose a Xi. “Dijo: ‘Las democracias no pueden sostenerse en el siglo XXI. Las autocracias dirigirán el mundo. ¿Por qué? Las cosas están cambiando tan rápidamente. Las democracias requieren un consenso, y eso lleva tiempo, y ustedes no lo tienen'”.

“Está equivocado”, añadió Biden.

Censurado en China

Hong Kong, el último lugar controlado por el PCCh donde se conmemora a las víctimas de la masacre de 1989, prohibió las vigilias masivas hace tres años, citando la pandemia, en medio de una represión más amplia de las libertades de la ciudad a manos del régimen comunista.

Los líderes del grupo que organiza la vigilia anual están actualmente detenidos tras ser acusados de subversión en virtud de la ley de seguridad nacional impuesta por el PCCh. Forman parte de las más de 150 personas que han sido acusadas o condenadas en virtud de esta ley draconiana que se ha utilizado para acabar con la disidencia en el otrora próspero centro democrático.

En el aniversario de este año, decenas de policías patrullaron el Parque Victoria, donde se celebraba la vigilia anual con velas.

Agentes de policía establecen un cordón mientras dispersan al público fuera del Parque Victoria antes del 33º aniversario del incidente de la plaza Tiananmen el 3 de junio de 2022 en Hong Kong, China. (Anthony Kwan/Getty Images)

En China continental, las protestas en la plaza Tiananmen, un movimiento liderado por jóvenes que abogaba por reformas democráticas, sigue siendo un tema tabú. Hasta el día de hoy, el régimen comunista chino no ha revelado el número ni los nombres de los muertos en la violenta represión.

El régimen ha intentado borrar todos los recuerdos de la sangrienta masacre borrando toda mención del suceso en el Internet del país, y acosando con frecuencia a los familiares de las víctimas para que guarden silencio. Como resultado, las generaciones más jóvenes de chinos desconocen lo que ocurrió aquella noche.

Aunque el régimen sigue suprimiendo los recuerdos de aquel día , el secretario de Estado Antony Blinken dijo que Estados Unidos “seguirá denunciando y promoviendo la rendición de cuentas por las atrocidades y los abusos de los derechos humanos cometidas por el régimen chino, incluidos los [ocurridos] en Hong Kong, Xinjiang y Tíbet”.

“Al pueblo de China y a los que siguen oponiéndose a la injusticia y buscando la libertad, no olvidaremos el 4 de junio”, dijo en una declaración del 3 de junio.

Pandemia

Este año, la plaza Tiananmen fue cerrada semanas antes del 4 de junio, como parte de las medidas de prevención de la pandemia en el marco de la política de “COVID cero” del régimen. Este enfoque draconiano, destinado a eliminar toda infección dentro de las comunidades mediante la imposición de encierros y cuarentenas obligatorias, ha provocado escasez de alimentos y retrasos en la atención médica de millones de personas encerradas en todo el país.

“El [PCCh] pretendía controlar el virus mediante un enfoque que no respeta los derechos humanos básicos, que es el mismo [enfoque] que el del 4 de junio”, dijo Chen.

Para Chen, el caso de Li Wenliang, un médico que fue de los primeros en alertar sobre el brote inicial de COVID-19 en Wuhan, fue un recordatorio para el mundo sobre cómo la supresión del PCCh puede afectarles. El médico fue reprendido por la policía en enero de 2020 cuando las autoridades trataron de restar importancia a la gravedad del brote. Li murió posteriormente a causa del virus.

Chen añadió que la actual pandemia sería diferente si el régimen no hubiera censurado al denunciante y a otros que intentaron alertar.

“Por fin, el mundo empieza a entender al PCCh”, dijo.

Con información de Luo Ya y Eva Fu.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.