37 personas fueron decapitadas, 1 clavado a un poste por terrorismo en Arabia Saudita

Por Venus Upadhayaya - La Gran Época
25 de Abril de 2019 Actualizado: 25 de Abril de 2019

En una ejecución masiva en todo el país, el 23 de abril Arabia Saudita decapitó públicamente a 37 ciudadanos saudíes y, como advertencia, clavó uno de los cuerpos con la cabeza decapitada a un poste.

La mayoría de los ejecutados eran de la minoría chiíta, mientras que el que fue clavado en el mástil era Jaled Abdelkarim, descrito como extremista sunita.

“Esta es la mayor ejecución masiva de chiítas en la historia del reino”, dijo Ali Al-Ahmed, un disidente saudí que dirige el Instituto del Golfo en Washington.

Según los nombres anunciados por el Ministerio del Interior, Al-Ahmed identificó a 34 de los ejecutados como chiítas.

“La pena de muerte se implementó en varios criminales por adoptar ideologías terroristas extremistas y por formar células terroristas para corromper y alterar la seguridad, así como propagar el caos y provocar un ataque sectario”, dijo la Agencia de Prensa Saudita (SPA) en un tweet.

La agencia oficial de noticias de Arabia Saudita, SPA, dijo que las ejecuciones fueron ratificadas por “el Tribunal de Apelaciones pertinente, así como por el Tribunal Supremo y una orden real”.

Mensaje a Irán

El reino y sus aliados árabes liderados por los sunitas también han sido incentivados por la dedicación inquebrantable del presidente estadounidense Donald Trump para presionar al liderazgo clerical chiíta de Irán, lo que incluye su decisión de retirarse de un acuerdo nuclear con Irán y de reimponer sanciones punitivas para paralizar su economía.

Al-Ahmed dijo que las ejecuciones tienen motivaciones políticas.

“Esto es político”, dijo. “No tenían que ejecutar a esta gente, pero es importante para ellos montarse a la ola estadounidense antiiraní”.

La declaración se transmitió a través de la prensa estatal, incluido el canal de noticias saudí al-Ekhbariya. Fue leída en el canal de noticias estatal junto con un verso del Corán que condena los ataques que tienen como objetivo crear conflictos y desarmonía y advierte sobre un gran castigo para quienes llevan a cabo tales ataques.

Esta última ejecución masiva se produce días después de que cuatro hombres armados de ISIS fueron asesinados por las fuerzas de seguridad sauditas cuando intentaban atacar un edificio de seguridad al norte de la capital Riad.

También se produce poco después de los ataques del domingo de Pascua en Sri Lanka, en los que murieron más de 300 personas, incluidos dos ciudadanos saudíes. El ataque fue reivindicado por el grupo ISIS.

Imagen de archivo de dos mujeres de Arabia Saudita el 15 de octubre de 2018. ( FAYEZ NURELDINE / AFP) (Photo credit should read FAYEZ NURELDINE/AFP/Getty Images)

Respuesta de la ONU y organismos de derechos humanos

“El Tribunal Penal Especializado condenó a 25 de los 37 hombres en dos juicios en masa, conocidos como el ‘caso Qatif 24’ y el ‘caso de espionaje de Irán’, que incluían denuncias de que las autoridades habían obtenido confesiones mediante tortura”, señaló Human Right Watch.

“Las autoridades sauditas caracterizarán inevitablemente a los ejecutados como terroristas y criminales peligrosos, pero la realidad es que los tribunales saudíes carecen en gran medida de un debido proceso y muchos de los que fueron ejecutados fueron condenados basándose únicamente en confesiones que, creíblemente, dicen que fueron coaccionados”, dijo Michael Page, subdirector de Medio Oriente en Human Rights Watch.

Amnistía Internacional dijo en una declaración que uno de los ejecutados era un joven condenado por un delito que se cometió cuando tenía menos de 18 años.

“La ejecución masiva de hoy es una manifestación escalofriante del desprecio a la vida humana por parte de las autoridades de Arabia Saudita. También es otra indicación espantosa de cómo la pena de muerte se está utilizando como una herramienta política para aplastar la disidencia dentro de la minoría chiíta del país”, dijo en un comunicado Lynn Maalouf,  directora de investigación del Medio Oriente para Amnistía Internacional.

Amnistía indicó que los juicios realizados violaron las normas internacionales sobre juicios justos, ya que se basaron en confesiones obtenidas mediante tortura.

“Incluyen a 11 hombres que fueron condenados por espiar para Irán y sentenciados a muerte después de un juicio sumamente injusto. Al menos otros 14 ejecutados fueron declarados culpables de crímenes violentos relacionados con su participación en manifestaciones antigubernamentales en la provincia oriental de mayoría chiíta de Arabia Saudita entre 2011 y 2012 “, dijo Amnistía en la declaración.

Las familias de los ejecutados no fueron informadas de antemano. “En lugar de intensificar las ejecuciones a un ritmo alarmante en el nombre de la lucha contra el terrorismo, Arabia Saudita debe detener de inmediato esta sangrienta serie de ejecuciones y establecer una moratoria oficial de las ejecuciones como un primer paso hacia la abolición de la pena de muerte por completo”, dijo Lynn Maalouf.

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, condenó las decapitaciones el miércoles.

“Condeno enérgicamente estas escandalosas ejecuciones masivas en seis ciudades de Arabia Saudita ayer, a pesar de las graves preocupaciones planteadas sobre estos casos por numerosos relatores especiales de Naciones Unidas, el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas y otros”, dijo Bachelet.

Indicó que las leyes y normas internacionales de derechos humanos restringen estrictamente el uso de la pena de muerte.

Con información de Associated Press y Anastasia Gubin.

***

A continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS