3ª ola de COVID-19 en Hong Kong: 42 casos tras apertura de Oficina de Seguridad Nacional de Beijing

Por YINYIN LIAO
14 de Julio de 2020
Actualizado: 14 de Julio de 2020

Hong Kong se ha distinguido por prevenir un brote masivo del virus del PCCh en medio de la pandemia mundial. Pero un reciente aumento de los casos ocurrió casualmente después de la aplicación formal de la ley de seguridad nacional de Beijing.

“Podemos ver que Hong Kong ha tenido un brote de COVID después de la implementación de la Ley de Seguridad Nacional”, dijo Kalvin Ho, vicepresidente de la Asociación de Hong Kong para la Democracia y los Medios de Vida del Pueblo (ADPL), un partido político pro-democracia, durante una conferencia de prensa. Expresó su preocupación por la falta de información sobre las pruebas de COVID-19 para el personal de China continental que trabaja en la recién creada oficina de seguridad nacional de Hong Kong.

Beijing promulgó formalmente la ley después de las votaciones ceremoniales del 30 de junio. La ley penaliza a las personas por cualquier acto de subversión, secesión, terrorismo y colusión con fuerzas extranjeras contra el Partido Comunista Chino (PCCh), con una pena máxima de cadena perpetua.

Luego, el 8 de julio, Beijing convirtió un hotel cerca de Victoria Park en Causeway Bay en la nueva sede de su Oficina de Salvaguarda de la Seguridad Nacional. La oficina se estableció en virtud de una disposición de la ley de seguridad nacional. La oficina tiene un amplio poder con inmunidad de la jurisdicción local.

Hong Kong es una de las ciudades más densamente pobladas del mundo. Un tren diario de alta velocidad circula entre Hong Kong y Wuhan, la ciudad donde se originó la pandemia COVID-19.

Al 14 de julio, Hong Kong tiene 1469 casos confirmados y 7 muertes confirmadas por COVID-19.

A pesar de ser una de las ciudades más densamente pobladas del mundo, Hong Kong previno con éxito la transmisión comunitaria, hasta el sábado 4 de julio. Un hombre de 59 años sin historial de viajes recientes dio positivo en la prueba de COVID-19. Para el 9 de julio, 42 nuevos casos confirmados de COVID aparecieron en Hong Kong.

El resurgimiento del virus coincidió con la aplicación de la controvertida ley de seguridad nacional del Partido Comunista Chino, que ha sido recibida con protestas y temor por los residentes de la ciudad.

Durante la conferencia de prensa de la ADPL, el grupo expresó su preocupación por la falta de pruebas de COVID y de cuarentena para los funcionarios y el personal que trabajan en la nueva oficina de seguridad nacional de Hong Kong.

“Vienen de China continental. ¿Tienen alguna prueba para ver si están sanos o no? No conocemos ninguna información sobre los funcionarios que están dentro”, dijo Ho.

“Tenemos testigos que dicen que estos funcionarios de la ley de seguridad nacional están saliendo del edificio y entrando en contacto con nuestros residentes. Estamos despertando la preocupación pública para conseguir que el gobierno de Hong Kong publique la salud de [el personal de la oficina]”, añadió.

Según la ley, Beijing designó a Zheng Yanxiong, un hombre de mano dura, para dirigir la nueva oficina de seguridad. Los medios de comunicación locales informaron que la nueva oficina tiene de 200 a 300 miembros de personal.

Mientras tanto, los reporteros de Epoch Times descubrieron que había ciudadanos de China continental merodeando cerca de la nueva oficina el día de su ceremonia de inauguración.

El 8 de julio, un reportero de la edición de Hong Kong de esta publicación habló con un hombre que estaba de pie fuera de la oficina, con la mascarilla facial retirada.

“¿Eres un turista o trabajas aquí?” preguntó el reportero.

“No trabajo aquí”, dijo el hombre en chino mandarín. Los hongkoneses locales hablan un dialecto chino diferente, el cantonés.

El reportero preguntó entonces si estaba visitando Hong Kong. “El hombre respondió, ‘Sí, estoy aquí de viaje, estoy aquí de viaje'”.

En la actualidad, hay una estricta prohibición de entrada a todos los no residentes de Hong Kong. El reportero procedió a preguntar cómo pudo viajar a la ciudad desde China continental.

El hombre respondió: “No puedo volver, no puedo volver”.

Después de darse cuenta de la afiliación del reportero con The Epoch Times, el hombre apresuró su llamada al celular. Se fue y entró en la nueva oficina, y ningún policía o guardia de seguridad lo detuvo.

En otras imágenes de los medios de comunicación de la ceremonia de inauguración, el mismo hombre se ve de pie junto al escenario con prominentes legisladores locales pro-Beijing. Una vez más, su mascarilla estaba retirada.

Tras el descubrimiento de nuevos casos esta semana, 13 instituciones educativas han suspendido las clases. Las visitas a los centros de cuidado de ancianos fueron restringidas después de que se descubrieron algunos casos en el Centro de Cuidado de Ancianos de Kong Tai. El gobierno de Hong Kong también ordenó que los restaurantes volvieran a limitar el número de clientes a un máximo de ocho.

Los expertos en salud dijeron que el creciente número de infecciones indicaba que Hong Kong estaba experimentando una tercera ola de infecciones por COVID-19. Un lote de los nuevos casos sigue sin ser rastreado.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Hong Kong se preocupa por su futuro tras aprobación de ley china

TE RECOMENDAMOS