4 Casos de histeria colectiva: monjas que maúllan, plaga de la danza, pandemia de la risa y más

Por APRIL HOLLOWAY
08 de Noviembre de 2022 12:53 PM Actualizado: 08 de Noviembre de 2022 12:53 PM

La histeria colectiva es un término utilizado para describir la situación en la que los síntomas físicos o psicológicos aparecen en masa, extendiéndose rápidamente por las comunidades y, en ocasiones, por ciudades y países enteros. Durante un brote, las personas afectadas pueden experimentar risas incontrolables, desmayos, ataques, mareos, debilidad muscular o cualquier otro síntoma que no parece tener ninguna causa física. Los casos de histeria se han registrado en todo el mundo durante siglos y proporcionan una visión fascinante de la compleja naturaleza de la psicología humana.

El término “histeria” deriva de la palabra griega “hystera” que significa “útero” y se atribuye generalmente al antiguo médico griego Hipócrates. Sin embargo, la asociación con el útero se remonta al antiguo papiro egipcio Kahun (1900 a.C.), que identifica la causa de los trastornos histéricos como el movimiento espontáneo del útero hacia diversos lugares del cuerpo femenino.

Grabado de Hendrik Hondius retratando a tres mujeres afectadas por la "peste danzante". Obra basada en el dibujo original de Peter Brueghel, que supuestamente fue testigo de un brote en 1564 en Flanders. (Wikimedia Commons)
Grabado de Hendrik Hondius retratando a tres mujeres afectadas por la “peste danzante”. Obra basada en el dibujo original de Peter Brueghel, que supuestamente fue testigo de un brote en 1564 en Flanders. (Wikimedia Commons)

En la Edad Media, esto fue sustituido por la creencia en la brujería, la posesión demoníaca o la locura como causa. Aunque los casos de histeria colectiva siguen confundiendo a la comunidad médica, en la actualidad se cree que está relacionada con casos extremos de estrés emocional o mental.

A continuación, un vistazo a algunos casos famosos, y extraños, de histeria colectiva en la historia.

1. La manía de la danza medieval (siglos XIII-XVII)

La manía por la danza, también conocida como la Peste Danzante, la Danza de San Juan o la Danza de San Vito, se apoderó de la Europa continental entre los siglos XIII y XVII. Uno de los brotes más conocidos tuvo lugar en Aquisgrán, Alemania, el 24 de junio de 1374. Durante este acontecimiento, los individuos afligidos bailaban histéricamente por las calles durante horas, días y, al parecer, incluso meses, hasta que se desplomaban por agotamiento o morían de un ataque al corazón o una apoplejía. El número de participantes en cualquier brote podía llegar a ser de miles.

Representación de la manía de la damza, que se produjo en una peregrinación a la iglesia de Molenbeek, Bélgica, de Pieter Brueghel el Joven (1564-1638). (Wikimedia Commons)
Representación de la manía de la damza, que se produjo en una peregrinación a la iglesia de Molenbeek, Bélgica, de Pieter Brueghel el Joven (1564-1638). (Wikimedia Commons)

Se sabe que la peste danzante se produjo en numerosas ocasiones en toda la Europa medieval, con brotes en Italia, Luxemburgo, Francia, Alemania, Holanda y Suiza. Al principio se consideraba que la manía de la danza era una maldición enviada por un santo, que comúnmente se pensaba que era San Juan Bautista o San Vito, de ahí los nombres alternativos de la afección. Por ello, las personas que sufrían esta afección acudían a los lugares dedicados a dicho santo para rezar por la liberación de la aflicción, un “remedio” que aparentemente devolvía a muchos la plena salud.

2. Las monjas maulladoras francesas (siglo XIX)

Los entornos institucionales, como las escuelas, las prisiones y las comunidades muy unidas, fueron a menudo escenarios de brotes de histeria colectiva, y los conventos cristianos europeos no fueron diferentes. En el libro de 1844 “Epidemias de la Edad Media”, de J. F. C. Hecker, se relata el caso de una monja de un convento de Francia que empezó a maullar como un gato. Poco después, otras monjas comenzaron a mostrar el mismo comportamiento, hasta que todo el convento estaba plagado de monjas que maullaban. Esto preocupó al vecindario cristiano de los alrededores, y finalmente se llamó a los soldados para intentar contener la situación. Las monjas fueron azotadas y golpeadas por los soldados hasta que prometieron dejar de hacer esos ruidos tan molestos. Durante esta época, la creencia en la posesión era común, y en Francia, los gatos eran vistos a menudo como aliados del diablo.

3. Epidemia de la risa de Tanganica (1962)

La epidemia de la risa de Tanganyika comenzó el 30 de enero de 1962 en un internado para niñas dirigido por una misión en Kashasha, Tanzania. La risa comenzó entre tres niñas, pero rápidamente se extendió por toda la escuela, persistiendo durante horas, días y luego semanas, lo que llevó a su cierre el 18 de marzo de 1962. Pero la cosa no acabó ahí. Tras el cierre de la escuela, la histeria colectiva se extendió a otras escuelas y, finalmente, a otros pueblos cercanos. Miles de niños se vieron afectados por la epidemia, y 14 escuelas se vieron obligadas a cerrar. La histeria acabó por extinguirse unos dieciocho meses después de su inicio.

4. Los juicios de las brujas de Salem (1692-1693)

Uno de los casos más notorios de histeria colectiva es el ocurrido en Salem, Massachusetts, en 1692. Decenas de niñas mostraron ataques de gritos y contorsiones incontrolables, lo que acabó desencadenando una avalancha de acusaciones de brujería. El resultado fue una serie de audiencias y procesamientos de personas acusadas de brujería, conocidos como los Juicios de las Brujas de Salem, que se saldaron con la muerte de 25 ciudadanos de Salem y pueblos cercanos.

Representación de los juicios a las brujas de Salem. Litografía de 1892 de Joseph E. Baker. (Wikimedia Commons)
Representación de los juicios a las brujas de Salem. Litografía de 1892 de Joseph E. Baker. (Wikimedia Commons)

Los juicios de brujas de Salem, que se convirtieron en un acontecimiento de gran influencia en la historia de Estados Unidos, se utilizaron en la retórica política y en la literatura popular para poner de relieve los peligros del aislacionismo, el extremismo religioso, las falsas acusaciones y los fallos en el debido proceso.

Explicación moderna

Los casos que implican la propagación de la histeria colectiva pueden parecer contrarios a un público cada vez más educado, que ya no confía en los vientres vagabundos, las posesiones demoníacas y la brujería como explicación. Pero siguen produciéndose episodios de histeria colectiva, el más reciente de los cuales tuvo lugar en 2012, cuando 1900 niños de 15 escuelas de Sri Lanka fueron atendidos por una serie de síntomas que incluían erupciones cutáneas, vértigo y tos, que no tenían una causa física evidente. Si bien los casos de histeria son fáciles de ridiculizar como un comportamiento ridículo y extraño, la investigación demostró que hay una serie de factores complejos que pueden contribuir a la formación y propagación de la histeria colectiva, incluyendo las ansiedades sociales, las presiones culturales, los rumores, los temores, la excitación extraordinaria, las creencias religiosas, el refuerzo de las acciones por parte de las figuras de autoridad y el estrés extremo.

Aunque los contextos sociales, políticos y religiosos cambiaron a lo largo de los siglos, la psicología humana permanece en gran medida igual, y es por ello que es probable que veamos muchas más ocasiones de histeria colectiva en el futuro.

April Holloway es editora y escritora de Ancient-Origins. Es licenciada en Ciencias y actualmente trabaja como investigadora.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.