4 puntos claves para conocer realmente a Hillary Clinton

26 de Julio de 2016 Actualizado: 26 de Julio de 2016

Está por terminar la Convención Demócrata y es un hecho que Hillary Clinton será la candidata presidencial del partido. A medida que esta posibilidad es cada vez más certera, el público empieza a preguntarse, “¿quién es realmente Hillary Clinton?”.

Tal vez pocos saben que en realidad sus comienzos fueron cercanos al Partido Republicano, entonces, ¿en qué momento decidió hacerse demócrata? Por otro lado, su nombre sin lugar a dudas está atado al de su esposo, el ex presidente Bill Clinton, pero, ¿desde cuando se conocen? Además del amor por su esposo y la política, se sabe que Hillary es una apasionada de los misterios del espacio exterior, ¿está preparando algún anuncio en este sentido si es elegida presidente? Estas preguntas y otras tratamos de responder en este artículo.

Sus orígenes y su primer amor

Hillary Clinton, la flamante candidata demócrata a la presidencia de los Estados Unidos nació el 26 de octubre de 1947 en una familia conservadora de clase media de Chicago.

Su padre era un veterano de guerra y seguidor del Partido Republicano, por lo que si bien Hillary acumula una trayectoria de más de 40 años en el Partido Demócrata, este no fue su primer amor ya que sus orígenes estaban vinculados al Partido Republicano.

Sin embargo, con el tiempo y en la Universidad específicamente se fue acercando al Partido Demócrata, al cual sigue fiel.

Su pasión por el espacio

Clinton siente una pasión especial por los misterios del espacio, incluso hasta soñó con ser astronauta, e incluso quiso llegar más lejos y escribió a la Nasa.

“El presidente Kennedy acababa de iniciar su campaña para llegar a la luna, era 1961, y yo tenía como 14 años… así que escribí esta carta a la NASA, les pregunté cuáles eran los requisitos para ser astronauta y les conté algunas cosas acerca de mí”, relató en sus memorias. La Nasa le contestó que no aceptaba mujeres, lo cual le provocó mucha frustración, comentó en su libro.

Del mismo modo, Hillary Clinton, durante su campaña por la candidatura del Partido Demócrata en Estados Unidos, se ha referido en varias ocasiones a avistamientos de OVNIs y a la posible revelación de información que -hasta el momento- permanecía en secreto. ¿Está preparando al público para un extraordinario anuncio si es elegida presidente del país más importante del mundo?

Esta es la pregunta que empiezan a hacerse algunos seguidores del fenómeno OVNI (la  cual ha traído muchos artículos en la web), y también reconocidas publicaciones, como The New York Times (NYT).

Hillary Clinton con Laurance S. Rockefeller en Jackson Hole, Wyoming, 1995. Bajo el brazo la ex primera dama llevaba una copia del libro "¿Estamos solos ?: implicaciones filosóficas del descubrimiento de vida extraterrestre", por Paul Davies. (Crédito: Biblioteca Presidencial Clinton)
Hillary Clinton con Laurance S. Rockefeller en Jackson Hole, Wyoming, 1995. Bajo el brazo la ex primera dama llevaba una copia del libro “¿Estamos solos?: implicaciones filosóficas del descubrimiento de vida extraterrestre”, por Paul Davies. (Crédito: Biblioteca Presidencial Clinton)

Carrera profesional

De profesión abogada, Hillary siempre quiso mantener una carrera independiente a la de su esposo, Bill Clinton. La actual candidata presidencial tuvo éxito profesional durante muchos años, incluso mucho antes de casarse con Clinton y hacerse conocida como la primera dama de los Estados Unidos.

El matrimonio se conoció en la Universidad de Yale, donde ambos estudiaban derecho. Se casaron en 1975, luego de que Bill Clinton se lo pidiera por tercera vez. Bill Clinton recién en 1993 llegó a la presidencia, por lo cual en el camino ambos tuvieron sus carreras profesionales independientes.

Hillary trabajó como abogada en importantes bufetes, lo que le hizo obtener importantes ingresos económicos, mientras que su esposo seguía con su carrera política.

El matrimonio Clinton en octubre de 1991 (Photo by Douglas Burrows/Liaison/Getty Images)
El matrimonio Clinton en octubre de 1991. (Douglas Burrows/Liaison/Getty Images)

Como jurista, se destacó en trabajos académicos y llegó a publicar artículos acerca de los derechos de los niños y de las políticas públicas sobre la infancia en revistas como Harvard Educational Review y The Yale Law Journal.

Uno de los capítulos más destacados de su carrera legal fue en 1974, cuando participó en el equipo de abogados que investigó al entonces presidente de Estados Unidos Richard Nixon, quien estaba siendo procesado y enjuiciado políticamente. Esa investigación -en la que participó Clinton- fue un elemento fundamental en la dimisión del mandatario, que se convirtió en el primer presidente de los EE.UU. en abandonar antes de cumplir el mandato.

Además de ser conocida como primera dama de Estados Unidos, en su carrera política Hillary Clinton fue senadora por Nueva York y secretaria de Estado.

En este último puesto tuvo diversos cuestionamientos e incluso se le abrió una investigación por el manejo negligente de correos electrónicos del Estado. Finalmente, el FBI recomendó no presentar cargos, aunque sí reconoció que la manipulación de correos fue muy descuidada por parte de la ex secretaria de estados y sus asistentes.

Convención Demócrata y rivalidad

Actualmente, se está celebrando la Convención Demócrata y Clinton tiene que lidiar con un partido fragmentado, debido a que la organización Wikileaks reveló correos electrónicos “hackeados” en los que los directivos del partido apoyaron –con intencionado favoritismo- su campaña en las elecciones primarias en detrimento de su rival Bernie Sanders.

En las elecciones de noviembre, Clinton se enfrentará con el candidato al Partido Republicano, Donald Trump, quien no tiene reparos en tildarla de “corrupta”.

Hillary tiene la confianza en ganarse el apoyo del “voto latino” y de los seguidores de Sanders, a pesar de que estos últimos se sienten defraudados. Entretanto Trump también confía en ganarse este segmento y ser el nuevo presidente que restaure “la ley y el orden”.

La cuestión es que las encuestas muestran que las elecciones pueden ser muy reñidas, como lo están siendo hasta ahora los tweets que se escriben y contestan las campañas de los candidatos. Como sea, la última palabra la tiene el votante estadounidense.

TE RECOMENDAMOS