49% de americanos cree probable que vacunas COVID causaran “número significativo” de muertes misteriosas

Por Tom Ozimek
03 de Enero de 2023 3:45 PM Actualizado: 03 de Enero de 2023 3:46 PM

Una nueva encuesta muestra que casi la mitad de los estadounidenses cree que las vacunas contra el COVID-19 probablemente causaron un “número significativo de muertes inexplicables”, mientras que más de una cuarta parte dijo conocer personalmente a alguien cuya muerte puede haber sido causada por efectos secundarios de la vacunación.

Aunque encuestas anteriores mostraban que la mayoría de los estadounidenses creen que las vacunas contra el COVID-19 son eficaces, también les preocupan sus efectos secundarios.

La última encuesta de Rasmussen Reports, publicada el 2 de enero y basada en una muestra representativa de 1000 adultos estadounidenses, pretendía calibrar la opinión pública sobre la seguridad percibida de las vacunas contra el COVID-19.

Los encuestadores hicieron una serie de preguntas a los encuestados, entre ellas si se habían vacunado contra el COVID-19 y qué probabilidad había de que los efectos secundarios de la vacuna “hayan causado un número significativo de muertes inexplicables”.

El 49% de los encuestados dijo que cree “probable” que los efectos secundarios de la vacuna contra el COVID-19 sean responsables de un número significativo de muertes que siguen sin explicación.

Una gran mayoría (71%) afirmó haberse vacunado contra el COVID-19, y el 38% de ellos cree que los efectos secundarios de la vacuna son, al menos con cierta probabilidad, responsables de las muertes inexplicadas.

Entre el 26% de los encuestados que afirmaron no haber sido vacunados, el 77% dijo que era al menos algo probable que los efectos secundarios de la vacuna causaran un número significativo de muertes misteriosas, según la encuesta.

Otra pregunta era si la gente cree que hay “razones legítimas” para estar preocupados por la seguridad de las vacunas contra el COVID-19, o si las personas que están preocupadas por la seguridad de las vacunas “están difundiendo teorías conspirativas”.

El 48% de los encuestados dijo que cree que hay razones legítimas para preocuparse por la seguridad de la vacuna contra el COVID-19, el 37% piensa que las personas preocupadas por este tema están difundiendo teorías conspirativas y el 15% no está seguro.

Disminución de la eficacia de la vacuna

Esto se produce cuando varios estudios muestran que la eficacia de la vacuna contra la infección disminuye y luego se vuelve negativa al cabo de varias semanas, aunque la mayoría de los estudios muestran que la eficacia contra resultados graves como la hospitalización sigue siendo positiva pero disminuye con el tiempo.

Sin embargo, este no es el caso de un estudio reciente, que descubrió que la eficacia contra resultados graves como la hospitalización y la muerte se volvió negativa.

La eficacia negativa en este tipo de estudios significa que una persona vacunada tiene más probabilidades de sufrir una enfermedad determinada —como una infección o una hospitalización— que una persona no vacunada.

Según el estudio, publicado en la revista International Journal of Epidemiology, la eficacia de las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer y AstraZeneca resultó negativa tanto contra la infección como contra el COVID-19 grave meses después de su administración.

Pfizer y AstraZeneca no respondieron a las solicitudes de comentarios anteriores.

Los investigadores de ese estudio teorizaron que la razón de la eficacia negativa es que las personas vacunadas creían estar protegidas y, por tanto, asumían más riesgos en su comportamiento.

“Creemos que la explicación más probable (…) es que la vacunación hizo que los receptores creyeran que estaban protegidos, lo que les llevó a cambiar su comportamiento de forma que aumentara su probabilidad de contraer la infección”, escribieron Steven Kerr, investigador principal del Instituto Usher de la Universidad de Edimburgo, y los demás investigadores que participaron en el estudio.

“Estos cambios en el comportamiento deberían haber sido superados inicialmente por la protección ofrecida por la respuesta inmunitaria estimulada por la vacuna, pero con el paso del tiempo es probable que la protección haya disminuido, de modo que el impacto de los cambios de comportamiento puede haber pasado a ser dominante”, escribieron.

Mientras tanto, los investigadores de Moderna afirmaron en un artículo reciente que la eficacia de la vacuna contra la infección se volvió negativa después de varios meses contra BA.2.12.1, BA.2, BA.4 y BA.5, que son todas subvariantes de la variante ómicron.

Otro trabajo, que analizaba la eficacia de la vacuna contra la infección entre niños de 5 a 11 años, estimaba que la vacuna de Pfizer se volvía negativa al cabo de 18 o 20 semanas, dependiendo de si los niños también habían sido infectados por COVID-19.

Investigadores de Qatar, que examinaron la eficacia de las vacunas de Pfizer y Moderna, estimaron en junio que su eficacia se volvía negativa con el tiempo.

Y otro trabajo, publicado en mayo por científicos estadounidenses, determinó que la eficacia de la vacuna de Pfizer se volvía negativa para los niños de 12 a 15 años al cabo de cinco meses.

Además, un número cada vez mayor de médicos e investigadores han argumentado que los más jóvenes no deberían recibir las vacunas contra el COVID-19 debido a los informes de inflamación cardiaca asociada a las vacunas.

Según un estudio realizado en Israel, tras la introducción de la vacuna contra el COVID-19 se produjo un aumento del 25% en las llamadas a urgencias por ataque cardíaco entre los varones israelíes de 16 a 25 años.

“La principal pregunta que debemos hacernos es si tenemos pruebas suficientes, a partir de este estudio y de muchos otros, para decir basta”, declaró Retsef Levi, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, a The Epoch Times a finales de noviembre, refiriéndose a un reciente trabajo israelí.

“Vamos a detener estas vacunas, para los individuos jóvenes, pero tal vez en general, y vamos a tomarnos el tiempo para mirar realmente muy, muy cuidadosamente y escudriñar cada pieza de datos y reunir todos los datos posibles para entender cuál es la respuesta”, añadió.

Mientras tanto, el Tribunal Supremo de Florida anunció recientemente que ha aprobado una solicitud del gobernador Ron DeSantis para constituir un gran jurado estatal para investigar cualquier irregularidad relacionada con las vacunas contra el COVID-19.

DeSantis, republicano, busca investigar a Pfizer y Moderna, así como a otras asociaciones u organizaciones médicas involucradas en el suministro de las vacunas contra el COVID-19 en Florida.

Está buscando investigar si se difundió información engañosa sobre si las vacunas contra el COVID-19 prevenían la infección, los síntomas y la transmisión.

Con información de Zachary Stieber y Jack Phillips.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.