59 de 96 teléfonos asignados a investigación de Mueller están desaparecidos: Senadores republicanos

Por Jack Phillips
15 de julio de 2021 12:14 PM Actualizado: 15 de julio de 2021 12:15 PM

Los senadores Chuck Grassley (R-Iowa) y Ron Jonhson (R-Wis.) enviaron una carta al Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) en la que solicitan más información sobre los teléfonos faltantes utilizados por el exabogado especial Robert Mueller durante su investigación sobre la campaña del expresidente Donald Trump en 2016.

En un comunicado de prensa, los dos senadores dijeron que se vieron obligados a enviar una carta (pdf) a la agencia después de que el DOJ no revisara más de 20 teléfonos para la preservación de registros federales luego de que Grassley, en septiembre de 2020, preguntara sobre una posible violación de las leyes federales de mantenimiento de registros a raíz de que la Ley de Libertad de Información revelara que los registros de los dispositivos utilizados por el equipo de Mueller fueron eliminados.

La Oficina del Inspector General del DOJ en septiembre de 2020, escribieron los senadores, les dijo que varios teléfonos pertenecientes a «múltiples personas del equipo de investigación del entonces Abogado Especial Robert Mueller fueron ‘borrados’ por varias razones durante [la investigación de Rusia]». Y el 11 de mayo de este año, el inspector general dijo que 59 de los 96 teléfonos asignados al equipo de Mueller no pudieron encontrarse, según los senadores.

En relación con los teléfonos, los dos senadores dijeron que quieren los nombres de los miembros del equipo de la Oficina del Abogado Especial cuyos celulares no fueron revisados para los registros oficiales, si se está llevando a cabo alguna acción para recuperar los teléfonos desaparecidos, y si el DOJ revisó los dispositivos para ver si «fueron utilizados para filtrar información sensible o clasificada», entre otras solicitudes.

El senador Chuck Grassley (R-IA) asiste a una audiencia del Comité de Finanzas del Senado el 8 de junio de 2021 en el Capitolio en Washington, D.C. (Tom Williams-Pool/Getty Images)

La investigación de Mueller en 2018 concluyó finalmente que la campaña de Trump no se confabuló con el gobierno ruso, aunque los demócratas en el Congreso han seguido acusando a Trump de tener una relación cercana con el presidente ruso Vladimir Putin. Durante los últimos años, Grassley y Johnson han enviado una serie de solicitudes al DOJ sobre la investigación, además de preguntar a la agencia sobre los registros relacionados con el hijo del presidente Joe Biden, Hunter Biden.

Casi al mismo tiempo que los demócratas de la Cámara de Representantes dirigían una investigación de impeachment sobre las actividades de Trump sobre Ucrania a finales de 2019, el inspector general del DOJ publicó un informe en el que señalaba que el FBI abusó de los procesos judiciales de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) para obtener —y renovar— órdenes de vigilancia sobre el exasesor de la campaña de Trump, Carter Page. En total, el inspector general encontró al menos 17 «errores u omisiones significativas» en la vigilancia de Page con la FISA.

“El hecho de que tres equipos separados, cuidadosamente seleccionados, cometieran tantos errores básicos y fundamentales en una de las investigaciones más delicadas del FBI, que fue informada a los más altos niveles dentro del FBI y que los funcionarios del FBI esperaban que eventualmente fuera sometida a un escrutinio minucioso», dice el informe, «planteó importantes preguntas con respecto a la gestión de la cadena de mando del FBI y a la supervisión del proceso FISA”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.