6 de enero: Un legado de preguntas inquietantes

Por Joseph M. Hanneman
06 de Enero de 2022 3:51 PM Actualizado: 06 de Enero de 2022 3:52 PM

La porra de acero endurecido emitió un sonido muy inquietante al rebotar en el cráneo de Victoria White. El sonido variaba entre un chasquido hueco y un chasquido más profundo, dependiendo del lugar de la cabeza donde el arma metálica hiciera contacto.

“¡Por favor, no la golpeen!”, gritó un hombre entre la multitud.

La entrada del túnel de la Terraza Oeste del Capitolio de Estados Unidos era un caos la tarde del 6 de enero de 2021. En el exterior, miles de personas que habían asistido al mitin “Save America” (Salven Estados Unidos) del presidente Donald Trump se agruparon en la terraza, mientras grupos de alborotadores luchaban contra la policía cerca del túnel.

Una disonancia casi demoníaca emanaba de debajo del arco del túnel.

“Yo ni siquiera te he tocado”, gritaba la mujer. “¡Necesito ayuda! Necesito ayuda”, gritaba un hombre.

“¡Levántate, maldita sea!”, entonaba un agente de policía con equipo antidisturbios. “¡Fuera!”, gritaba otro.

A continuación, un grito espeluznante, seguido del sonido desgarrador de una sirena de emergencia.

Victoria White aparece en varias partes de un vídeo de cinco minutos. (Capturas de pantalla/Joseph McBride)

Tras golpear repetidamente a White en la cabeza, un agente de blanco enfundó su porra, luego cerró el puño con su mano izquierda desnuda y golpeó a White en la cara.

“¡Oh, no-no-no! Por favor. Por favor, no la golpee”, gritó alguien, sin efecto alguno.

Después de tres golpes con los nudillos en la cabeza de White, el oficial de blanco hizo una pausa. Luego dio dos golpes más. Le agarró el pelo de la nuca y tiró de él con fuerza.

White parecía aturdida y confusa. Tenía la mirada perdida. Otro agente se acercó con su porra en un aparente intento de evitar más golpes. El agente de blanco agarró el brazo de su colega y se lo devolvió de un empujón.

La violencia casi increíble ejercida sobre White, una mujer de 5 pies 4 pulgadas (1.7 m), que estaba desarmada, contrasta fuertemente con la narrativa que a menudo se predica de que el 6 de enero fue estrictamente una irrupción llevada a cabo por turbas de partidarios de Trump que querían derrocar al gobierno.

White fue víctima de la brutalidad. Su abogado está preparando una demanda civil. La suya es una de las historias ocultas del 6 de enero, expuesta sólo después de que un juez federal ordenara que se entregue al abogado de White tres horas de vídeo de vigilancia en poder del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

La división política se amplía

La voluminosa cobertura de los medios de comunicación en las semanas previas al primer aniversario del 6 de enero demuestra la sustancial y creciente división entre los estadounidenses de distintas tendencias políticas. La narrativa predominante es que los partidarios de Trump, en un frenesí por su discurso del 6 de enero en la elipse, descendieron al Capitolio de Estados Unidos en un intento violento de poner en peligro la democracia.

Una gran multitud de simpatizantes de Trump —se calcula que entre 30,000 y 2 millones de personas— se agolpó en la elipse para escuchar al presidente arremeter contra las elecciones presidenciales de 2020. Trump sostuvo, junto con millones de partidarios, que el fraude electoral generalizado en estados clave como Pensilvania, Michigan, Georgia, Arizona y Wisconsin le había robado un segundo mandato y había colocado al demócrata Joe Biden en una presidencia ilegítima.

El discurso comenzó aproximadamente una hora más tarde de lo previsto. Mucho antes de que Trump concluyera su discurso, un grupo de manifestantes traspasó una barrera poco vigilada en el paseo peatonal del Capitolio. Rápidamente se dirigieron al edificio del Capitolio. Para cuando la multitud de asistentes a la manifestación hizo el largo recorrido hasta el recinto del Capitolio, las vallas del perímetro y las señales de seguridad que indicaban que el lugar estaba restringido metódicamente se retiraron.

Mientras decenas de miles de manifestantes rodeaban el Capitolio, se produjeron focos de violencia. Se rompieron ventanas y poco después de las 2 de la tarde los manifestantes entraron en el interior. En otras entradas, los manifestantes encontraron las puertas abiertas y entraron como turistas.

Las circunstancias de la peor violencia son muy discutidas, pero los resultados fueron reales. Ashli Babbitt, de 35 años, simpatizante de Trump, fue abatida por un agente de la Policía del Capitolio cuando intentaba entrar en el vestíbulo de la presidente de la Cámara. White y otras personas fueron golpeadas por la policía en el túnel de la Terraza Oeste o cerca de él, dicen los abogados.

Aaron Babbitt con su esposa, Ashli, que fue asesinada en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021. “Ella amaba la vida”, dijo. (Cortesía de Aaron Babbitt)

Unos 140 policías resultaron heridos durante los enfrentamientos con los alborotadores. El oficial de policía del Capitolio, Brian Sicknick, murió el 7 de enero de 2021, aunque finalmente se determinó que su muerte fue por causas naturales. El oficial de la Policía del Capitolio, Howard Liebengood y el oficial de la Policía Metropolitana de Washington, Jeffrey Smith, ambos de servicio en el Capitolio, se quitaron la vida en las semanas posteriores al 6 de enero.

El presidente Joe Biden describió el 6 de enero como el “peor ataque a nuestra democracia desde la Guerra Civil”. La agencia The Associated Press afirmó que fue “el ataque más sostenido contra la sede de la democracia estadounidense desde la Guerra de 1812”. Steven Sund, exjefe de la Policía del Capitolio de Estados Unidos, lo calificó como “un ataque violento coordinado contra el Capitolio de Estados Unidos por miles de insurrectos armados y bien equipados”.

Muchos estadounidenses no ven esas palabras como una hipérbole e insisten en que las turbas impulsadas por Trump tenían la plena intención de irrumpir en el Congreso de Estados Unidos y derrocar al gobierno federal.

Al otro lado del abismo político están los que rechazan esa narrativa dominante y afirman que aunque el 6 de enero fue muchas cosas, no fue una insurrección. Ellos consideran que esa caracterización es una forma conveniente de suprimir la verdad.

Ellos creen que la verdadera historia del 6 de enero permanece oculta en unas 14,000 horas de vídeo de vigilancia de los alrededores del Capitolio. Partes de ese vídeo serán sin duda desveladas cuando se juzgue a algunas de las más de 725 personas detenidas por presuntos delitos relacionados con el 6 de enero.

Sea cual sea el nombre del caos de ese infame día, una cosa parece clara. La historia completa del 6 de enero no se ha contado. Un año después, el legado del 6 de enero es un rastro de preguntas inquietantes, cuyas respuestas podrían sacudir la política estadounidense y profundizar la división entre sus ciudadanos.

¿Hay pruebas de traición o sedición?

En respuesta a la violencia en el Capitolio, el FBI puso en marcha una de las investigaciones más exhaustivas de su historia. Los agentes examinaron los vídeos de los teléfonos móviles, las publicaciones en las redes sociales, los vídeos de vigilancia y las grabaciones de las cámaras corporales de la policía para identificar a las personas que estaban en el Capitolio ese día. El FBI abrió una línea nacional de denuncias y publicó vídeos y fotografías de los manifestantes. Las pistas procedían de muchas fuentes, como vecinos y familiares que entregaron a sus parientes.

De las más de 725 personas detenidas el año pasado, ninguna fue acusada de traición o sedición. Al menos 225 acusados fueron acusados de agredir, resistirse u obstaculizar a la policía, entre ellos 75 que supuestamente utilizaron un arma mortal o peligrosa, o causaron lesiones corporales graves a un agente.

Dos hombres trepan por encima de otros manifestantes y arremeten contra los agentes de policía que custodian la entrada del túnel de la Terraza Oeste en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021. (Captura de pantalla por The Epoch Times)

El cargo más común emitido por los fiscales federales —que involucró a 640 personas— fue por entrar o permanecer en un edificio o recinto federal restringido.

Alrededor del 40 por ciento de todos los detenidos fueron acusados de obstaculizar o intentar obstaculizar un procedimiento oficial —la certificación de los votos del Colegio Electoral de las elecciones presidenciales de 2020.

De las 165 personas que se declararon culpables hasta la fecha, casi el 90 por ciento de los casos se referían a delitos menores. El resto eran delitos graves.

¿Hay alguna conclusión de la investigación?

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif), nombró un comité selecto para investigar la irrupción del 6 de enero y la violencia posterior. El trabajo de ese grupo está en curso. Las conclusiones preliminares podrían hacerse públicas antes del verano. Los miembros republicanos de la Cámara de Representantes están llevando a cabo su propia investigación, pero se quejan de que los demócratas se niegan a cooperar o a compartir registros con sus colegas del Partido Republicano.

La Comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado, y la Comisión de Reglamentos y Administración, publicaron un informe sobre la irrupción del Capitolio en el que se cita una serie de fallas de los servicios de inteligencia y de las fuerzas del orden que permitieron la violencia.

Entre las conclusiones del informe del Senado se encuentra que ni el FBI ni el Departamento de Seguridad Nacional emitieron boletines de inteligencia formales sobre la posibilidad de violencia en el Capitolio el 6 de enero.

La oficina de campo del FBI en Norfolk envió un reporte informativo sobre la situación a última hora del 5 de enero, en el que se advertía de la presencia de personas que viajaban a Washington para “hacer guerra” en el Capitolio, pero la agencia en general no consideró creíbles los mensajes en línea que llamaban a la violencia.

Según el informe, la policía del Capitolio no disponía de un plan operativo para todo el departamento ni tampoco disponía de un plan para el personal durante la sesión conjunta del Congreso del 6 de enero. El informe también señala la falta de formación en materia de disturbios civiles y el hecho de que no se proporcionara el equipo de protección básico a los agentes de base.

¿Quién incitó la irrupción y la violencia en el Capitolio?

Los medios de comunicación independientes y los detectives de internet hicieron sonar las alarmas sobre la presencia de individuos que no recibieron cargos legales entre los primeros que irrumpieron en el Capitolio alrededor de las 12:50 p.m. Estos hombres desempeñaron un papel central en la irrupción, animaron a los manifestantes a ir al Capitolio y dirigieron a la gente hacia el edificio. Sin embargo, no han sido arrestados, acusados o identificados por el FBI como parte de los buscados. ¿Quiénes eran?

Un hombre —que ahora se sabe que es Ray Epps, de Queen Creek, Arizona— fue captado en vídeo el 5 de enero de 2021, intentando reclutar a partidarios de Trump para asaltar el Capitolio al día siguiente.

“Mañana, tenemos que entrar en el Capitolio”, dice Epps, según muestra un clip de vídeo. “¡Al Capitolio!”.

Un hombre cerca de él dice: “¿Qué?” y se oye a otros gritar: “¡No!”. Entonces la multitud rompe a cantar: “¡Fed! ¡Fed! ¡Fed!”, acusando a Epps de ser un agente federal.

Ray Epps visto el 5 de enero de 2021 tratando de reclutar hombres para atacar el Capitolio. Le acusan de ser un agente federal. (CapitolPunishmentTheMovie.com/Bark at the Hole Productions)

Epps se enreda en un enfrentamiento verbal con algunos de los partidarios de Trump. “Ustedes son contraproducentes para nuestra causa”, grita un joven. Epps a su vez le grita manteniendo su mensaje: “No importa(…) No estamos aquí para eso (…) Te estás saliendo del tema (…) Nosotros estamos aquí por otra razón”.

“Mañana (…) ni siquiera me gusta decirlo porque me arrestarán”, lo que hace que un hombre cercano responda: “Entonces no lo digamos”. Epps responde: “Yo lo diré. Tenemos que entrar en el Capitolio”. Un joven de la multitud que lleva una polaina con la bandera estadounidense responde: “¡No he visto que llegara!”.

El 6 de enero, mientras la multitud se arremolinaba en torno al Monumento a Washington en largas colas para entrar a ver el discurso de Trump, se pudo escuchar a Epps gritar a través de un megáfono: “En cuanto nuestro presidente termine de hablar nos vamos al Capitolio donde están nuestros problemas. Es en esa dirección. Por favor corran la voz”.

Epps se ve de nuevo en las imágenes de vídeo tomadas en las barricadas metálicas fuera del Capitolio a las 12:50 p.m., mientras una pequeña multitud canta “¡USA! ¡USA!”.

Él le susurra algo al oído a un hombre que lleva una gorra Make America Great Again (Hagamos de EE. UU. grande otra vez) puesta al revés. Unos segundos más tarde, el joven ayuda a empujar la barricada mientras Epps da un paso atrás para mirar. Esta primera violación del perímetro de seguridad fue 20 minutos antes de que Trump terminara su discurso. Luego se ve a Epps corriendo con la multitud subiendo los escalones hacia el Capitolio.

Unos días después del 6 de enero, debido a la violencia, el FBI colocó una foto de Epps en un cartel de “Buscando información”, pidiendo la ayuda del público para identificar a los que irrumpieron en el Capitolio. Se le pudo ver en la Fotografía No. 16. Desde entonces, esa foto se eliminó del sitio web del FBI.

Ray Epps aparece en la parte inferior izquierda en uno de los primeros carteles de búsqueda del FBI, pero desde entonces su foto fue eliminada del sitio web del FBI. (FBI.gov/Wayback Machine)

En la lista actual de 1559 fotografías de personas que el FBI quiere identificar, ya no existe un No. 16. La lista salta de la Fotografía No. 15 a la Fotografía No. 17. Epps no ha sido arrestado ni acusado.

John Guandolo, un exagente del FBI y experto en antiterrorismo que se encontraba en los terrenos del Capitolio el 6 de enero, dijo que vio a agentes del FBI vestidos como manifestantes.

“Durante una buena parte del día, estuve con la policía, el FBI, etcétera”, dijo Guandolo en una entrevista para el documental “Capitol Punishment”. “Los chicos pasaban, nos mirábamos y decíamos, ‘Dos más ahí. Aquí viene otro. Hay otro’. Estaban por todas partes”.

Revolver, un medio de comunicación alternativo, identificó a otras personas en los terrenos del Capitolio que participaron activamente en la irrupción, pero cuyas fotos no estaban incluidas en la lista de buscados del FBI. Un hombre vestido con una chaqueta gris Bulwark, gorro de lana y gafas de sol, se ve en un video enrollando la cerca de plástico verde alrededor del perímetro de seguridad. Levanta las estacas y quita los letreros de “Área cerrada”.

Un hombre con una gorra azul y un megáfono azul se ve en varios videos en lo alto de la torre de medios de comunicación erigida para la inauguración. Apodado “Scaffold Commander” por investigadores en internet, se le ve gritando directivas y alentando a otros durante 90 minutos. “¡No te quedes ahí parado! ¡Sigue moviéndote!” “¡Adelante! ¡Ayuda a alguien a atravesar el muro!”. Una vez que la multitud se llenó alrededor del Capitolio, Scaffold Commander cambió de discurso. “¡Estamos adentro! ¡Ven! ¡Tenemos que llenar el Capitolio! ¡Ven ahora, necesitamos ayuda!”.

La investigación del video de Revolver dijo que si Epps y Scaffold Commander se conocían o no, sus palabras y acciones funcionaron bien en conjunto. “Así que tenemos a Scaffold Commander dirigiendo el cuerpo de la multitud desde la torre de arriba y a Ray Epps dirigiendo a los vanguardistas de primera línea en la línea policial de abajo”, se lee en un relato del 18 de diciembre. “Sin embargo, ninguno de ellos ha sido procesado, ni tampoco es ‘buscado’ actualmente por el FBI”.

El fundador de Revolver, Darren Beattie, recurrió a Twitter para pedirle a Epps que revele quiénes eran sus coordinadores. “Pero ahora es el momento de pensar por ti mismo Ray. Olvídate de tu bote y tu rancho y tu parrilla. Si haces el movimiento correcto y dices la verdad, lo cambiarás todo”, escribió Beattie el 29 de diciembre.

Ni Epps, el FBI ni los fiscales federales han comentado sobre las acciones de Epps ese día, si trabajó para el FBI o por qué no ha sido acusado legalmente. “No hice nada malo”, dijo Epps a un reportero de Arizona Republic, el 12 de enero.

El 21 de octubre, el representante Thomas Massie (R-Ky.) le preguntó al fiscal general Merrick Garland que disipe las preocupaciones sobre los videos de Epps, pero Garland no quiso comentar al respecto.

“Usted ha dicho que esta fue una de las investigaciones más amplias de la historia”, dijo Massie durante la audiencia pública. “¿Ha visto ese video, esos fotogramas de ese video?”.

Garland en cambio comenzó a hablar sobre una práctica permanente de no comentar sobre los detalles de la investigación, antes de que Massie lo interrumpiera. “¿Cuántos agentes o activos del gobierno federal estaban presentes el 6 de enero ya sea que ellos impulsaran ir al Capitolio y si alguno de ellos lo hizo?”, le preguntó.

“No voy a comentar sobre una investigación que está en curso”, respondió Garland.

¿Cuál es la importancia de los actores no acusados?

Abogados que representan a los acusados del 6 de enero ​​dicen que si Epps u otros participantes eran informantes o agentes del FBI, entonces se arruina la idea de que los partidarios de Trump fueran los únicos responsables de la violencia en el Capitolio. La participación de actores gubernamentales podría invalidar legalmente los cargos de conspiración, agregaron.

El abogado Jonathon Moseley, quien representa al acusado por el 6 de enero, Kelly Meggs de Dunnellon, Florida, miembro de Oath Keepers, emitió citaciones a Epps, al fundador de Oath Keepers, Stewart Rhodes, y a otros hombres que desempeñaron papeles visibles el 6 de enero. A medida que se acerca el juicio de Meggs en abril, por cargos de conspiración, Moseley quiere saber por qué Epps estuvo en el mitin de Trump y en el Capitolio y si estaba trabajando para el gobierno.

Moseley dijo que Epps fue visto en la primera ruptura de una línea policial en la pasarela peatonal, a unos 200 metros del edificio del Capitolio. El video muestra a Epps mientras parece correr a la barricada improvisada erigida por la policía, “luego se detiene en seco”, dijo Moseley.

Ray Epps en los EE. UU. Capitol en enero. El 6 de febrero de 2021, poco antes de que se dispare gas pimienta a la multitud. “Ha pasado mucho tiempo”, dice después de toser. “¡Aah, me encanta!” (Captura de pantalla / Rumble)

“Es como si estuviera fingiendo que la gente corriera con él, pero luego nunca la toca”, dijo. “Un policía cae, creo que puede ser una mujer y su instinto inmediato es ir a ayudarla, lo piensa mejor y da un paso atrás. Realmente parece que está encubierto”, añade.

Moseley dijo que la participación de actores pagados por el gobierno para facilitar o incitar a la irrupción del complejo del Capitolio crearía dudas razonables en casi cualquiera de los casos del 6 de enero.

“Hay consultores legales que siguen enfatizando que, legalmente, no se puede conspirar con el gobierno. Entonces, si está trabajando directa o indirectamente para el gobierno, entonces la gente es inocente de la conspiración”, dijo Moseley. “Es una regla legal. Si hay 10 personas conspirando y una de ellas está con el gobierno, no solo podría ser una trampa, sino que también puede invalidar una conspiración”.

Ese tipo de problema legal se planteó en un caso de Michigan en el que un grupo de hombres está acusado en un tribunal federal de un complot para secuestrar a la gobernadora de Michigan. Gretchen Whitmer, demócrata. Los abogados defensores presentaron recientemente una moción para desestimar el caso, alegando que los agentes e informantes del gobierno inventaron el plan de secuestro y presionaron para convencer a los acusados ​​de participar.

¿Son los detenidos del 6 de enero prisioneros políticos?

Hay repúblicas del tercer mundo que son famosas por las terribles condiciones carcelarias y el trato brutal por igual de los acusados ​​y condenados. Algunos abogados, familiares y acusados ​​creen que el Distrito de Columbia opera una cárcel que estaría como en su casa en cualquiera de esos países. La cárcel a veces se llama “DC-GITMO”, en honor al campo de detención de terroristas administrado por Estados Unidos en la bahía de Guantánamo, Cuba.

Los malos alojamientos en la cárcel de D.C. han sido durante mucho tiempo un tema de discusión en la capital del país. Washington Post dijo que las condiciones allí eran “deplorables”, una descripción irónica considerando quiénes son los ocupantes principales de la cárcel en estos días. El tema atrajo la atención nacional en 2021 debido a las repetidas denuncias de trato brutal y abusivo contra los hombres acusados ​​por el 6 de enero.

Un informe de 28 páginas emitido a fines de 2021 por la Rep. Marjorie Taylor Greene (R-Ga.). El trato a los detenidos del 6 de enero fue “inhumano”. (Portada del documento / Marjorie Taylor Greene)

“Los ciudadanos estadounidenses están siendo torturados en este momento a cinco millas de la Casa Blanca”, dijo Joseph McBride, un abogado de Nueva York que representa a media docena de imputados por el 6 de enero.

“Estados Unidos no castiga a sus ciudadanos antes del juicio”, escribió McBride en Twitter. “Los regímenes autoritarios lo hacen”.

McBride dijo que sus clientes han sufrido un tratamiento que nunca debería suceder en Estados Unidos, todo porque apoyaron a Trump estando en el Capitolio de Estados Unidos en ese fatídico día. Durante el encarcelamiento ellos han sufrido, entre otras cosas, fuertes palizas por parte de los guardias, la denegación de atención médica, incluidos medicamentos de quimioterapia y rechazos la alimentación, dijo McBride.

Christopher Quaglin, acusado de agredir a agentes de policía durante los disturbios, sufre de enfermedad celíaca, pero la cárcel solo lo alimentan con gluten, dijo McBride. Se le ha negado el tratamiento médico. “Sí, nosotros estamos extremadamente preocupados de que él muera”, escribió McBride en Twitter el 27 de diciembre.

Ted Hull, el superintendente de la Cárcel Regional de Northern Neck, donde se encuentra Quaglin, dijo que las afirmaciones de McBride son incorrectas.

“Independientemente de las afirmaciones ficticias de McBride”, dijo Hull a The Epoch Times,”el recluso Quaglin está y ha estado recibiendo la dieta adecuada diseñada por un dietista de acuerdo con sus requisitos dietéticos específicos y el nivel apropiado de servicios médicos de acuerdo con su diagnóstico”.

La representante Marjorie Taylor Greene (R-Ga.) realizó una gira por la cárcel de D.C. con el representante Louie Gohmert (R-Texas) en noviembre, luego emitió un informe de 28 páginas titulado “Inusualmente cruel”. El informe indica que las condiciones para los detenidos del 6 de enero fueron “inhumanas”.

Couy Griffin, el fundador de Cowboys for Trump que asistió al rally de Trump el 6 de enero y estaba en los terrenos del Capitolio, nunca entró al edificio del Capitolio. Fue acusado de entrar y permanecer en un edificio restringido y de conducta desordenada y perturbadora en un edificio restringido. Fue arrestado y encarcelado, pero finalmente lo liberaron mientras esperaba el juicio.

“Pasé los siguientes nueve días en esa celda en total aislamiento. Sin ducha, sin teléfono, sin abogado”, dijo Griffin en la película “Capitol Punishment”. Los guardias, añadió, solían corear “¡F Trump! ¡F Trump!” y lo llamaron un “[improperio] galleta blanca”. Griffin se quejó de su trato al subdirector, quien le diría: “El único trabajo que tienen estos guardias es mantener los pechos de ustedes moviéndose arriba y abajo”.

Richard Barnett de Gravette, Arkansas, enfrentó siete cargos por sus presuntas acciones el 6 de enero, incluido por sentarse en la silla de la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, donde fue capturado en una fotografía de noticias ahora icónica.

Un día durante su detención de cuatro meses, Barnett experimentó opresión en el pecho y dolor en el brazo. Pidió ayuda, pero el guardia que respondió solo se burló y se rió de él. Luego Barnett llamó a una miembro del personal, quien dijo que buscaría ayuda. “Richard [permaneció] allí durante un período de tiempo significativo, ciertamente lo suficiente para que muriera”, indica el informe de McBride sobre las condiciones de la cárcel, que envió a Amnistía Internacional.

Después de que le hicieran un chequeo médico y lo regresaran a su celda, Barnett se quedó dormido. Un guardia comenzó a golpear la puerta de vidrio de su celda, despertándolo de una sacudida tan rápido que se puso de pie y luego se desmayó golpeándose la cabeza con el fregadero. Mientras estaba sangrando por la herida en la cabeza, Barnett gritó durante una hora antes de que llegara la ayuda, según el informe.

Un día, la puerta de la celda de Barnett se abrió y entraron unos nueve agentes, esposándole las muñecas y encadenando sus piernas. Los guardias lo sacudieron violentamente de un lado a otro, lo levantaron de los grilletes y lo arrojaron de cabeza contra el piso de concreto, según el informe de McBride, una copia del cual también se envió a la Unión Estadounidense de Libertades Civiles.

Marshals Service realizó una inspección sorpresa de las cárceles de D.C. en octubre y entrevistó a 300 detenidos. Las condiciones en la cárcel “no cumplen con los estándares mínimos de confinamiento”, dice el informe Marshals. Como resultado, Marshals Service removió a todos sus detenidos y los transfirió a instalaciones en la Oficina Federal de Prisiones. Esto no incluyó a los detenidos del 6 de enero.

Emery Nelson, portavoz de la Oficina de Prisiones, dijo que la agencia no comenta sobre “acusaciones anecdóticas” ni proporciona información sobre reclusos individuales.

“La Oficina de Prisiones (BOP) está comprometida a satisfacer las necesidades de los delincuentes federales y garantizar la seguridad de todos los reclusos de nuestra población, nuestro personal y el público”, dijo Nelson. “La BOP toma en serio nuestro deber de proteger a las personas confiadas a nuestro cuidado”.

¿Quien murió en el Capitolio el 6 de enero?

Una persona murió a manos de la policía del Capitolio de EE. UU. y la acción policial podría haber contribuido a la muerte de otras dos personas, pero otras cuatro muertes que se relacionaron con el 6 de enero fueron por causas naturales o suicidios.

Ashli ​​Babbitt recibió un disparo en el hombro izquierdo y murió mientras se arrastraba a través de una ventana rota en la entrada del Lobby del Orador. El esposo de Ashli, Aaron Babbitt, dijo que un examen cuidadoso de las imágenes de video del pasillo indica que Ashli ​​estaba molesta con los alborotadores que rompieron vidrios en las puertas dobles. Él cree que ella entró en pánico y buscó escapar por la ventana hasta que como resultado le disparó el teniente, Michael Byrd. Ella estaba desarmada y no representaba ninguna amenaza para nadie, dijo Aaron Babbitt.

El teniente de policía del Capitolio, Michael Byrd, apunta su Glock 22 a la ventana donde Ashli ​​Babbitt estaba a punto de aparecer. (CapitolPunishmentTheMovie / Bark at the Hole Productions)

Rosanne Boyland, 34 años, de Georgia, murió en o cerca del túnel West Terrace en el Capitolio. McBride dice que el video de vigilancia muestra que Boyland fue golpeada por un oficial de policía mientras yacía en el suelo. El médico forense de D. C. dictaminó que la muerte fue accidental: intoxicación por un medicamento recetado.

Kevin Greeson, de 51 años, de Georgia, murió en los terrenos del Capitolio de un ataque cardíaco provocado por una enfermedad cardiovascular, dictaminó el médico forense.

Benjamin Phillips, 50 años, de Pensilvania, murió de aterosclerosis, una enfermedad cardíaca caracterizada por placas de grasa que se acumulan en las arterias, dictaminó el médico forense.

De los tres policías que murieron en las semanas posteriores al 6 de enero, Sicknick murió por causas naturales y Liebengood y Smith murieron por suicidio.

¿Utilizaron los demócratas el 6 de enero como un arma?

El representante Rodney Davis (R-Ill.), miembro de alto rango del Comité de Administración de la Cámara de Representantes, acusó a la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (D-Calif.) y a los demócratas de la Cámara de “armar los eventos del 6 de enero contra sus adversarios políticos”.

Davis envió una carta a Pelosi el 3 de enero de 2022, quejándose de que los demócratas de la Cámara de Representantes obstruyeron repetidamente los intentos de los legisladores republicanos de investigar las vulnerabilidades de seguridad del Capitolio de EE. UU. antes y durante la violencia del 6 de enero. La obstrucción se debió a la negación de los registros de la Cámara y al ignorar las repetidas solicitudes de documentos, escribió Davis.

“Desafortunadamente, durante los últimos doce meses, los demócratas de la Cámara de Representantes han estado más interesados ​​en explotar los eventos del 6 de enero con fines políticos que en realizar una supervisión básica de las vulnerabilidades de seguridad expuestas ese día”, escribió Davis.

Específicamente, los legisladores quieren saber sobre una solicitud que el exjefe de policía del Capitolio de EE. UU., Steven Sund, dijo que se hizo al entonces sargento de armas de la Cámara de Representantes, Paul Irving, antes del 6 de enero por “asistencia de la Guardia Nacional”, escribió Davis. Sund informó que Irving estaba “preocupado por la ‘óptica’ de la presencia de la Guardia Nacional en el Capitolio”. Durante la violencia del 6 de enero, cuando Sund preguntó sobre la obtención de autorización para la Guardia Nacional, Irving respondió que “necesitaba hacerlo más arriba en la cadena de mando”, dice la carta.

El exjefe de la policía del Capitolio, Steven Sund, testifica en una audiencia conjunta de los comités de Administración y Reglas del Senado y Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado en el Capitolio en Washington el 23 de febrero de 2021 (Erin Scott / Pool / AFP a través de Getty Images)

En febrero de 2021 en su testimonio ante el Senado de EE. UU., Irving negó las afirmaciones de Sund. Luego, los legisladores republicanos solicitaron acceso a las comunicaciones de Irving para corroborar esa negación. Davis dijo que escribió al asesor legal de la Cámara de Representantes, Douglas Letter, para solicitar esos registros, pero Letter nunca respondió.

“Tanto el Sargento de Armas como el director de la administración no presentaron ningún documento a los republicanos de conformidad con nuestras solicitudes”, escribió Davis, “lo que sugiere que estos funcionarios de la Cámara pueden estar proporcionando documentos solo a los demócratas de forma partidista”.

Davis dijo que los republicanos quieren saber por qué la solicitud de Sud por asistencia de la Guardia Nacional para el 6 de enero de 2021 fue denegada y si Pelosi o su personal ordenaron la denegación. También quieren saber qué conversaciones ocurrieron durante la violencia del Capitolio el 6 de enero, cuando Sund volvió a pedir ayuda a la Guardia Nacional. Finalmente, ellos quieren saber por qué el comité selecto del 6 de enero, designado por Pelosi, no examinará el papel de la presidenta de la Cámara “para garantizar los preparativos adecuados de seguridad de la Cámara”, dice la carta.

Cuando se le preguntó si la representante había respondido a Davis, Henry Connelly, director de comunicaciones de Pelosi, refirió a The Epoch Times a una declaración emitida por la presidenta del Comité de Administración de la Cámara de Representantes, Zoe Lofgren (D-Calif.).

“La carta de The Ranking Member es pura ficción revisionista. El Director Administrativo y el Sargento de la Cámara de Armas ya notificaron al miembro de mayor rango, Davis, que están cumpliendo con las solicitudes de preservación y cooperarán plenamente con varias investigaciones policiales e indagatorias auténticas del Congreso”, dijo Lofgren en la declaración.

Desde el inicio del Comité Selecto para Investigar el Ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos, el liderazgo republicano descartó su trabajo porque Pelosi rechazó a dos de los cinco republicanos elegidos por el líder de la minoría de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy (R-Calif.) para la investigación. McCarthy luego retiró sus selecciones. Por su parte Pelosi nombró a los representantes Liz Cheney (R-Wyo.) y Adam Kinzinger (R-Ill.) para formar parte del panel de nueve miembros.

El comité selecto podría emitir al menos un informe provisional a mediados de 2022 y un informe final en otoño, dijeron fuentes del comité a varios medios de comunicación. El presidente del comité, el Rep. Bennie Thompson (D-Miss.) dijo en diciembre que no había un calendario establecido para las audiencias públicas para publicar los hallazgos del grupo.

The Epoch Times solicitó al Departamento de Justicia un comentario sobre la presencia de agentes federales el 6 de enero, pero no recibió una respuesta al cierre de esta edición. The Epoch Times se puso en contacto con Epps a través de su empresa para solicitar comentarios, pero no recibió una respuesta al cierre de esta edición.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.