6 Estados estudian nuevos programas de “elección de escuela”

Florida prevé una expansión "universal"
Por John Haughey
24 de Enero de 2023 4:15 PM Actualizado: 24 de Enero de 2023 4:15 PM

Cuando se reúnan en marzo, los legisladores de al menos seis estados, incluido Texas, estudiarán proyectos de ley para 2023 que proponen establecer nuevos programas de “elección de escuela”, mientras que los legisladores de Florida tratarán de ampliar lo que ya es el mayor uso del país del dinero de los contribuyentes para matrículas en escuelas privadas.

Dependiendo de cómo se defina la “elección de escuela”, 47 estados ofrecieron varios programas financiados por los contribuyentes en 2021 a más de 660,000 estudiantes —en su mayoría niños con necesidades especiales— según la Fundación Nacional de Concienciación sobre la Elección Escolar (NSCAF, por sus siglas en inglés), con sede en Florida, una organización sin ánimo de lucro que organiza la Semana Nacional de la Elección Escolar, que este año se celebra del 22 al 28 de enero.

Para sus defensores, la “elección de escuela” describe los programas que ofrecen a los padres dinero del Estado para enviar a sus hijos a la escuela de su elección, incluidas las privadas. Los más comunes son las cuentas de servicios educativos (ESA, por sus siglas en inglés), los vales y las becas con crédito fiscal.

Hay 76 programas de ESA y créditos fiscales en 32 estados, el Distrito de Columbia y Puerto Rico que ofrecieron vales y/o becas de crédito fiscal para estudiantes en función de los ingresos familiares a más de 350,000 estudiantes en 2021, informa EdChoice, un grupo de defensa de la elección de la escuela con sede en Indianápolis, Indiana.

Sus defensores sostienen que la elección de escuela está ganando aceptación entre grupos demográficos y políticos que antes eran sus más ardientes opositores. Por ejemplo, el recién elegido gobernador demócrata de Pensilvania, Josh Shapiro, incluyó un mecanismo de elección de escuela, las cuentas de ahorro para la educación, en su exitosa campaña para gobernador de 2022.

Casi el 54% de los padres de más de 3800 encuestados dijeron a la NSCAF que habían considerado la posibilidad de cambiar de escuela para sus hijos en el último año, con un índice de insatisfacción que aumenta con la edad de los padres, y el 65% expresó interés en explorar las opciones de elección de escuelas disponibles en su estado.

La vicepresidenta de Sensibilización Pública de la NSCAF, Shelby Doyle, declaró a The Epoch Times que las encuestas confirman tendencias de años, especialmente entre los padres no blancos.

“Solo llevamos un par de años haciendo nuestras encuestas a los padres. Pero en los dos últimos años, este interés ha sido constante en todos los grupos demográficos”, afirmó.

Parte de ese aumento del interés se debe a un ajuste de marketing. Los partidarios de la elección de escuela descartan el modelo tradicional de financiación de la educación, según el cual los distritos escolares reciben fondos por alumno, y animan a los padres a considerar la asignación estatal por alumno como el dinero de sus hijos, que puede gastarse como ellos quieran, aunque sea en la matrícula de un centro privado.

Corey DeAngelis, miembro de la Federación Americana para la Infancia, declaró a The Epoch Times que el dinero de los sistemas escolares estatales debería estar vinculado a cada alumno, no al distrito escolar del código postal del estudiante.

“Debemos financiar a los alumnos, no a los sistemas”, dijo DeAngelis.

Opciones de financiación de la elección de escuela

American Heart Association Teaching Gardens Planting In Harlem
Alumnos de la escuela concertada KIPP Infinity de Nueva York asisten a la plantación de huertos didácticos de la Asociación Americana del Corazón en Harlem. Según el Índice de Poder de los Padres, la presencia de escuelas subvencionadas se considera una forma de crear opciones escolares y compromiso de los padres. (Neilson Barnard/AHA/Getty Images)

De los 26 estados que ofrecen algún tipo de dinero público para becas de colegios privados, los tres más comunes son las cuentas de ahorro para la educación, los vales escolares y las becas de crédito fiscal.

Durante el año escolar 2020-21, casi 360,000 estudiantes de 21 estados, el Distrito de Columbia y varios territorios asistieron a escuelas privadas, escuelas subvencionadas, escuelas de enfoque especializado, aseguraron transferencias entre / dentro del distrito, participaron en la educación en el hogar, el aprendizaje online u otro alojamiento de aprendizaje personalizado a través del programa de elección escolar de su estado, informa EdChoice.

Desglosando los programas de elección de escuela, las tres opciones más populares fueron:

-Cuentas de servicios educativos: Las cuentas de servicios educativos ganaron prominencia por primera vez en 2011, cuando Arizona creó el primer programa de ESA del país. En 2014, el programa de ESA fue declarado constitucional por el Tribunal Supremo de Arizona en 2014, despejando el camino para que otros siete estados adoptaran programas similares.

En un programa de ESA, los padres reciben un depósito de fondos públicos —normalmente un porcentaje o, de forma equivalente, asignaciones estatales por estudiante— para utilizarlos en gastos relacionados con la educación, que van desde el aprendizaje online, la tutoría, los costes de la universidad comunitaria, los gastos de educación superior y la matrícula y cuotas de escuelas privadas.

Hay ocho estados con programas de ESA que sirvieron a un total combinado de 30,992 estudiantes durante el año escolar 2020-21. Recibieron una cantidad promedio de 11,140 dólares. Arizona y Florida representaron más de 28,000 de los casi 31,000 estudiantes inscritos en ESA en todo el país.

El programa Arizona Empowerment Scholarship Account se promulgó en 2011. Durante el año escolar 2020-21, el programa pagó las ESA de 9669 estudiantes que asisten a 124 escuelas. Los subsidios fueron en promedio de entre $ 6,400 y $ 14,543 cada uno.

El Programa de Becas de Empoderamiento Familiar de Florida se promulgó en 2014. Durante el año escolar 2020-21, 18,585 estudiantes que asisten a 1870 escuelas se inscribieron en el programa, recibiendo una subvención promedio de $10,267.

El nuevo Programa de Becas Hope de Virginia Occidental, adoptado durante la sesión de 2022 de la legislatura estatal, otorga ESA que son “iguales al 100 por ciento de la asignación promedio por alumno en todo el estado del año anterior”. Eso fue alrededor de $4600 en 2020-21.

“El Programa de Becas Hope de Virginia Occidental es la ESA más expansiva del país y tiene el potencial de ayudar a decenas de miles de estudiantes a obtener los servicios educativos que mejor se adapten a sus necesidades. Es un modelo a imitar por otros estados”, escribe EdChoice.

En virtud de la nueva ley, aproximadamente el 93% de los estudiantes K-12 de Virginia Occidental son elegibles para recibir una ESA si se cambian de una escuela pública. Si la cantidad total de beneficiarios de Becas Hope en 2024 es inferior al 5 por ciento de toda la matrícula de la escuela pública del estado, entonces todos los estudiantes K-12 serán elegibles para ESA a partir de julio de 2026.

El programa de Indiana solo puede atender a un máximo de 2000 estudiantes al año. Los programas de ESA de Misisipi, New Hampshire, Carolina del Norte y Tennessee están estrictamente restringidos y orientados a estudiantes con necesidades especiales.

—Programas de vales escolares: Dieciséis estados más Washington, D.C., y Puerto Rico ofrecen 29 programas de vales escolares que en conjunto sirvieron a 265,526 estudiantes durante el año escolar 2020-21. Los estudiantes recibieron una subvención promedio de $6,263 cada uno, de los cuales el 53 por ciento provino de fondos privados.

Los programas en Oklahoma, Utah, Puerto Rico, Georgia, Luisiana, Florida (dos vales) y Misisipi (dos vales) son exclusivamente para estudiantes con discapacidades.

El programa de vales de Tennessee es un componente del “Programa piloto de cuentas de ahorro educativo” de la legislatura. Los vales de Maine, New Hampshire y Vermont se conceden como parte de los programas “Town Tutoring” de cada estado.

Ohio tiene cinco programas de vales: dos para atender a estudiantes con necesidades especiales y los otros tres, incluido el programa estatal de becas basadas en los ingresos, abierto a estudiantes de familias con ingresos de hasta el 200% del nivel federal de pobreza.

Wisconsin tiene cuatro programas de vales: uno para atender a estudiantes con necesidades especiales, dos para atender a familias de bajos ingresos que ganan hasta el 300% del nivel federal de pobreza, y el Programa de Elección Parental, que atiende a estudiantes de familias de bajos ingresos en todo el estado que ganan hasta el 220% del nivel federal de pobreza.

En el Programa de Becas Choice de Indiana, los estudiantes de familias con ingresos de hasta el 277.5 por ciento del umbral federal de pobreza son elegibles, al igual que todos los estudiantes del Plan de Educación Individualizada (IEP) en una escuela de distrito de bajo rendimiento.

Los estudiantes de familias con ingresos de hasta el 250% del umbral federal de pobreza pueden participar en el Programa de Becas de Luisiana, hasta el 185% pueden recibir vales del programa de Maryland Ampliación de Opciones y Oportunidades para los Estudiantes de Hoy (BOOST), y hasta el 246% en el programa de Becas Oportunidad de Carolina del Norte.

—Programas de crédito fiscal: Las becas de crédito fiscal (TCS, por sus siglas en inglés) conceden créditos fiscales totales o parciales a los donantes, que pueden incluir empresas y particulares, cuando contribuyen a organizaciones sin ánimo de lucro que ofrecen becas escolares privadas.

Hay 26 programas de crédito fiscal en 21 estados que emitieron 325,168 becas durante el año escolar 2020-21 con un promedio de $3715, con 72 por ciento del dinero proveniente de fuentes privadas.

Arizona, Georgia y Montana tienen programas de crédito fiscal que no restringen la elegibilidad de los estudiantes en función de los ingresos o el estado de necesidades especiales. En Alabama, Florida, Iowa, Illinois, Indiana, Kansas, Luisiana, Nevada, Nuevo Hampshire, Oklahoma, Pensilvania, Rhode Island, Dakota del Sur y Virginia, la elegibilidad se basa en los ingresos.

Hay programas de crédito fiscal en Arizona y Carolina del Sur específicamente diseñados para estudiantes con necesidades especiales, y uno en Florida para víctimas de acoso o abuso.

El programa de crédito fiscal más grande de la nación es el Programa de Becas de Crédito Fiscal de Florida, que sirvió a 106,112 estudiantes matriculados en 1945 escuelas durante el año escolar 2020-21. Las becas promedio fueron de $6239, alrededor del 65 por ciento de la asignación base por alumno del estado.

Las becas están disponibles para las familias que ganan hasta el 260 por ciento del nivel federal de pobreza. Hay 873.6 millones de dólares en créditos fiscales disponibles anualmente para el programa, lo que equivale al 2.9 por ciento de los ingresos totales de K-12 de Florida. El límite de los créditos fiscales aumenta automáticamente un 25% cada año si se utiliza al menos el 90% del fondo.

Los dos programas de becas con crédito fiscal de Pensilvania, el Crédito Fiscal para la Mejora de la Educación y el Crédito Fiscal para Becas de Oportunidad, limitan la participación a los estudiantes de familias que no ganen más de 77,648 dólares más 15,230 dólares por cada hijo dependiente. El límite se ajusta anualmente en función de la inflación, y los estudiantes con necesidades especiales tienen límites de ingresos más elevados.

Avances clave en la elección de escuela para 2022

En 2020, los legisladores de New Hampshire ampliaron los programas de elección escolar de su estado. En 2021, los legisladores de Carolina del Norte aprobaron aumentos de financiación para las opciones anuales de elección de escuela hasta que el estado esté gastando $145 millones al año subvencionando escuelas privadas.

En 2022, la nueva ley de elección de escuela de Arizona entró en vigor el 30 de septiembre después de que un intento de derogarla con una enmienda constitucional propuesta no lograra reunir suficientes firmas para llegar a la votación de 2024, y la Ley ESA de Tennessee, un proyecto de ley de 2019 que creó un programa piloto de elección escolar, no se puso en marcha hasta el otoño de 2022 después de que la Corte Suprema del estado lo liberara de desafíos legales.

Durante su sesión de 2022, los legisladores de Arizona aprobaron la Ley de la Cámara 2853, que amplía el programa de la Cuenta de Becas de Empoderamiento del estado y elimina las restricciones sobre cómo los 1.1 millones de estudiantes K-12 del estado pueden gastar su subvención anual de $7000 ESA, incluidos los gastos de educación en el hogar o la matrícula de la escuela privada.

Los críticos, entre ellos Save Our Schools, sostienen que el programa ESA desviará 76 millones de dólares de las escuelas públicas y los canalizará hacia las escuelas privadas y la educación en casa. Predicen que el programa se disparará a más de mil millones de dólares al año y llevará a la quiebra a las escuelas públicas a las que la gran mayoría de los estudiantes K-12 de Arizona seguirán asistiendo.

Según la Ley ESA de Tennessee de 2019, las familias elegibles podrían recibir aproximadamente $8100 en dólares de impuestos públicos en cuentas de servicios educativos para ayudar a pagar la matrícula de la escuela privada y otros gastos preaprobados.

El presidente y director ejecutivo de Beacon Center of Tennessee, Justin Owen, dijo a The Epoch Times que el apoyo a la elección de escuela está creciendo claramente en Tennessee.

“Un montón de encuestas muestran que la gente apoya abrumadoramente la elección y eso va más allá de los partidos: republicanos, demócratas. Realmente es algo que la gente apoya y creo que el apoyo legislativo para ello también ha crecido”, dijo.

Proyectos de ley e iniciativas sobre elección de escuela para 2023

Texas Rep. Steve Toth (I) en una conferencia de prensa en junio de 2022 en Houston en junio es uno de los copatrocinadores de los proyectos de ley que establecerían un programa de becas de crédito fiscal en el Estado de la Estrella Solitaria. (Darlene Sanchez/The Epoch Times)

En Texas, Virginia, Misuri, Iowa, Montana y Kentucky, entre otros estados, se han presentado, o se espera que se presenten, proyectos de ley sobre elección de escuela durante sus sesiones de 2023. Los legisladores de Florida estudiarán una propuesta de programa “universal” que permitiría la participación de prácticamente cualquier familia.

Grupos como Young Americans for Liberty (YAL) dijeron a The Epoch Times que están invirtiendo un millón de dólares para impulsar la legislación escolar en 14 estados, desde Nueva Inglaterra hasta Texas, considerado la joya sin corona del movimiento de elección de escuela.

He aquí un resumen de los proyectos de ley sobre elección de escuela para 2023 o las iniciativas emergentes en las legislaturas estatales de todo el país:

—Texas: Después de décadas de rechazos, el gobernador Greg Abbott, el vicegobernador Dan Patrick y los líderes del Partido Republicano de Texas están convencidos de que Texas finalmente adoptará un programa de elección de escuela en 2023. Para ello, el senador Mayes Middleton (R-Wallisville) ha presentado el proyecto de ley SB 176, que crearía un programa de elección de escuela similar al de Arizona.

SB 176 crearía un programa de ESA que permitiría a las familias a optar por salir del sistema de educación pública del estado para recibir la asignación educativa anual promedio por alumno, que sería de alrededor de $10,000 al año.

El representante Matt Shaheen (R-Plano) ha presentado el proyecto de ley de la Cámara 619, que daría créditos fiscales a las personas que hacen contribuciones a los fondos de becas de escuelas privadas. Otra medida HB 557, patrocinada por el representante Cody Vasut (R-Angleton), autorizaría al Estado a reembolsar a los padres la matrícula de las escuelas privadas.

Los proyectos de ley son el impulso más significativo para la elección de escuela en Texas desde 2017, cuando proyectos de ley similares enfrentaron una fuerte oposición de las comunidades rurales, especialmente en el norte de Texas,. y defensores de las escuelas públicas que argumentan que los programas degradan las escuelas públicas.

– Virginia: Del. Glenn Davis (R-Virginia Beach) ha presentado HB 1508, que crearía el “Programa de Cuenta de Éxito Educativo de Virginia”.

En virtud de la HB 1508, los padres de cualquier niño de Virginia matriculado en un colegio público podrán gastar un promedio de 6000 dólares anuales en matrículas, pagos y libros de texto en colegios privados de K-12 o utilizarlos para gastos de educación en casa.

Davis declaró a The Epoch Times que las cuentas de servicios educativos creadas en su proyecto de ley estimularían la competencia entre las escuelas para captar alumnos. Nuestro objetivo debe ser mejorar los resultados educativos de todos los estudiantes”, dijo, señalando que “demasiados estudiantes están atrapados en escuelas que les están fallando, especialmente en nuestras comunidades históricamente negras. Este proyecto de ley permite a los padres elegir la experiencia educativa más adecuada para sus hijos”.

“El proyecto de ley 1508 de la Cámara de Virginia financiaría directamente a los estudiantes y facultaría a las familias para elegir a los proveedores de educación que mejor satisfagan sus necesidades y se alineen con sus valores”, declaró a The Epoch Times Corey DeAngelis, investigador principal de la American Federation for Children.

El HB 1508 es uno de los cuatro proyectos de ley relacionados con la elección de escuela 2023 presentados en Virginia, incluyendo el HB 1396, presentado por Del. Marie March (R-Floyd), que permitiría a todos los habitantes de Virginia, independientemente de sus ingresos o escolarización previa, acogerse al programa de ESA. El proyecto de ley de March cuenta con el apoyo del gobernador republicano de Virginia, Glenn Youngkin.

El SB 823, patrocinado por el senador Amanda Chase (R-Chesterfield), haría que las familias que ganan hasta el 300 por ciento de la línea federal de pobreza elegibles para becas de crédito fiscal.

El SB 1371, presentado por Del. Phillip Scott (R-Spotsylvania), es un proyecto de ley de “elección de escuela universal” sin restricciones basadas en los ingresos. Cualquier niño de Virginia matriculado en un colegio público podría optar a ella.

-Misuri: Los legisladores de Misuri crearon en 2021 el programa de elección escolar MOScholars, limitado a las familias que viven en un condado o ciudad con una población de al menos 30,000 habitantes. Inicialmente, el programa tenía un límite de 25 millones de dólares, suficiente para 3450 alumnos.

Varias propuestas 2023 tratar de ampliar MOScholars, incluyendo SB 360, presentada por el senador Andrew Koenig (R-Manchester), que haría más estudiantes elegibles mediante la reducción de las restricciones de ingresos.

El representante Josh Hurlbert (R-Smithville) ha presentado una serie de proyectos de ley relacionados con la elección de escuela, incluyendo HB 243, que es similar a la SB 360, HB 242, que haría que todos los estudiantes elegibles para MOScholars, y HB 241, que requeriría que los distritos escolares permiten a los estudiantes educados en casa a participar en actividades y deportes.

SB 81, patrocinado por el senador Mary Elizabeth Coleman (R-Arnold) crearía un crédito fiscal reembolsable que cubre todos los gastos elegibles de la educación en casa, mientras que el SB 226 patrocinado por el senador Nick Schroer (R-O’Fallon) crearía un crédito fiscal reembolsable para el 100 por ciento de la matrícula que los padres pagan por la escuela privada o una escuela pública fuera de su distrito de origen.

SB 5, también introducido por Koenig, y HB 253, patrocinado por el representante Brad Pollitt (R-Sedalia) permitiría a los estudiantes a transferir a otras escuelas públicas dentro y fuera de sus distritos escolares. Los distritos escolares pueden optar por no participar en el programa o limitar el porcentaje de alumnos que podrían trasladarse.

– Iowa: Los líderes republicanos de la Cámara de Iowa están impulsando la expansión de la elección de escuela propuesta por la gobernadora Kim Reynolds, que asignaría a los padres 7600 dólares por estudiante cada año escolar. Su propuesta aumentaría de 33,000 a 38,000 el número de alumnos participantes en el programa estatal de elección de escuela en su primer año, sostiene.

Críticos como Common Good Iowa afirman que las únicas familias de Iowa que se beneficiarán del plan de elección de escuela de Reynolds son las que ya pueden elegir. De los 99 condados del estado, no hay escuelas privadas en 41 y solo una en otros 23 condados. Los opositores argumentan que los contribuyentes rurales sin opción escolar estarán subvencionando la opción escolar para las familias en las zonas más suburbanas y urbanas en virtud de la propuesta de Reynold.

Common Good y otros opositores afirman que los 340 millones de dólares de la ampliación de la elección de escuela de Reynolds, cuando se aplique en su totalidad, consumirían el 9% del presupuesto educativo del estado, pero solo beneficiarían al 1% de los aproximadamente 500,000 alumnos de K-12 de Iowa.

– Montana: La senadora Theresa Manzella (R-Hamilton), que lidera el Caucus de la Libertad de Montana, dijo que las prioridades conservadoras en 2023 incluyen la integridad electoral, los derechos de los padres, la devolución de 2000 millones de dólares en “dinero excedente” a los contribuyentes, la reforma judicial y la promoción de la elección de la escuela.

– Kentucky: Los legisladores aprobaron en 2021 la “Ley de Oportunidades Educativas”, el primer programa de elección de escuela de Kentucky, pero sigue en el limbo después de que el Tribunal Supremo del estado lo declarara inconstitucional en diciembre de 2022.

Bajo el programa aprobado, los contribuyentes del estado podrían donar a organizaciones de concesión de cuentas (AGO) y recibir un “crédito fiscal de casi dólar por dólar contra sus impuestos sobre la renta”.

Las AGO canalizarían las donaciones a las Cuentas de Oportunidades Educativas (EOA) de los estudiantes que cumplieran los requisitos, que son esencialmente lo mismo que las ESA, y podrían utilizarse para diversos gastos relacionados con la educación, incluida la matrícula en escuelas privadas.

El proyecto de ley de 2021 fue aprobado en la Cámara por un voto y vetado por el gobernador demócrata Andy Beshear. Posteriormente, ambas cámaras de la Asamblea General anularon el veto en votaciones de dos tercios para aprobar la “Ley de Oportunidades Educativas”.

En virtud de la Ley, los estudiantes de familias que ganan no más de 175 por ciento de la línea federal de pobreza —$ 85,800 para una familia de cuatro en 2020-21— son elegibles para recibir hasta $4700 en sus EOA para gastos escolares, incluyendo la matrícula de la escuela privada.

La legislación iba a entrar en vigor el 29 de junio de 2021, pero fue impugnada legalmente. Un tribunal inferior dictaminó que la legislación violaba la Constitución de Kentucky. Los proponentes apelaron ante el Tribunal Supremo del estado, que en diciembre confirmó la sentencia del tribunal inferior.

El presidente de EdChoice Kentucky, Andrew Vandiver, dijo a The Epoch Times que “el Tribunal Supremo de Kentucky no establece la política educativa” y espera que la legislatura presente propuestas para remediar la sentencia del tribunal.

De hecho, al menos cuatro propuestas de ley para 2023 que abordan la elección de escuela esperan a los legisladores de Kentucky cuando se reúnan el 7 de febrero en Frankfurt.

– Florida: Florida ya tiene el mayor número de inscripciones en los programas de elección de escuela que cualquier otro estado de la nación, pero podría ver una dramática expansión de vales y becas de crédito fiscal si se adopta la HB 1 presentada por el representante Kaylee Tuck (R-Lake Placid).

La HB 1 eliminaría casi todos los requisitos de elegibilidad en el programa estatal de Becas de Empoderamiento Familiar, ahora limitado a los hogares que ganan en o por debajo del 375 por ciento del nivel federal de pobreza. La propuesta de “bono universal” haría que una familia de cuatro miembros con ingresos superiores a 104,063 dólares anuales pudiera optar a becas por valor de entre 7250 y 7850 dólares por estudiante a partir del curso escolar 2023-24.

Los estudiantes de familias que ganan 185 por ciento o menos de la línea federal de pobreza mantendrá la prioridad bajo la HB 1, que tiene su primera audiencia el 26 de enero ante el Subcomité de Elección e Innovación de la Cámara.

Los proponentes dicen que el levantamiento de las restricciones financieras haría que 9399 estudiantes con necesidades especiales de Florida estuvieran en una lista de espera para las becas elegibles de inmediato. El proyecto de ley también permitiría que se le pagara a los padres que educan a sus hijos en casa, aunque la HB 1 limita el despliegue inicial a 10,000 estudiantes.

No se ha presentado un proyecto de ley similar en el Senado. La presidenta del Senado, la senadora Kathleen Passidomo (R-Nápoles) apoya HB 1.

“Esta legislación histórica faculta a los padres, asegurando que dirijan la importante financiación que los contribuyentes de Florida dedican a la educación al mejor programa educativo para sus hijos”, dijo Passidomo en un comunicado.

“Aquí, en el Estado libre de Florida, confiamos en que los padres tomen las mejores decisiones para sus hijos. Este visionario proyecto de ley garantiza que la elección de escuela siga siendo una realidad para todos los niños de todas las familias de nuestro gran estado, proporcionando a los padres la oportunidad de guiar cómo y dónde se gastan los fondos para la educación de sus hijos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.