6 maneras de hacerse más feliz cada día

Mantenerse al tanto de sus pensamientos le da ventaja sobre sus emociones
Por JEFF GARTON
26 de Enero de 2020 Actualizado: 26 de Enero de 2020

Debido a que el pensamiento no requiere esfuerzo, las personas ignoran la importancia de controlar lo que piensan, aunque esa sea la raíz de la felicidad.

Imagine nadar en un lago lejos de la costa y notará algo peculiar. Como un corcho amarrado a un hilo de pescar, su cuerpo flota con facilidad cuando sus pensamientos producen emociones de alegría, optimismo y satisfacción. Y pierde flotabilidad y comienza a hundirse cuando sus pensamientos producen las emociones de miedo, preocupación e ira.

En este escenario de “pensar” o “hundirse”, notará que los buenos pensamientos son fáciles de mantener cuando su cuerpo está flotando de manera segura. Pero cuando todo lo que puede pensar es mantener la cabeza fuera del agua, los malos pensamientos se vuelven cada vez más difíciles de prevenir.

Lo mismo sucede en su vida cotidiana. Cuando todo está bien, es fácil mantener sus pensamientos positivos y optimistas. Pero a medida que se acumulan sus decepciones, sus buenos pensamientos se vuelven amargos y, a menos que lo evite, se hunde aún más en la desesperación. Luego culpa a sus decepciones por derribarlo cuando realmente eran sus pensamientos.

Aquí hay un ejemplo. Un amigo me llamó recientemente un sábado para desahogarse debido una factura médica. Después de pagar el saldo adeudado, el hospital le cobró $ 6,000 adicionales. Estaba furioso por esto y muy preocupado.

Como no podía comunicarse con su proveedor de seguros hasta el lunes, le sugerí que dejara de pensar en la situación y evitara la agitación emocional que él mismo estaba causando. El aceptó. Luego, en cuestión de minutos, reanudó su diatriba, despertando aún más el miedo y la ira.

No importa cuántas veces le recordé que recuperara el control de sus pensamientos, él todavía no entendía que tenía la culpa de su aumento de la presión arterial, no de su hospital. Llamó de nuevo el domingo y todavía estaba furioso por la misma situación.

En lugar de asumir la responsabilidad de controlar sus pensamientos, mi amigo eligió pensar habitualmente sin tener en cuenta las emociones que estaba creando. Pero ahora que se sabe que los pensamientos crean las emociones que proporcionan su motivación, sería irresponsable que un adulto descuide el control de sus pensamientos.

Aquí hay dos puntos de aprendizaje:

Imagen ilustrativa. (Rawpixel/Pixabay)
Si quisiera, podría hacer que cada día sea más feliz por el resto de su vida. (Rawpixel/Pixabay)

La gran mayoría de las personas no establece la conexión entre sus pensamientos y lo bien que se sienten y son capaces de desempeñarse.

Sus circunstancias no causan sus emociones, solo sus pensamientos lo hacen. Y como puede controlar sus pensamientos, tiene una tremenda influencia sobre sus emociones. Sus circunstancias no tienen que ser buenas para que se sienta bien.

Si quisiera, podría hacer que cada día sea más feliz por el resto de su vida. Por supuesto, eso supone que podría ejercer un control perfecto sobre sus pensamientos, una hazaña hercúlea para muchos de nosotros, especialmente en nuestra era de distracción e indulgencia. Pero sigue siendo cierto que no tiene que permitir que sus circunstancias dicten qué emociones experimenta.

Tiene seis oportunidades para proteger sus pensamientos y determinar su reacción emocional.

Antes: antes de que algo suceda, tiene la opción de estimular las emociones que le gustaría experimentar al planificar lo que pensará cuando suceda.

Durante: En el momento en que suceda algo, tiene la opción de describir la situación de tal manera que cree una emoción que pueda ser beneficiosa para usted.

Después: Después de que algo ha sucedido, tiene la opción de recapitular la situación de tal manera que proteja sus emociones, independientemente del resultado.

No piense: tiene la opción de no pensar o suspender el pensamiento sobre algo, para evitar la creación de emociones no deseadas.

Déjelo ir: incluso cuando un pensamiento no deseado aparece en su cabeza, tiene la opción de no procesarlo. Simplemente déjelo ir y evite crear una emoción.

Repensar: siempre tiene la opción de repensar algo y reemplazar una emoción no deseada por una útil.

Como la mayoría de las personas, probablemente no le preocupan los peligros de los pensamientos descontrolados y asume que mejorar su forma de pensar no tiene sentido. ¿Por qué debería importarle, si puede pensar y lo ha hecho durante toda su vida?

Ahora mire nuevamente ese último párrafo. Si lo procesara como un pensamiento, crearía una emoción que lo motivaría a evitar mejorar su forma de pensar. Sin darse cuenta, se convierte en su peor enemigo. Pero no se preocupe.

Tiene la opción de controlar sus pensamientos para reducir su sufrimiento emocional autoinfligido y hacer que cada nuevo día sea más feliz que el anterior. Se convierte así en su mejor amigo al tratarse con mayor amabilidad.

Jeff Garton es un autor con sede en Milwaukee, entrenador profesional certificado y ex ejecutivo de recursos humanos y proveedor de capacitación. Tiene una maestría en comunicación organizacional y administración de personal público. Él es un creador de el concepto y la instrucción de la satisfacción profesional. Twitter: @ccgarton

*****

Puede interesarle:

Cristianos se unen a otras creencias contra la persecución religiosa en China

TE RECOMENDAMOS