Mamá da a luz y 6 semanas después la cara de papá se pone blanca cuando el doctor les da una noticia

Por La Gran Época
08 de Enero de 2018 Actualizado: 25 de Junio de 2019

Todavía amamantaba a su primera hija, y nunca esperó quedar embarazada de nuevo tan pronto… pero una gran sorpresa esperaba a esta joven madre.

En enero de 2016, Eliza Curby de Sidney, Australia, acababa de dar a luz a su primera bebé, una hermosa niña llamada Charlie, según cuenta Daily Mail. Estando en la agonía de la maternidad y totalmente enamorada de su bebé, Eliza y su pareja desconocían por completo la doble sorpresa que les esperaba.

Apenas seis semanas después del nacimiento de Charlie, los médicos anunciaron a la pareja que ¡Eliza estaba embarazada de nuevo!

Eliza no esperaba quedar embarazada tan pronto, ya que todavía estaba amamantando. La lactancia materna es una forma muy común de control natal natural llamada método de amenorrea lactacional o MELA.

Foto cortesía de Eliza Curby

Este método natural de control natal es una forma natural de crear una brecha más grande entre los bebés para que el cuerpo de la madre pueda recuperarse, aunque a veces este método no es suficiente.

El método del MELA funciona si tu bebé tiene menos de 6 meses, si amamantas las 24 horas del día, y si todavía no tienes períodos menstruales. El MELA puede ser efectivo; menos de 2 en 100 mujeres quedan embarazadas. ¡Eliza nunca pensó que sería una de esas pocas mujeres que quedarían embarazadas mientras daba de amamantar!

Foto cortesía de Eliza Curby

“Mi médico en realidad me usa como ejemplo para las parejas cuando dicen que no tienen ningún plan anticonceptivo después del nacimiento de su hijo”, dijo Eliza a  Daily Mail.

Aunque ella se sentía súper agotada después de tener a Charly tenía la sensación de que estaba embarazada de nuevo. En declaraciones a news,com.au, la mamá compartió: “Todos me dijeron que la falta de sueño me estaba afectando, pero no estaba convencida. Recuerdo haber mirado a Ben y decirle ‘Creo que estoy embarazada’”.

Resultó que Eliza estaba en lo cierto. Ben estaba asombrado y nunca soñó que su esposa y flamante madre se embarazaría de nuevo. “Cuando nos enteramos, la cara de Ben se puso blanca”, contó Eliza.

Cuatro piecesitos se ven en la ecografía. (Cortesía de Eliza Curby)

“Me hice cuatro pruebas de embarazo antes de que una diera positivo”.

Tanto Ben como Eliza pensaron que quizás el médico estaba equivocado, o que era nuevo y que aún no era experimentado. Y comentó: “Entonces vi al obstetra que teníamos cuando tuve a Charlie y él lo confirmó, ¡nunca había estado tan nerviosa en mi vida!”.

El resultado de la ecografía fue una sorpresa aún mayor para la pareja. “El técnico parecía incómodo, antes de que finalmente dijera:  …mira, son los primeros días …pero… creo que hay dos”, contó Eliza.

Una sorpresa inesperada pero bienvenida. Foto: Cortesía de Eliza Curby

Eliza recordó: “Estaba muy emocionada de contárselo a todos nuestros amigos y familiares; sabía que iban a estar mucho más sorprendidos que yo. “¡Ibamos a la segunda ronda!”.

Ya que el vientre de Eliza era demasiado grande para jugar con su primogénita; Charlie y su papá pasaron mucho tiempo juntos y ahora su padre es su favorito. El repentino aumento en los miembros de su familia fue una sorpresa para Ben, pero dice que está disfrutando de la paternidad y agradece que su pareja y sus hijos estén sanos.

La bebé Charlie con sus hermanos gemelos. Foto: Cortesía de Eliza Curby

“La idea de Ben de una familia incluía a dos niños, muy nucleares en realidad. Yo, por otro lado, siempre he querido tener tantos hijos como pueda; nada me emociona más que la idea de caminar por nuestras calles locales, de Mona Vale con mi propio pequeño clan”, dijo Eliza a news.com.au.

Once meses después del nacimiento de Charlie, los nuevos padres dieron la bienvenida a sus dos manojos de alegría: los gemelos idénticos Jack y Wolfe, ¡en la víspera de Navidad de 2016!

Los tres integrantes de la familia junto a su mamá. Foto: Cortesía de Eliza Curby

¡Con la llegada de Jack y Wolfe, Charlie tiene nuevos hermanos gemelos un poco más pequeños que ella! No hace falta decir que la hermana mayor ama a sus fabulosos hermanitos. “Sus pasatiempos incluyen golpearlos con la cabeza en un intento de ‘darles un beso’, tratar de sacarles los ojos, meterles los dedos pequeños y sucios en la boca y, en general, tratar de atacarlos cada vez que gire la cabeza”, dijo Eliza.

Tres bebés en un año, ¡eso es increíble! Ahora, Eliza conduce una gran camioneta Volkswagen de mamá, haciendo su sueño realidad. Sin lugar a dudas, sostener a dos hermosos gemelos recién nacidos fue una sorpresa inesperada pero bienvenida para Eliza y Ben.

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

TE RECOMENDAMOS