6500 personas se reunieron en Taiwán para compartir sobre sus caminos espirituales

Por Nicole Hao
09 de Diciembre de 2020
Actualizado: 09 de Diciembre de 2020

Alrededor de 6500 personas, tanto jóvenes como adultos mayores, entraron en un popular lugar de conciertos y deportes en Taipei, Taiwán, el 6 de diciembre para compartir cómo mejoraron sus mentes, cuerpos y espíritus en medio de un año difícil.

Aunque la pandemia de COVID-19 sigue causando estragos en muchos países, Taiwán logró contener la propagación de la enfermedad y recientemente permitió la celebración de reuniones a gran escala.

El domingo, miles de practicantes de la disciplina espiritual de Falun Dafa, también conocida como Falun Gong, asistieron a una conferencia de ocho horas de duración en la que compartieron cómo trataron de vivir según los principios fundamentales de la práctica: verdad, compasión y tolerancia.

El fundador de la práctica, el Sr. Li Hongzhi, también envió una carta de saludo a la conferencia.

Unos 6500 practicantes de Falun Gong asisten a la conferencia de intercambio de experiencias en el Centro Deportivo de la Universidad Nacional de Taiwán en Taipei, Taiwán, el 6 de diciembre de 2020. (Chen Po-chou/The Epoch Times)

Introducida por primera vez en China continental el 13 de mayo de 1992, la disciplina se difundió rápidamente, con 100 millones de personas —aproximadamente uno de cada 13 chinos— practicándola en 1999. En julio de ese año, el entonces líder principal del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, por temor a que la popularidad de Falun Gong amenazara el gobierno del partido, ordenó una campaña de persecución para exterminar la práctica.

Desde entonces, los practicantes de Falun Gong han buscado poner fin a la persecución informando a la gente dentro y fuera de China sobre qué es Falun Gong y cómo ha sido perseguido.

Varios oradores en la conferencia del domingo compartieron sus historias sobre cómo llamaron a China continental y le contaron a los ciudadanos sobre la censura del régimen chino y el encubrimiento del brote de COVID-19.

Huang Jui-e llamó a Wuhan, el epicentro del brote de China, a principios de este año y les contó sobre el encubrimiento de información por parte de las autoridades.

“Cuando llamé a los números de celular de Wuhan y el sistema dijo automáticamente que los números estaban suspendidos, me preocupó que esas personas hubieran fallecido a causa de COVID-19”, dijo Huang.

Unos 6500 practicantes de Falun Gong asisten a la conferencia de intercambio de experiencias en el Centro Deportivo de la Universidad Nacional de Taiwán en Taipei, Taiwán, el 6 de diciembre de 2020. (Chen Po-chou/The Epoch Times)

Liao Tan-miao, quien ha hecho llamadas telefónicas a China todos los días en los últimos 15 años, dijo que muchas personas expresan su aprecio después de conocer la verdad sobre la persecución de Falun Gong.

“Un habitante del continente me dijo: ‘Arriesgas tu vida para darnos luz en la oscuridad de la noche’. Un excomentarista de los medios de comunicación me dijo que… se siente apenado por no haber hecho lo que un periodista debe hacer sobre el tema de Falun Gong”, dijo Liao, refiriéndose a su conformidad con el aparato de propaganda de Beijing, que buscaba denigrar la práctica en un esfuerzo por justificar la persecución del régimen.

Unos 6500 practicantes de Falun Gong asisten a la conferencia de intercambio de experiencias en el Centro Deportivo de la Universidad Nacional de Taiwán en Taipei, Taiwán, el 6 de diciembre de 2020. (Chen Po-chou/The Epoch Times)

Otras personas compartieron sobre los beneficios físicos derivados del aprendizaje de la práctica.

Tseng Li-chin lleva nueve meses practicando Falun Gong. Después de entrar en la menopausia, Tseng sufrió síntomas como dolor en las articulaciones de sus rodillas y tobillos que le dificultaban ponerse de pie. También tenía dolor en la articulación que conecta la mandíbula con el cráneo, causando que sus dientes y sus músculos faciales se volvieran tan dolorosos que no podía dormir por la noche.

Un amigo le enseñó Falun Gong.

“Después de un mes [de hacer los ejercicios de Falun Gong], de repente me di cuenta de que podía caminar, ¡incluso durante media hora!”, dijo Tseng. Al ser testigos de sus cambios, los miembros de su familia también comenzaron a practicar Falun Gong.

Lin Hsiu-e del condado de Miaoli compartió una historia similar. Ella y su cuñado sufrieron muchas enfermedades, pero se recuperaron después de practicar Falun Gong.

Chen, de 15 años, dijo que después de seguir las enseñanzas de Falun Gong, cambió su mal humor y se deshizo de su adicción a los videojuegos.

Explicó que los libros de Falun Gong le enseñaron a enfrentar los conflictos y a tratar a la gente con amabilidad desde el fondo de su corazón.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Evidencia de genocidio expuesta por los documentos internos del PCCh

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS