7 republicanos de la Cámara dicen que no impugnarán los votos de Colegio Electoral el 6 de enero

Por Janita Kan
04 de Enero de 2021
Actualizado: 04 de Enero de 2021

Siete miembros republicanos de la Cámara de Representantes dijeron el domingo que no planean unirse a los esfuerzos para objetar los votos del colegio electoral durante la sesión conjunta del Congreso el 6 de enero.

El grupo liderado por el representante Ken Buck (R-Colo.) dijo que participar en tales esfuerzos equivaldría a “colocar inconstitucionalmente al Congreso en el centro del proceso de elecciones presidenciales”, lo que “robaría” el poder del pueblo y los estados.

Dijeron que el Congreso no tenía autoridad para hacer juicios de valor sobre los electores presidenciales, ni el criterio para “descalificar a los electores en base a su propia conclusión de que hubo fraude en las elecciones de ese estado”.

“El Congreso tiene un trabajo aquí: contar los votos electorales que de hecho han sido emitidos por cualquier estado, según lo designado por aquellos autorizados a hacerlo bajo la ley estatal”, el grupo escribió en una declaración.

Esto sucede mientras un grupo cada vez más grande de miembros de la Cámara de Representantes y senadores republicanos anuncian su intención de impugnar los votos del colegio electoral en varios estados en los que los resultados de las elecciones se disputan por acusaciones de irregularidades y fraude electoral.

Doce senadores han expresado su intención de participar en los esfuerzos, mientras que al menos 50 miembros de la Cámara se han comprometido a objetar los votos disputados el 6 de enero, según un recuento de The Epoch Times.

Muchos legisladores han expresado que creen que el Congreso tiene el deber de restaurar la confianza en los procesos democráticos y tiene un papel de “control y equilibrio”.

“El árbitro final aquí, el último control y equilibrio es el Congreso de Estados Unidos y cuando algo se hace de manera inconstitucional, lo que sucedió en varios de estos estados, tenemos el deber de dar un paso adelante y tener este debate y tener esta votación el 6 de enero”, dijo el representante Jim Jordan (R-Ohio) a María Bartiromo de Fox News el domingo.

Mientras tanto, el senador Ted Cruz (R-Texas) dijo que ya que la Corte Suprema de EE. UU. se ha negado a tomar cualquiera de los casos relacionados con las elecciones de 2020, el Congreso tiene ahora la responsabilidad de cumplir con ese papel.

“Tenemos una responsabilidad independiente con la Constitución. Tenemos una obligación independiente con el estado de derecho”, dijo Cruz también a Bartiromo el domingo.

Cruz encabeza un grupo de 10 senadores que están exigiendo que se establezca una comisión electoral para llevar a cabo una auditoría de emergencia de 10 días sobre las acusaciones de fraude electoral. Dijo que su propuesta de una comisión electoral está anclada en la ley y apoyada por precedentes históricos.

Señaló las elecciones presidenciales de 1876 entre el candidato republicano Rutherford B. Hayes y el candidato demócrata Samuel J. Tilden. Durante esa contienda, tres estados —Luisiana, Florida y Carolina del Sur— y un voto electoral de Oregón seguían en disputa. Los tres estados en disputa, debido a acusaciones de fraude de los votantes e irregularidades en las elecciones, habían presentado dos grupos de votos electorales.

Como acuerdo mutuo, el Congreso estableció en 1877 una comisión electoral bipartidista compuesta por cinco miembros de la Cámara de Representantes, cinco senadores y cinco jueces de la Corte Suprema para atender las reclamaciones y determinar cómo se debían conceder los votos electorales no asignados.

“Consideraron las pruebas, examinaron las papeletas y tomaron una decisión basada en cuáles son las papeletas en disputa y cuál debería ser el resultado”, dijo Cruz.

“Lo que estoy argumentando es que el Congreso debería hacer lo mismo”.

Buck y su grupo de legisladores reconocieron que hubo importantes cambios de último minuto en el sistema electoral realizados por funcionarios de varios estados, que dieron lugar a la relajación de las salvaguardias destinadas a proteger contra el fraude electoral y a garantizar la integridad de las elecciones.

“Es vergonzoso que entre ambas cámaras del Congreso de Estados Unidos, hayamos celebrado precisamente una audiencia sobre la integridad de las elecciones desde el día de las elecciones”, dijo el grupo.

“El pueblo no puede confiar en un sistema que se niega a garantizar que solo se emitan votos legales para seleccionar a sus líderes. Las elecciones celebradas en por lo menos seis estados disputados plantean profundas preguntas, y es un imperativo legal, constitucional y moral que se les dé respuesta”.

Pero al grupo le preocupaba que si los legisladores de Estados Unidos intervenían para impugnar los votos, “deslegitimarían” el sistema y proporcionarían a los críticos del colegio electoral razones para argumentar la eliminación del sistema.

En su lugar, el grupo instó a los legisladores estatales a que se reunieran y enviaran una segunda lista de votos del colegio electoral certificados para el presidente Donald Trump antes del 6 de enero.

“El texto de la Constitución es claro. Los estados seleccionan a los electores. El Congreso no lo hace. Por consiguiente, nuestro camino hacia adelante también está claro. Debemos respetar la autoridad de los estados aquí”, escribieron.

El grupo de legisladores de Buck se unirá a más de una docena de senadores republicanos que dicen que no participarán en los esfuerzos de objeción.

Otros legisladores en el grupo incluyen a los representantes Kelly Armstrong (R-N.D.), Mike Gallagher (R-Wis.), Nancy Mace (R-S.C.), Thomas Massie (R-Ky.), Tom McClintock (R-Cal.), y Chip Roy (R-Texas).

Siga a Janita en Twitter: @janitakan

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

¿Mike Pence tiene autoridad para anular resultados?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS