8 señales que advierten que un derrame cerebral está cerca o que lo estás teniendo ahora mismo

Por La Gran Época
01 de Abril de 2019 Actualizado: 01 de Abril de 2019

La reciente muerte de Luke Perry, la ex estrella de “Beverly Hills 90210”, ha tocado la fibra sensible de muchos hombres y mujeres que crecieron como fanáticos de la estrella adolescente. La generación X creció adorándolo y ahora se enfrentan aturdidos con su pérdida. No solo por la muerte de alguien a quien idolatraban, sino porque señala algo que podría suceder a cualquiera de nosotros. A la edad de 52 años, no mucho mayor que los aficionados que vieron fielmente su programa, Perry murió de un derrame cerebral masivo.

Según el Centro para el Control y la Protección de Enfermedades (CDC), la apoplejía es la quinta causa principal de muerte en Estados Unidos, cobrando aproximadamente 140.000 vidas cada año. Cada 40 segundos, alguien en Estados Unidos tiene un derrame cerebral, y cada 4 minutos, alguien muere de un derrame cerebral. Cada año, más de 795.000 personas en Estados Unidos experimentan un derrame cerebral. De esos 795.000, alrededor de 610.000 de ellos son accidentes cerebrovasculares por primera vez.

Otro dato es que aproximadamente 1 de cada 4 accidentes cerebrovasculares en Estados Unidos suceden a individuos que previamente ya habían tenido uno. Los accidentes cerebrovasculares pueden ocurrir a cualquier edad, sin embargo, casi tres cuartas partes de los accidentes cerebrovasculares ocurren en personas de 65 años o más.

Es por eso que es tan importante que conozca estas 8 señales tempranas de un derrame cerebral para que pueda detectarlos y obtener ayuda para minimizar las consecuencias de este evento potencialmente mortal. En la mayoría de los casos, las primeras tres son las señales más obvias y parte del acrónimo de 4 letras F.A.S.T., signos de advertencia recomendados por la American Stroke Association para detectar y saber cuándo llamar al 911.

1. Caída de la cara

Parálisis facial. (Crédito: US Air Force/Dominio Publico)

Por alarmante que suene, la caída de la cara es un signo revelador de derrame cerebral. Esto es causado por la parálisis facial, una condición en la cual un lado de la cara se cae, se siente entumecido y parece desparejo. Este tipo de parálisis ocurre durante un derrame cerebral porque los nervios del cerebro responsables de controlar los músculos de la cara han sido dañados. El tipo de accidente cerebrovascular determina qué tipo de daño se ha hecho a las células cerebrales. La causa podría ser la privación de oxígeno o demasiada presión en el cerebro por el sangrado. Solo se necesitan unos minutos para que las células cerebrales comiencen a morir en cada caso.

De acuerdo con los doctores Caitlin Loomis y Michael T. Mullen, hay diferentes áreas en el cerebro o el tronco encefálico que podrían causar caída facial o debilidad cuando se ven afectadas por un derrame cerebral. Cuando el derrame cerebral ocurre en el cerebro, afecta la boca pero no el ojo o la frente. Los accidentes cerebrovasculares que golpean el tronco encefálico generalmente afectan la boca, el ojo y la frente. Presenta como todo un lado de la cara caída.

2. Debilidad del brazo en un lado del cuerpo

Debilidad en el brazo o en un lado de cuerpo (Crédito: Orawan Pattarawimonchai/Shutterstock)

Si notas entumecimiento o debilidad repentina en un brazo, podría indicar un derrame cerebral. John Hopkins Medicine explica que la privación de oxígeno en una parte del cerebro que causa un derrame cerebral también puede causar parálisis o debilidad de uno o más de los músculos del brazo o del hombro. Para detectar el derrame cerebral, los médicos a menudo piden a los pacientes que levanten ambos brazos. Un brazo a la deriva hacia abajo es un signo de debilidad en un solo lado del brazo.

3. Dificultad para hablar

Dificultad al hablar. (Crédito: Pathdoc/Shutterstock)

La dificultad del habla relacionada con el accidente cerebrovascular se conoce como afasia. Ocurre cuando la parte del cerebro responsable del lenguaje y del habla es dañada por el accidente cerebrovascular. Según la National Aphasia Association, aproximadamente entre el 25 y el 40 por ciento de las personas que experimentan un accidente cerebrovascular también tienen afasia. La afasia inhibe la capacidad de una persona para entender o usar palabras, causando dificultades con el habla.

La última letra de la sigla del F.A.S.T. es “Tiempo de llamar al 911”. Si la persona muestra alguno de estos tres primeros síntomas, incluso si los síntomas desaparecen, es hora de llamar al 911 y llevarlos al hospital inmediatamente.

Los siguientes son síntomas adicionales de apoplejía:

4. Problemas para ver en uno o ambos ojos

Problemas con la vista (Crédito: Elvira Koneva/Shutterstock)

La visión borrosa repentina o la visión doble también pueden indicar un derrame cerebral. El accidente cerebrovascular puede dañar los nervios importantes para la visión. Los nervios de cada ojo están muy juntos. La mayoría de los accidentes cerebrovasculares afectan a un lado del cerebro. Los nervios de cada ojo viajan juntos en el cerebro, causando que ambos ojos se vean afectados. Esto significa que si el derrame cerebral daña el cerebro izquierdo, la visión en el ojo derecho también se verá afectada. La visión puede reducirse o parecer obstruida cuando se dañan las fibras nerviosas que transmiten la visión. La visión doble es el resultado de que los nervios que mueven los ojos y los mantienen alineados están dañados.

5. Dificultad repentina para caminar, mareos, pérdida del equilibrio o coordinación

Mujer que pierde el balance. (Crédito: Toa55/Shutterstock)

Otro síntoma de accidente cerebrovascular es la dificultad para caminar, el equilibrio o la coordinación. Esta afección se conoce formalmente como ataxia, que ocurre cuando la parte del cerebro que controla los movimientos del cuerpo es dañada por el accidente cerebrovascular. Los músculos necesarios para caminar son instruidos para hacerlo por señales enviadas desde el cerebro. Estas señales, afectadas por el derrame cerebral que daña el cerebro y los nervios, tienen problemas para llegar a las extremidades. Esto, a su vez, afecta la capacidad de una persona para caminar.

6. Dolor de cabeza severo y repentino sin causa conocida

Dolor de cabeza repentino y severo. (Crédito: Dirima/Shutterstock)

El dolor de cabeza intenso y repentino sin razón aparente puede ser un signo de accidente cerebrovascular. Ciertas apoplejías hacen que las arterias estallen en el cerebro, causando sangrado y generando presión en el cerebro. El dolor de cabeza es el resultado de la ruptura de los vasos sanguíneos. Dondequiera que esté el dolor de cabeza puede indicar dónde está ocurriendo el derrame cerebral.

7. Confusión repentina o problemas de comprensión

Hombre de edad perdido y confundido. (Crédito: Cheapbooks/Shutterstock)

Experimentar confusión repentina mientras se tiene un derrame cerebral ocurre cuando un derrame cerebral afecta áreas del cerebro importantes para el razonamiento y el juicio. Dependiendo de la gravedad del accidente cerebrovascular, el proceso cognitivo puede verse gravemente afectado debido al daño cerebral. La demencia vascular es el resultado de la falta de flujo sanguíneo o de la disminución del flujo al cerebro y puede ser un síntoma a largo plazo.

8. Entumecimiento repentino o debilidad de la pierna

Debilidad en la pierna. (Crédito: Sebra/Shutterstock)

La sensación súbita de entumecimiento o debilidad en la pierna debido a un accidente cerebrovascular está relacionada con la parte del cerebro que está dañada. Esto sucede cuando los nervios y las células cerebrales asociadas con las funciones sensoriales y motoras se inhiben y el cerebro no puede hacer las conexiones necesarias o enviar las señales apropiadas a la pierna. Como resultado, la pierna se siente entumecida o débil. Otras sensaciones incluyen una sensación de pesadez u hormigueo.

Tipos de derrame cerebral:

Derrame cerebral isquémico (Crédito: BlueRingMedia/Shutterstock)

Los derrames cerebrales isquémicos son responsables de alrededor del 80% de los derrames cerebrales en la actualidad. Este tipo de accidente cerebrovascular ocurre cuando las arterias en el cerebro se bloquean o se estrechan, causando una severa reducción del flujo sanguíneo.

2. Ataque isquémico transitorio (AIT)

El ataque isquémico transitorio (AIT), comúnmente conocido como “miniderrame”, es una ocurrencia de síntomas similares a una apoplejía pero por un período de tiempo más corto. La breve disminución o pérdida del flujo sanguíneo al cerebro produce AIT, que no duran más de cinco minutos.

Al igual que los accidentes cerebrovasculares isquémicos, el AIT se produce cuando los restos o coágulos bloquean el flujo sanguíneo al sistema nervioso del cuerpo. Después del ataque, no hay síntomas duraderos ni daño tisular duradero.

Mujer vence la depresión con la ayuda de notas adhesivas

TE RECOMENDAMOS