A cientos de médicos les “aterroriza” hablar sobre las políticas de COVID-19: Abogado

Por Daniel Y. Teng y Gabrielle Stephenson
10 de Mayo de 2022 1:52 PM Actualizado: 10 de Mayo de 2022 1:52 PM

Cientos de médicos australianos están “muy aterrorizados y son muy cuidadosos” a la hora de hablar en contra de las políticas de salud del país contra el COVID-19 debido a que temen que se les suspenda el ejercicio de la profesión, según un abogado de derechos humanos.

Peter Fam, director del bufete de abogados Maat’s Method, dijo que, desde el comienzo de la pandemia, los organismos reguladores han impuesto mayores reglas y regulaciones a los médicos, y a otros profesionales de la salud, que expresan una opinión diferente sobre la ortodoxia médica existente en torno al COVID-19.

“Digo cientos de médicos porque he estado en llamadas de Zoom, bastante regularmente, con más de ese número de médicos. Sin embargo, en términos generales, solo hay un par de ellos que están dispuestos a compartir públicamente cualquiera de las cosas que comparten en esos espacios”, dijo el abogado con sede en Sydney a The Epoch Times.

El abogado establecido en Sydney, Peter Fam. (Suministrado)

Fam fue uno de los autores de una carta del 8 de marzo, de la Red Médica COVID, a varios organismos médicos de Australia, incluido el Departamento de Salud federal, la Administración de Productos Terapéuticos (TGA) y el Grupo Asesor Terapéutico Australiano sobre Inmunización.

Pidió a los gobiernos que dejen de promover mensajes que afirman que las vacunas COVID-19, aprobadas provisionalmente en el país son “seguras”, y que retiren las vacunas del público en general.

La carta también alegaba que el gobierno utilizó procesos defectuosos para aprobar y ordenar las vacunas. También se expresaron preocupaciones sobre los efectos adversos y las muertes después de la vacuna.

Cientos de médicos e investigadores médicos apoyaron el mensaje de la carta, pero la mayoría no pudo firmar abiertamente por temor a perder sus trabajos, afirmó. Además, hasta el 9 de mayo, el gobierno y los organismos reguladores aún no habían respondido.

Censura en el debate sobre las vacunas

La Agencia de Regulación de Profesionales de la Salud de Australia (AHPRA) es el principal organismo de acreditación de profesionales de la salud de Australia, que trabaja con otros 15 organismos gubernamentales (Juntas Nacionales) responsables de las principales profesiones de la salud, como enfermeras o farmacéuticos.

En septiembre de 2021, la AHPRA le comunicó a The Epoch Times que había recibido quejas sobre profesionales sanitarios que defendían opiniones contrarias a las de la sanidad pública (sin pruebas que las respaldaran), que prescribían tratamientos no basados en la evidencia sin revelar adecuadamente los riesgos o beneficios, y que incumplían las órdenes de sanidad pública (y eran multados) por no distanciarse socialmente, llevar mascarillas o no acatar las restricciones sanitarias.

“La experiencia nos dice que la mayoría de los profesionales, cuando se les plantean preocupaciones directamente, modifican su comportamiento para cumplir las normas”, dijo un portavoz de AHPRA en ese momento. “En un pequeño número de casos, es probable que las juntas nacionales tomen medidas para garantizar que las acciones del profesional no pongan al público en riesgo de sufrir daños”.

Algunos ejemplos de aplicación de AHPRA incluyen la suspensión de un anestesista en septiembre de 2021 después de que se presentaran dos “quejas anónimas” con respecto a su actividad en las redes sociales.

El Dr. Paul Oosterhuis, un médico con 30 años de experiencia, reveló en una petición online que había publicado contenido sobre tratamientos tempranos contra el COVID-19 y había cuestionado la eficacia de los confinamientos y de las pruebas PCR.

Más tarde en el mismo mes, John Larter, un paramédico veterano de Snowy Valleys, también fue suspendido de sus funciones médicas después de que impugnó al gobierno del estado de Nueva Gales del Sur en los tribunales por la legalidad de los mandatos de vacunas.

“Efectivamente entré allí sin ninguna representación legal. Dos horas y media después, y después de ser interrogado por ellos, recibí hoy una carta de ellos en la que me informan que me suspendieron de inmediato como paramédico”, dijo en su cuenta de Telegram. El Consejo de Paramedicina del estado confirmó que Larter fue efectivamente suspendido.

Según Fam, los médicos tampoco estaban contentos con una declaración de posición de AHPRA de marzo de 2021 (pdf), que dice, en parte, que cualquier promoción de “declaraciones contra la vacunación o consejos de salud que contradigan la mejor evidencia científica disponible o busquen socavar activamente la campaña nacional de inmunización (incluso a través de las redes sociales)… puede violar los códigos de conducta y estar sujeta a una investigación y una posible acción regulatoria”.

“Hay varios problemas con esa declaración”, comentó Fam. “Uno de ellos es que no existe la mejor evidencia científica disponible. Siempre está cambiando. Esa es la naturaleza de la ciencia y la naturaleza de la evidencia”.

Las declaraciones de AHPRA también están escritas en términos generales, dejando que las personas averigüen lo que significan, agregó. “‘Socavar activamente la campaña nacional de inmunización’ es algo muy amplio. ¿Qué es la campaña nacional de inmunización? ¿Cómo se define eso?’”, preguntó Fam.

La misma declaración de posición de AHPRA dice que los profesionales de la salud deben asegurarse de que su actividad en las redes sociales “no contradice ni contrarresta” las campañas o los mensajes de salud pública, incluida la Política de vacunación australiana contra el COVID-19 (pdf).

Agrega: “Se recuerda a los profesionales de la salud que es un delito según la Ley Nacional anunciar un servicio de salud regulado (incluso a través de las redes sociales) de una manera que sea falsa o engañosa. La publicidad que incluya afirmaciones falsas o engañosas sobre el COVID-19, incluido el material contra la vacunación, puede resultar en un enjuiciamiento por parte de AHPRA”.

La Ley Nacional es promulgada e implementada por separado por cada estado y territorio australiano. Una sección de la ley dice que la Junta Nacional puede suspender o imponer condiciones al registro de un profesional de la salud de inmediato con el fin de proteger la salud o la seguridad del público.

“Tengo varios casos de representación de médicos a quienes se les suspendió el registro en virtud de la ley nacional”, compartió Fam.

Fam dijo que la declaración de AHPRA restringe a los médicos sobre qué decir a los pacientes con respecto a las vacunas anti-COVID.

“Si un médico lee uno de los miles de artículos revisados por pares que han examinado los eventos adversos que se derivan de las vacunas anti-COVID, y un paciente le pregunta: ‘Oye, he leído uno de estos estudios y estoy preocupado acerca de recibir esta vacuna, ¿me puede dar algún consejo?’, esa directriz de AHPRA restringe lo que el médico puede decir”, dijo Fam. “Muchos médicos piensan que eso es un problema”.

“Existe una restricción sobre los consejos médicos prácticos y los protocolos de tratamiento que los médicos pueden dar a sus pacientes. Y muchos [son] médicos con integridad que valoran su propio juicio profesional, y que valoran la importancia de un discurso científico abierto”, dijo Fam.

Es demasiado difícil calificar para la exención de vacunas

Los médicos han expresado su preocupación por los criterios estrechos para que las personas obtengan exenciones a las vacunas anti-COVID, dijo Fam.

Una exención es “muy, muy estrecha”, dijo. “Esencialmente, debe haber tenido una reacción adversa muy grave a una de las vacunas COVID para estar contraindicado para otra dosis”.

El Departamento de Salud de Australia afirma (pdf) que las personas solo pueden obtener una exención médica permanente a la vacuna contra el COVID-19 si “un médico autorizado ha evaluado que no son clínicamente aptos para recibir una vacuna contra el COVID-19 de forma permanente”.

También hay otras exenciones de la vacuna anti-COVID que permite el gobierno australiano, solo temporalmente, y si no hay otras opciones de vacunas anti-COVID disponibles.

Si una persona tuvo recientemente COVID-19, puede estar exenta por hasta cuatro meses. También se pueden aplicar exenciones temporales si una persona ha tenido una enfermedad cardíaca inflamatoria en los últimos tres meses, tiene cualquier otra afección médica aguda, se somete a una cirugía mayor o ha tenido un evento adverso debido a una dosis anterior de una vacuna COVID-19.

ATAGI establece (pdf) que los síntomas crónicos posteriores al COVID-19, también conocidos como “COVID prolongado”, no son una contraindicación para las vacunas contra el COVID-19. El grupo asesor también afirma que el embarazo “no es una razón válida para la exención”.

“Hay muchos médicos con los que he hablado que han estado bastante angustiados porque no querían que algunos de sus pacientes recibieran las vacunas anti-COVID”, dijo Fam. “Muchos médicos” le han dicho que “no quieren recomendar la vacuna a sus pacientes que ya dudan y que tienen antecedentes de coágulos sanguíneos o afecciones cardíacas graves”.

Los médicos tampoco han podido emitir a sus pacientes exenciones o contraindicaciones para la vacuna COVID-19, mientras que muchos otros médicos han sido sancionados por haber emitido una, dijo Fam.

“Hay una especie de limitación artificial sobre quién está exento de las vacunas, que no concuerda con las mejores prácticas médicas y no concuerda con el juicio profesional del médico”, agregó.

Tanto la vacuna Pfizer-BioNTech como la Moderna, basadas en ARNm, se han relacionado con miocarditis o pericarditis, especialmente en hombres jóvenes.

Estos casos también se han informado con el uso de las vacunas de AstraZeneca. Mientras tanto, el Grupo Asesor Técnico Australiano sobre Inmunización recomienda la vacuna AstraZeneca para personas de 60 años o más debido a los riesgos en personas jóvenes de una condición de coagulación de la sangre rara pero grave, trombosis con trombocitopenia, que puede causar una discapacidad a largo plazo y/o la muerte.

En toda Australia, la vacunación contra el COVID-19 sigue siendo obligatoria para industrias específicas, incluida la atención médica, el cuidado de personas mayores, el cuidado infantil y la educación, pero no se limitan solo a estos, según el estado o territorio.

A las personas que viajan internacionalmente hacia y desde Australia se les exige proporcionar una prueba de doble vacunación contra el COVID-19, según un anuncio del ministro de salud, Greg Hunt, a fines de marzo. Varias empresas también han implementado políticas de vacunación obligatoria para sus trabajadores, incluidos los supermercados Aldi, Coles y Woolworths, bancos como Commonwealth Bank y Westpac, así como otras grandes empresas como Qantas, Virgin Australia, Telstra y SPC.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.