A dónde van las donaciones políticas en tierra de zombis

Por Diane Dimond
27 de Enero de 2020 Actualizado: 27 de Enero de 2020

Comentario

¿Usted está entre los incontables estadounidenses que se sienten tan apasionados por las próximas elecciones presidenciales que le extendió un cheque a su candidato favorito? Pero si su candidato se retiró de la carrera, ¿puede recuperar su dinero?

En un momento dado, había la enorme cantidad de 29 demócratas postulándose para la presidencia. Ahora solo quedan 12. Colectivamente, esos candidatos acumularon cientos de millones de dólares en donaciones. Algunas de grandes contribuyentes como corporaciones, algunas de comités de acción política y muchas de pequeños contribuyentes individuales, tal vez como usted.

La campaña del exrepresentante de Texas, Beto O’Rourke, recaudó casi 80 millones de dólares, pero se retiró de la carrera en noviembre de 2019, y ahora la Comisión Federal de Elecciones informa que O’Rourke todavía tiene unos 3.2 millones de dólares en efectivo sin usar.

La senadora Kamala Harris recaudó unos 35 millones de dólares en su infructuosa candidatura presidencial. Las últimas presentaciones de la Comisión Federal Electoral muestran que ella tiene alrededor de 10 millones de dólares escondidos.

El Senador Cory Booker se retiró de la carrera a principios de este mes después de recaudar casi 19 millones de dólares. Todavía tiene 5 millones de dólares en su cuenta de campaña. Entonces, ¿alguno de estos candidatos derrotados devolverá el dinero a los donantes decepcionados? Pueden, pero dudo que lo hagan.

Legalmente, los políticos que todavía están en el cargo pueden elegir hacer todo tipo de cosas con las contribuciones de la campaña. No se les permite usar el dinero para gastos personales, como hipotecas, ropa o comestibles, pero las regulaciones de la Comisión Federal de Elecciones establecen que pueden simplemente transferir los fondos excedentes a sus arcas de campaña en el Senado o la Cámara. O bien, pueden donar el dinero a obras de caridad, darlo a su partido o dárselo a otro candidato. No están obligados a devolverle su dinero.

Un aspecto realmente problemático, y a veces criminal, de lo que sucede con estos fondos sobrantes, viene cuando un político se retira o es expulsado del cargo. Un candidato derrotado puede simplemente afirmar que planea volver a postularse para un cargo público algún día y quedarse con los fondos sobrantes. Un político retirado puede alegar que necesita el dinero para terminar sus asuntos oficiales, lo que según la Comisión Federal Electoral debería tomar unos seis meses. Pero los legisladores que han estado fuera de sus cargos durante muchos años han seguido aprovechando sus todavía abundantes fondos de gastos de campaña. Estas se llaman “campañas zombis“. Las campañas están muertas; el antiguo candidato simplemente no lo admitirá.

Una importante investigación del Tampa Bay Times, y sus estaciones de televisión afiliadas en todo el país, reveló la forma descarada en que más de 100 campañas zombis gastaron estos fondos sobrantes. El periódico analizó más de un millón de registros de gastos y concluyó que aunque la Comisión Federal Electoral tiene poder de enjuiciamiento, es un organismo que hace poco por dar seguimiento al uso no autorizado de las reservas de las campañas. Y la Comisión no cuestiona a los políticos derrotados que dejan abierta convenientemente la posibilidad de otra candidatura.

“En su vida después de la política, los expolíticos y sus empleados están acumulando donaciones de campaña no gastadas durante años y las usan para financiar sus estilos de vida, impulsar nuevas carreras y remunerar a los miembros de sus familias”, reportó el artículo de investigación. “Los excandidatos gastaron las donaciones sobrantes en boletos de avión, membresías de clubes, un viaje en limosina, teléfonos celulares, estacionamiento y nuevas computadoras (…) Algunos excandidatos se pagaron a sí mismos miles de dólares sin dar ninguna explicación de a dónde fue el dinero”.

Un expolítico gastó 940 de dólares en una tienda llamada Total Wine. Otras compras incluyeron entradas de fútbol y un retrato caro. Se gastaron decenas de miles de dólares en viajes cuestionables. En Hawai, el tesorero de la campaña del representante Mark Takai pagó a su propia empresa consultora 100,000 dólares durante 18 meses, después que el candidato murió. El representante de Nueva York, Thomas Manton, se retiró en 1999 y murió en 2006, pero su tesorero recibió un salario hasta 2008.

Hay un destino más para su donación política, un lugar que nunca pensó. La investigación del Tampa Bay Times descubrió que 51 de los candidatos zombis se convirtieron en cabilderos y donaron casi 4.5 millones de dólares de sus fondos para sobornos a políticos y causas simpatizantes.

Estos son los pequeños secretos sucios de lo que sucede con las donaciones multimillonarias de las campañas. La única manera de que esta insidiosa práctica cambie, es si el Congreso establece un límite de tiempo para que las campañas zombis puedan vivir. ¿Cree que el Congreso restringirá las acciones de sus miembros salientes? Es muy poco probable, así que recuerde eso cuando haga una donación política.

Diane Dimond es autora y periodista de investigación. Su último libro es “Thinking Outside the Crime and Justice Box”.

***

A continuación

Maoístas de EE.UU. apoyan al movimiento revolucionario mexicano

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS