No le interesaban los perros, pero ahora gracias a él muchos son adoptados y se salvan de morir

Por La Gran Época
13 de Mayo de 2019 Actualizado: 19 de Junio de 2019

¡Los perros son grandiosos!. Son esponjosos, juguetones y siempre están emocionados de estar a tu alrededor. Sin embargo, hay quienes no aman a los perros. Algunos incluso los odian, mientras otros manifiestan un sentido de indiferencia hacia ellos.

Steve Komure de Stockton, California, solía estar en la última categoría, pero todo cambió cuando hizo voluntario en un albergue cercano.

Era 2004, Steve se acababa de retirar y estaba buscando algo en qué ocupar su tiempo. Su esposa, Mary, es una amante de los animales quien ha sido voluntaria en el albergue animal local por algún tiempo. Amaba tanto a los animales que seguía siendo voluntaria incluso cuando tenía un trabajo de tiempo completo, según cuenta recordnet.com.

Fue esta dedicación lo que inspiró a Steve a hacerse voluntario.

Al comienzo solo ayudaba con las adopciones, pero hace tres años, descubrió un llamado más grande.

Steve siempre le tuvo cariño a la fotografía, así que ahora toma fotos de los perros disponibles en el albergue.

Steve no es un simple amateur, tiene un estudio fotográfico donde le toma fotos a los perros. Él piensa que al tomar las fotos fuera de la perrera, el perro se ve más presentable para un nuevo dueño potencial.

Puede ser difícil trabajar con algunos de los perros ya que pueden tratar de morderlo o rasguñarlo, pero si las fotos los ayudan a ser adoptados, al final vale la pena.

“La parte difícil del trabajo no es siempre que te muerdan, sino ver que los perros que no encontraron un lugar desaparezcan sin saber qué pasó”, dijo a recordnet.com, refiriéndose a los perros que reciben eutanasia.

Solo en 2017, tomó más de 1200 fotos. Cada perro es fotografiado cada semana o cada dos semanas, Steve fotografía hasta a 55 perros por día. Al final de cada toma, Steve edita la foto para incluir el número de identificación para así  ser encontrados más fácilmente por dueños potenciales.

Este proyecto no solo ha hecho maravillas para el albergue de Stockton, sino también para Steve.


Ahora se siente muy bien estando con los perros, ¡Incluso ya ha adoptado 8!.

Ellos tienen una mezcla de pug con Chihuahua a quien no le gusta la gente, un terrier que solía morder pero ahora prefiere echarse para que lo acaricien, una mezcla de ovejero con boyero al que le gusta escaparse y requiere GPS para monitorearlo y su cómplice, un Jack Russell Terrier que lo anima a escaparse.

También tienen un viejo pit bull que se quedó con ellos después de ser adoptado y regresado al albergue, dos perros a los cuales sus dueños fallecieron, y un viejo Chihuahua que fue regresado al albergue porque su dueño se aburrió de que durmiese todo el día.

Ahora Steve, como retirado, tiene mucho tiempo para cuidar a su extraño grupo de inadaptados y ama cada minuto que pasa con ellos. Se convirtió en un gran vocero para el albergue, motivando a otros a hacerse voluntarios o, al menos, que mantengan bien a sus perros y les pongan microchip.

A sus 67 años de edad, Steve Komure podría ser considerado como un “perro viejo”, pero gracias a su experiencia en el albergue, ha aprendido muchos trucos nuevos.


Estos perros son muy traviesos

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Muchas personas están leyendo La Gran Época más que nunca, pero pueden ser aún más. Comparte este artículo en Facebook y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS