A jubilada argentina le amputan la pierna equivocada y aún peligra su otra pierna

Por Jesús de León
24 de Julio de 2019 Actualizado: 24 de Julio de 2019

Una jubilada a la que le amputaron la pierna equivocada generó un gran escándalo en Argentina por mala praxis médica.

El incidente ocurrió en el Nuevo Sanatorio de Berazategui y la hija de la perjudicada habló en varios medios locales para describir lo sucedido a lo largo de la última semana.

“Todo comenzó la semana pasada. Estaba programada una cirugía para amputarle un dedo de su pie derecho. La cirugía se realizó, fue todo normal, se le sacó la necrosis que había. La devolución fue que el pie seguía comprometido pero que, por el momento, se había determinado amputar solo ese dedo. Eso fue el miércoles pasado”, relató Mayra, en declaraciones al canal TN.

Mayra es la hija de la víctima de 66 años, que sufre de diabetes.

Sin embargo, la infección no se detuvo, y el domingo a la mañana los médicos les dijeron a los familiares que como la infección avanzaba había que amputar la pierna derecha.

La operación se realizó este lunes. Duró entre 45 minutos y una hora y, según la familiar de la jubilada, el responsable de la cirugía fue un traumatólogo de apellido Cardozo, quien le aseguró que todo había salido dentro de lo esperable.

Este le detalló que le habían cortado por encima de la rodilla de la pierna derecha.

“Bajamos a la habitación con mi marido y en un momento él advierte que le habían cortado la otra pierna. Yo le decía ‘no puede ser’. Levanto la sábana, porque mi mamá estaba bajo los efectos de la anestesia, y veo que el miembro que le faltaba era el izquierdo. Inmediatamente salgo corriendo. Voy y toco timbre en el quirófano otra vez”, describió Mayra, de acuerdo con Infobae.

“El doctor Cardozo estaba por volver al quirófano después de darle la devolución a otra familia. Ahí lo agarro y le digo ‘¡¿Qué hiciste?!’. Él estaba muy nervioso. No tenía palabras. No sabía qué decirme. Me decía algo como ‘en la cirugía notamos que en el otro pie, en el talón, había otra infección’, pero repetía cosas sin sentido”, añadió.

Según dijo a Clarín, es el mismo médico que le había amputado el dedo de la pierna afectada. “El pie estaba vendado, había que sacarle esa protección y proceder en esa misma pierna”, precisó Mayra.

También explicó que fue a la recepción del sanatorio para pedir hablar con una autoridad y que, en principio, nadie apareció para dar explicaciones.

Además, la familia solicitó la historia clínica de su madre, donde se corroboraba que la pierna que debía ser amputada era la derecha, sin embargo ese pedido fue denegado.

El martes, la familia presentó en la fiscalía una denuncia contra los médicos responsables de la amputación de su madre.

El Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, informó que se encuentra a disposición de la investigación judicial que actualmente se instruye por la fiscalía con la información necesaria para el desarrollo de la causa.

La fiscal Karina Santolín calificó el delito de “lesiones culposas”, según confirmaron fuentes judiciales a Infobae.

Tras la denuncia de mala praxis la fiscalía decidió allanar el Sanatorio Nuevo de Berazategui.

Al mismo tiempo, la familia de la jubilada mudó a la mujer a otro centro de salud.

Como la infección en la pierna derecha de la jubilada aún persiste la jubilada todavía tendrá que someterse a la amputación a la altura de la rodilla de la pierna derecha.

Delito con condena a prisión

De acuerdo con el medio Clarín, los implicados pueden ser sancionados en virtud del artículo 94 del Código Penal, que establece para las lesiones culposas un máximo de 3 años de prisión.

Sin embargo, los médicos pueden recibir penas mayores: “pueden tener penas de prisión efectivas por las lesiones gravísimas ocasionadas”, explicó a Clarín el abogado Mariano Lizardo.

Es que la pérdida de un miembro está contemplada como uno de los agravantes de las lesiones en el artículo 91, con condenas que van desde 3 a 10 años de prisión. En caso de una condena, el juez también podría disponer la “inhabilitación para ejercer la medicina hasta por el doble de tiempo de la condena”, explicó.

***

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS