A medida que aumentan tasas de suicidio de enfermeros, un nuevo programa está listo para ayudar

Por BRAD JONES
10 de Febrero de 2020
Actualizado: 10 de Febrero de 2020

Los enfermeros corren un riesgo mayor que la población general de suicidarse, concluyeron los investigadores de la UC-San Diego en el primer estudio longitudinal nacional sobre el tema, publicado el 3 de febrero. Los investigadores también dijeron que el programa piloto de la universidad para ayudar a los enfermeros en riesgo ha demostrado ser exitoso y está listo para ser implementado a nivel nacional.

“Los enfermeros están en lo más alto de la escala de agotamiento”, dijo Rachael Accardi, una consejera del programa de prevención de suicidios Healer Education Assessment and Referral (HEAR) de la universidad. Recordó la historia de un enfermero que la llamó, listo para dispararse.

“No tenía ningún apoyo. Estaba pasando por un divorcio”, dijo. Las exigencias de su trabajo de alta presión lo hacían más difícil de sobrellevar.

Los enfermeros están expuestas a la carnicería de accidentes mortales, apuñalamientos y disparos, y tienen un riesgo aún mayor de depresión, dijo. Establecen relaciones con pacientes que a menudo mueren; experimentan más pérdidas y dolor que la mayoría de las personas.

La escasez de enfermeros, sobre todo en California, solo ha aumentado los problemas en el lugar de trabajo. El cuarenta por ciento de los enfermeros tienen niveles de agotamiento que exceden las normas para los trabajadores de la salud, según una serie de conferencias del programa HEAR. La insatisfacción laboral entre los enfermeros es cuatro veces mayor que el promedio de todos los trabajadores de EE. UU., y uno de cada cinco enfermeros de hospital informa que intentó dejar su trabajo en el plazo de un año.

Accardi dijo del enfermero que la llamó: “Sufrió de depresión grave, entre otras cosas. Mi trabajo era asegurarme de que se sintiera escuchado y visto mientras le daba algunas técnicas para regularse para que no pensara que el suicidio era la única opción”.

Cómo ayuda HEAR

HEAR ha ayudado a unos 500 trabajadores de la salud desde su creación en 2009. En 2016, comenzó a examinar a los enfermeros, tratando de detectar problemas a tiempo.

Accardi siente que el estigma en torno a la depresión se está levantando como resultado. “El número de enfermeros que siguen reuniéndose con nosotros en el programa HEAR aumenta cada año. Así que, al menos en mi opinión, eso es un indicio de que el estigma no los está frenando tanto”.

Los consejeros de HEAR utilizan técnicas para estar en el aquí y ahora y ejercicios mentales para ayudar a las enfermeros a concentrarse en lo que tienen delante, en lugar de detenerse en pensamientos dolorosos que podrían arrastrarlas a una espiral descendente.

El programa también conecta a los enfermeros con los psiquiatras para una terapia continua. “Nuestra promesa es que cerraremos esa brecha incluso si hay una lista de espera para entrar con un terapeuta”, dijo Accardi. “Te veremos tantas veces como sea necesario para conseguirte uno”.

Si ese enfermero no se hubiera llamado HEAR, Accardi dijo: “No estoy segura de lo que habría pasado”.

“Verlo ahora en el lado completamente diferente de esto es realmente notable”, dijo.

La Dra. Judy Davidson, autora principal del reciente estudio de la UC-San Diego sobre el suicidio de los enfermeros, dijo en un comunicado de prensa: “Es hora de tomar medidas urgentes para proteger a nuestro personal de enfermería. El programa HEAR está listo para ser replicado a nivel nacional para abordar este riesgo recientemente reconocido entre los enfermeros”.

Opiáceos y armas de fuego

“Las enfermeras han estado en mayor riesgo desde 2005 y los enfermeros desde 2011”, dijo Davidson. “Inesperadamente, los datos no reflejan un aumento en el suicidio, sino que el suicidio de las enfermeras no se ha abordado durante años”.

El estudio, publicado en la revista WORLDviews on Evidence Based-Nursing, encontró que las tasas de suicidio de las enfermeras entre 2005 y 2016 fueron de 10 por cada 100,000, más altas que la tasa entre todas las mujeres de Estados Unidos de 7 por cada 100,000. Las tasas de suicidio entre los enfermeros fueron de 33 por 100,000 en el mismo período, en comparación con una tasa de 27 por 100,000 entre la población masculina en general.

“Los opiáceos y las benzodiazepinas fueron el método de suicidio más utilizado en las mujeres, lo que indica la necesidad de seguir apoyando a las enfermeras en el tratamiento del dolor y los problemas de salud mental”, dijo el coautor Dr. Sidney Zisook en el comunicado. “El uso de armas de fuego fue más común en los enfermeros, y va en aumento en las enfermeras. Dados estos resultados, se necesitan programas de prevención del suicidio”.

Si bien las tasas de mortalidad general están disminuyendo en Estados Unidos, la tasa de suicidios de 13 por cada 100,000 personas está aumentando, según el estudio.

Señales de advertencia

Accardi dijo que las señales de advertencia típicas de que alguien puede ser suicida son los cambios de humor, el aumento de la ansiedad, la depresión, el comportamiento impulsivo, la ira o incluso la rabia. Otras señales de alerta incluyen que alguien regale sus pertenencias o que hable de cómo sería si no existiera.

“Puedes verlo. Su personalidad cambia”, dijo Accardi. “Toda su vida cambia, su perspectiva de la vida se vuelve algo sin propósito”.

Por lo que ella sabe, nadie que haya participado en el programa HEAR desde que comenzaron las pruebas ha muerto por suicidio. “Debido a que somos tan proactivos, nos estamos dando cuenta antes”.

A continuación

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS