A medida que Estados Unidos se ha vuelto más secular, se ha vuelto menos libre

Por Dennis Prager
23 de Septiembre de 2021
Actualizado: 23 de Septiembre de 2021

Comentario

Esto es algo que cualquier persona honesta debe reconocer: A medida que Estados Unidos se ha vuelto más secular, se ha vuelto menos libre.

Los individuos pueden diferir en cuanto a si estos dos hechos están correlacionados, pero ninguna persona honesta puede negar que son hechos.

Me parece indiscutible que están correlacionados. Para negar esto, habría que argumentar que es una mera coincidencia que la libertad de expresión, la mayor de todas las libertades, esté más seriamente amenazada que en cualquier otro momento de la historia de Estados Unidos, mientras que un porcentaje más pequeño que nunca de estadounidenses cree en Dios o asiste regularmente a la iglesia.

Estados Unidos se convirtió en el país más libre del mundo, la dulce tierra de la libertad, el receptor de la Estatua de la Libertad, el país cuya bandera han ondeado a menudo los luchadores por la libertad en todo el mundo. Esta libertad estaba arraigada en la naturaleza profundamente religiosa de sus ideales fundacionales. América fue fundada por individuos centrados en Dios para ser un país centrado en Dios. Las afirmaciones de que los fundadores de Estados Unidos eran en su mayoría deístas y que Estados Unidos se fundó para ser una sociedad secular sin Dios no son ciertas.

Algunos de los fundadores no eran cristianos ortodoxos, es decir, no creían en la Trinidad cristiana ni en la divinidad de Cristo. Pero ninguno de ellos era deísta (con la posible excepción de Jefferson). Los deístas creían en un Dios creador que no solo no estaba involucrado con sus creaciones, sino que ni siquiera las conocía, y mucho menos se preocupaba por ellas. Después de crear el mundo, el Dios de los deístas lo abandonó. El Dios de los deístas era el “Primer Motor” de Aristóteles.

Todos los principales fundadores (de nuevo, con la posible excepción de Jefferson) creían en el Dios de la Biblia que escuchaba la oración, actuaba en la historia, juzgaba a las personas en el más allá, exigía un comportamiento ético y sin el cual la moral no existía objetivamente. Y lo que es más importante, todos ellos creían que para que una república democrática que funcionara no cayera en la tiranía, era necesario vincular la libertad con Dios.

Sea cual sea la opinión de Jefferson sobre Dios, estaba tan influenciado por la Biblia como cualquier otro fundador. Él y Benjamin Franklin propusieron que el gran sello de Estados Unidos representara a Moisés sacando a los judíos de Egipto: Moisés levantando su vara para dividir el mar; el Faraón, en su carro, abrumado por las aguas; y la columna de fuego divina que guiaba a los israelitas por la noche. El lema propuesto para el sello: “La rebelión contra los tiranos es la obediencia a Dios”. Jefferson y Franklin creían que la libertad y la obediencia a Dios eran sinónimos. Sin Dios, no hay libertad.

Los fundadores vinculaban la libertad inextricablemente a Dios. Por eso la inscripción de la Campana de la Libertad es de la Biblia: “Proclamad libertad por toda la tierra a todos sus habitantes”. El versículo procede del Levítico, el tercer libro de la Biblia. Los fundadores conocían su Biblia. La actual generación adulta de estadounidenses es más ignorante de la Biblia que ninguna otra en la historia de Estados Unidos. Y la mayoría de los jóvenes saben aún menos. Sospecho que la mayoría de los estudiantes de Harvard no podrían identificar el Levítico, y mucho menos citar alguno de sus versículos.

Los abolicionistas llamaron a la campana “la campana de la libertad”. Su oposición a la esclavitud se basaba totalmente en la Biblia. Su principio motivador, “Todos los hombres son creados iguales”, provenía de la Biblia. No lo obtuvieron de los antiguos griegos, que se habrían burlado de tal idea.

La libertad está presente en el Antiguo Testamento: La Biblia comienza con la historia de Adán y Eva, una historia sobre la afirmación del hombre de su libertad dada por Dios… libertad incluso para desobedecer a Dios. La historia principal del Antiguo Testamento es el Éxodo, una historia sobre la liberación de los esclavos por parte de Dios.

Para los fundadores, la razón más obvia por la que la libertad dependía de la fe en Dios era que solo si se consideraba a Dios como la fuente de la libertad, los hombres no podían quitarla por derecho. Si los hombres son la fuente de la libertad, los hombres pueden legítimamente retirarla. Esto es precisamente lo que está ocurriendo hoy en día. La libertad está siendo destruida principalmente por aquellos que desprecian la idea de que la libertad viene de Dios.

La regla de que el fin de la religión significa el fin de la libertad no significa que el laicismo no sea un reemplazo bienvenido para las teocracias totalitarias como Irán. Pero eventualmente eso también —un Irán secular— llevaría a la tiranía. Dondequiera que se desvincule a Dios de la libertad, ésta acaba por marchitarse. Cuando el cristianismo murió en Europa, fue sustituido por el fascismo, el nazismo y el comunismo.

La libertad es fundamental en la Biblia. Esto es especialmente evidente en Estados Unidos, que hasta ahora ha vinculado su incomparable compromiso con la libertad a Dios y a la Biblia. Pero la libertad es periférica al izquierdismo. Por eso la libertad en Estados Unidos está amenazada como nunca antes: Los fundamentos sobre los que descansa la libertad —Dios, la Biblia, los valores judeocristianos— están amenazados como nunca antes.

Cada moneda estadounidense lleva dos inscripciones: “En Dios confiamos” y “Libertad”. Todas las generaciones de estadounidenses anteriores a la década de 1960 comprendieron el motivo. La mayoría de los estadounidenses de hoy, incluidos los conservadores seculares, no lo entienden.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS