A pesar de las amenazas, este sheriff aborda el crimen en la frontera de una valiente manera

Por Charlotte Cuthbertson - La Gran Época
14 de Junio de 2019 Actualizado: 08 de Julio de 2019

cartBISBEE, Arizona – Cansado de esperar a que el gobierno federal arregle la frontera, el sheriff Mark Dannels decidió tomar cartas en el asunto. Luego de tener un enfrentamiento personal con un cartel mexicano, su motivación se consolidó para eliminar el crimen de la frontera en su condado.

Hace cinco años, el hijo de Dannels, el oficial de policía de Sierra Vista, Justin Dannels, disparó fatalmente a un hombre presuntamente conectado al cartel de Sinaloa cuando el hombre intentó atropellarlo durante una intervención.

Al día siguiente, Dannels y su hijo recibieron llamadas telefónicas amenazadoras desde México. Luego, los miembros del cartel aparecieron en el patio trasero de su casa a la medianoche.

“Fue un susto terrible. Pero, te diré, si huyes de ellos, no eres mejor que ellos”, dijo Dannels el 5 de mayo.

“En pocas palabras, reflexionamos profundamente sobre lo que estábamos haciendo aquí y esa es una de las razones por las que dijimos: ‘No nos van a amenazar y no van a asustarnos de lo que tenemos que hacer”, dijo. “Esa es una de las razones por las que hemos seguido avanzando”.

En lugar de rendirse, Dannels duplicó su actividad para eliminar los carteles y la delincuencia transfronteriza. El condado de Cochise en el sureste de Arizona es ahora uno de los más seguros de los 31 condados a lo largo de la frontera suroeste. Es una rara historia de éxito en medio de una crisis fronteriza sin precedentes que está abrumando al sistema.

Una señal de advertencia en Carr Canyon de posible contrabando de inmigrantes ilegales en el área, cerca de la frontera de EE.UU. y México en Sierra Vista, Arizona, el 5 de mayo de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

El primer nuevo esfuerzo comenzó en enero de 2017 y la fórmula que adoptó Dannels es simple: colocar cientos de cámaras para detectar a los traficantes y contrabandistas, capturarlos y procesarlos.

“Colocamos nuestras cámaras en áreas donde la Patrulla Fronteriza no iba”, dijo. “Fuimos a las zonas del río, fuimos a las zonas de montaña, fuimos a las zonas desérticas. Y esto se basa en la información de nuestros rancheros y la gente de nuestra comunidad que dice: ‘Tenemos un problema en nuestra propiedad’. Hemos ido a tierras privadas y pusimos esas cámaras estratégicamente en áreas donde ayuda a identificar a los contrabandistas”.

El equipo de la frontera del sheriff, llamado “Equipo de la Región Fronteriza del Sureste de Arizona” (SABRE, por sus siglas en inglés), dirigido por el Sargento. Tim Williams, ha colocado 400 cámaras en el condado hasta el momento. Se estima que para finales de año hayan un estimado de 700 en funcionamiento.

El dinero para las cámaras se obtuvo de donaciones privadas: Dannels se niega a aceptar dinero del gobierno, que viene con una serie de limitaciones, para ampliar el programa.

Sargento Tim Williams de la Oficina del sheriff del Condado de Cochise en Bisbee, Arizona, el 8 de mayo de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

El equipo SABRE realizó una prueba piloto en el terreno del ranchero John Ladd que comparte 17 kms. con la frontera de México, desde el puerto de entrada internacional de Naco hasta el río San Pedro (que se extiende desde México hasta los Estados Unidos).

La línea fronteriza tiene una valla de bolardo heredada de 2006 que contiene varios juegos de compuertas empotradas en su parte inferior que se dejan abiertas desde el 1 de julio hasta el 1 de octubre de cada año. Cuando están abiertas, las puertas dejan cuatro brechas, cada una de aproximadamente 2 metros de alto y 1.8 metros de ancho. La valla se detiene por completo en el río.

“Lo más grande con lo que lidiamos fueron drogas de mochila, paquetes de 20 a 30 kilos en la parte posterior”, dijo Dannels. Dijo que en todo el condado, el rancho de Ladd fue probablemente el más afectado por el contrabando, pero el programa piloto detuvo esto.

“Habían 37 contrabandistas experimentados [en su propiedad] que ahora están en prisión”, dijo Dannels.

Comandante Kenny Bradshaw, de la Oficina del sheriff del Condado de Cochise, junto a las compuertas dentro de la valla fronteriza de EE.UU. y México al oeste de Naco, Arizona, el 8 de mayo de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Al ver el éxito inmediato, el programa continuó expandiéndose y comenzó a funcionar plenamente en agosto de 2017.

Las interdicciones de extranjeros ilegales y drogas aumentaron a medida que las cámaras capturaban más actividad. El equipo de SABRE tiene dos miembros de la Guardia Nacional que miran las cámaras 24/7 y otros dos que analizan las imágenes y las fotos que se capturan.

Algunas tendencias comenzaron a emerger, según Williams. El cártel incrementó significativamente sus operaciones de exploración, se cambiaron las rutas de tráfico de drogas, las mulas de drogas ahora se reclutaban fuera del área local y las rutas de tráfico de drogas se convirtieron en rutas de tráfico de personas.

“Hemos visto más de 2000 extranjeros ilegales en las cámaras, más de 170 mulas de drogas”, dijo Williams. “Lo que estamos viendo de contrabando sigue siendo marihuana a través de la frontera. Dejaron de hacer los trenes largos de 20 personas. Estamos viendo cosas muy pequeñas”.

Dijo que su equipo llevará a cabo la interdicción si se trata de tráfico de drogas; sin embargo, tienen que llamar a la Patrulla Fronteriza para el contrabando de personas, ya que es un problema federal.

La tasa general de captura ha aumentado de aproximadamente 16 por ciento a aproximadamente 60 por ciento. Y con el 100 por ciento de enjuiciamiento por narcotráfico, Dannels dijo que el cartel comenzó a mover sus operaciones de drogas fuera de su condado.

“Si te vemos en la cámara, es una buena posibilidad de que te atrapemos. Y luego irás a la cárcel”, dijo. “Lo que estamos viendo ahora no son muchas drogas, sino gran parte del tráfico de personas, y se lo dejamos a la Patrulla Fronteriza”.

El 2 de abril de 2019, una cámara que se activa por movimiento establecida por la Oficina del sheriff del Condado de Cochise, captura a varios extranjeros ilegales con mochilas grandes. (Cortesía de la Oficina del sheriff del Condado de Cochise)

Una condena sin excepción

Las imágenes de las cámaras brindan pruebas contundentes ante el tribunal, lo que contribuye a la alta tasa de condenas del condado, a la que Dannels acredita al abogado del condado como parte vital del éxito del programa.

Pero Dannels dijo que ha resistido muchas críticas al respecto, especialmente cuando comenzó a encarcelar a menores.

El cartel utilizaba a los jóvenes para el contrabando de drogas, principalmente a través del puerto de entrada en Naco, sabiendo que el gobierno federal no los enjuiciaría.

“No es que no puedan, solo que no lo hacen. No tienen los recursos, ni la voluntad o lo que sea”, dijo Dannels. “Así que ahora tenemos un programa donde dijimos que los enjuiciaríamos. Cualquier joven entre los 14 a 17 años, los enjuiciamos a todos. Los de 14 a 17 años son considerados como adultos para el contrabando, y van a la cárcel por dos años”.

El puerto de entrada en el límite internacional de EE.UU. y México en Naco, Arizona, el 4 de mayo de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Dannels dijo que tardó aproximadamente un año en casi eliminar el problema. “Pasamos de uno o dos menores en prisión preventiva acusados de contrabando, a 36 por día”, dijo.

“Recibí mucha crítica por eso: ‘Estás encerrando a niños’. El consular se enojó conmigo. Todos se enojaron conmigo: ‘Esto nos está costando mucho dinero’. Les dije: ‘Cóbrenselo al cartel'”.

“Ahora volvimos a uno o dos [al día] de nuevo. Yo digo que están más seguros en mis manos que en las del cartel. Al menos tienen educación, salud, consejería, una vida estructurada. Todos están en nuestra prisión en este momento, por lo que saldrán pronto. Será interesante ver cuál es el resultado. No lo sé aún… Esperemos que encuentren una vida mejor”.

La mayoría de los jóvenes encarcelados son ciudadanos mexicanos, pero algunos son ciudadanos estadounidenses, dijo.

“Ahora, [los cárteles] están usando jóvenes para el contrabando de personas y no puedo hacer nada al respecto [porque] la inmigración es algo federal”, dijo.

El 16 de marzo de 2017, una cámara que se activa por movimiento establecida por la Oficina del sheriff del Condado de Cochise, captura a varios extranjeros ilegales con mochilas grandes. (Cortesía de la Oficina del sheriff del Condado de Cochise)

El único alivio en 30 años

El condado de Cochise comparte 134 kilómetros de la frontera con México y está junto a Nuevo México. Este condado es uno de los tres que se encuentran dentro del Sector de la Patrulla Fronteriza de Tucson de 422 kilómetros, que abarca la mayor parte de la frontera de Arizona con México, desde Nuevo México hasta la línea del condado de Yuma. Los otros dos condados son Pima y Santa Cruz.

Ladd es un ranchero que está muy agradecido con los esfuerzos del equipo SABRE.

“Este es el único alivio que hemos tenido contra las drogas en 30 años”, dijo Ladd el 9 de mayo. “No hemos tenido drogas en este rancho desde hace… un año; en febrero, fue el último. Y eso nunca ha sucedido antes. [Los] hombres en ese equipo SABRE han cerrado completamente este corredor de drogas”.

La familia de Ladd ha criado la tierra por 123 años. “Estuvimos aquí antes de la frontera”, dijo.

Es uno de los cerca de 30 rancheros de la frontera con los que el equipo SABRE trabaja en estrecha colaboración, incluso dándoles radios policiales para llamar directamente al despacho si es necesario.

John Ladd en su rancho en la frontera de EE.UU. y México en el condado de Cochise, Arizona, el 9 de mayo de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

“En los últimos 30 años, la inmigración ilegal ha afectado la forma en que trabajamos, afectó mi sustento, mi vida personal, todo lo demás. Nos ocupamos de ello todos los días”, dijo Ladd.

Puertas abiertas y cercas rotas son solo uno de los principales problemas causados ​​por la inmigración ilegal y el contrabando de drogas.

“Hemos perdido millones de galones de agua en nuestro sistema de riego, cuando rompen las tuberías tratando de beber un sorbo y luego lo dejan correr”, dijo Ladd. “Nos han asaltado; todo lo que hemos poseído ha sido robado al menos una vez”.

Dijo que pasa el 50 por ciento de su tiempo revisando cercas, puertas y agua.

“No debería tener que hacer eso todos los días. He dejado de arreglar todas las cercas interiores y solo reviso la cerca perimetral, mantengo el ganado fuera de la carretera o en México. Esa es toda mi tarea, mantenerlos en el rancho”, dijo.

No poder tener cercas interiores ha aumentado sus costos, ya que no puede criar selectivamente su mejor ganado. Todos sus toros tienen que ser de grado superior, y no puede mantener las vacas en pastizales separados.

Dijo que el volumen máximo de inmigrantes ilegales que cruzaron su tierra fue durante la década de 1995 al 2005.

“Estaban capturando un promedio de 300 por día solo en nuestro rancho, durante 10 años”, dijo. “[Luego, en 2016,] cuando Trump fue elegido, simplemente se detuvo de la noche a la mañana. Y fue la amenaza de lo que dijo que iba a hacer. Les tomó [a los cárteles] un año darse cuenta de lo que Trump estaba diciendo era inaplicable porque el Congreso no apoyará a Trump. Así que regresaron de nuevo”.

Ladd estima que recibe alrededor de 10 a 12 extranjeros ilegales en su tierra por día, y dice que la Patrulla Fronteriza captura alrededor del 50 por ciento de ellos.

“Y eso es mejor de lo que solía ser. Solían atrapar a uno de cada seis”, dijo. “No sé de ningún solicitante de asilo. Estoy seguro de que pueden haber algunos. Pero son hombres jóvenes, centroamericanos, y si están legítimamente trabajando o están buscando algo más, trabajando para el cartel en los Estados Unidos, eso no lo sé”.

El 17 de febrero de 2017, una cámara que se activa por movimiento establecida por la Oficina del sheriff del Condado de Cochise, captura a un inmigrante ilegal camuflado en ropa y zapatos de alfombra. (Cortesía de la Oficina del sheriff del Condado de Cochise)

Ladd dijo que los inmigrantes ilegales que él ve usan equipos completos de camuflaje, así como zapatos de alfombra para eliminar sus huellas. “Todos tienen celulares. Es muy sofisticado”, dijo.

“La frontera ya no se trata de inmigración, se trata de contrabando. Y el contrabando se transforma en poder y dinero. Cuando digo que la frontera tiene que ver con el contrabando, el dinero y el poder, el Congreso está justo en medio de eso, porque [ellos] no quieren dañar la mano de obra barata. Las grandes corporaciones americanas se está haciendo ricos con el trato, pagando a todos por debajo de la mesa”.

Ladd dijo que el Congreso podría solucionar fácilmente el problema. “Queremos que venga gente, pero no podemos tener esta gran invasión con personas que no tenemos idea de lo que son”, dijo.

Una fórmula para copiar

Dannels se siente orgulloso del éxito de su condado hasta el momento y alienta a otros sheriffs a copiar la fórmula. También lo ha compartido con el Departamento de Seguridad Nacional, del cual forma parte del consejo asesor.

“Lo más importante que tenemos en el Condado de Cochise es la voluntad y la acción para respaldarlo”, dijo. “Es decir… cuando ves a personas con miedo de salir de sus hogares, ves a gente violentada a manos del cartel… ¡Al diablo con eso! Vamos a ir tras ellos. Tenemos que hacer algo diferente. Me lo tomo en serio. Si espero que Washington DC, lo arregle, estaré en problemas. Y no estoy en contra de ellos; se mueven como caracoles”.

Dannels dijo que aunque las estadísticas muestran una disminución en el crimen en su condado en respuesta al programa, está más orgulloso de los comentarios que recibe de los rancheros y residentes.

“Los rancheros, los agricultores y los ciudadanos que viven en las áreas rurales que han sido impactados en los últimos 25 años, les dirán que es lo mejor que se ha hecho en casi 30 años. Esa es la mejor tarjeta de calificaciones que uno puede tener”, dijo.

“Esto no lo politizamos. La política no tiene nada que ver en lo policial. No nos importa cuál sea tu afiliación política, nos importa cómo podemos mejorar la calidad de vida para los ciudadanos del Condado de Cochise. Y lo hicimos.

“Tienes que establecer tu determinación, tomar acción y no mirar hacia atrás”.

***

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS