A pesar de las contundentes derrotas, se espera que Sanders siga en carrera

Por MATTHEW VADUM
12 de Marzo de 2020
Actualizado: 12 de Marzo de 2020

Las recientes exhibiciones débiles en estados clave quieren decir que el autodenominado “socialista democrático”, Bernie Sanders que busca la nominación presidencial del Partido Demócrata 2020 está condenado, dijeron observadores políticos a The Epoch Times, a pesar de que el candidato mismo promete permanecer en la carrera.

En un evento televisado el 11 de marzo después de una casi aniquilación la noche anterior, el favorito por entonces dijo que su campaña “continúa ganando a la gran mayoría de los jóvenes”.

“Si bien nuestra campaña ha ganado el debate ideológico, estamos perdiendo el debate sobre la elegibilidad”, dijo, en referencia al aparente éxito electoral de su oponente, el exvicepresidente Joe Biden . “Esto es lo que creen hoy millones de demócratas e independientes”.

Un correo electrónico de recaudación de fondos enviado por su campaña la tarde del 11 de marzo afirmó que “una gran mayoría del pueblo estadounidense apoya nuestra agenda progresista” y está “profundamente preocupado por los grotescos niveles de desigualdad de ingresos y riqueza en este país”. La gente “comprende que necesitamos transformar nuestro sistema de justicia penal e inmigración roto y racista”.

Sanders no renunciará porque es un político orientado a la causa y dedicado a una ideología política, según profesionales políticos.

“Creo que tiene que quedarse, no importa cuánto lo amenace el DNC para dejarlo”, dijo Art Harman, exdirector legislativo de un congresista republicano de Texas. “Sus seguidores gritarían si abandona la carrera”.

“Bernie dirige más que una campaña, es una cruzada. No defraudará a su gente, pero irá a la convención y luchará por problemas de plataforma, reglas y concesiones para poder reclamar victorias y relevancia—y obtener toda la cobertura de los medios que no obtendría como candidato retirado”.

Moderados asustados

Dado el cambio de fortuna de Sanders, muchos comentaristas ahora se refieren a Biden como el “presunto candidato” del partido contra el presidente Donald Trump, un republicano elegido en 2016.

El consenso entre los expertos parece ser que después de las desastrosas manifestaciones electorales de Sanders de las últimas dos semanas, su campaña está lista para el basurero de la historia. Aunque Sanders, un maestro en recaudar dinero de pequeños donantes, tiene mucho efectivo a mano, se ha vuelto casi imposible para él recuperarse de las recientes elecciones electorales, dicen.

El senador independiente de la carrera quijotesca de Vermont parece haber comenzado a desintegrarse después de que sus demostraciones fuertes en las primeras primarias en los estados de Iowa, New Hampshire y Nevada pusieran atención masiva en sus políticas socialistas de extrema izquierda y su firme insistencia en defender los sistemas autoritarios de países como la Cuba comunista. Sanders incluso llevó a su esposa de luna de miel a la Unión Soviética en el apogeo de la Guerra Fría, un hecho que se ha repetido con frecuencia en los medios de comunicación.

En otras palabras, las fuentes dicen que Sanders ahuyentó a los votantes moderados.

El exalcalde de Nueva York Mike Bloomberg, quien desde entonces abandonó la carrera, criticó el llamado socialismo democrático que Sanders apoya en un debate televisado el 19 de febrero, comparándolo con el “comunismo”, que dijo que “simplemente no funcionó”.

El mismo mes, el consultor de campaña demócrata de alto perfil James Carville llamó a Sanders un “comunista” y predijo el “fin de los días” si los demócratas hicieran de Sanders su abanderado, comparándolo con Jeremy Corbyn, el líder radical del Partido Laborista británico, cuyo partido sufrió una humillante derrota en las urnas el 12 de diciembre.

Al momento de escribir esto, el cómputo de AP le daba a Joe Biden 860 delegados en comparación con los 710 de Sanders y los 2 de Tulsi Gabbard. Los candidatos que abandonaron la carrera, en gran medida bajo la presión del DNC, obtuvieron 164 delegados en total. Para ganar la nominación, se requieren 1991.

Motivó a los jóvenes

Sanders se fortaleció al comienzo del ciclo electoral en Iowa y New Hampshire. La “Cumbre Bernie”, como algunos la llamaron, ocurrió el 22 de febrero cuando Sanders logró 24 delegados en Nevada en comparación con los 9 de Biden.

Biden se había jactado de que Carolina del Sur era su “cortafuegos” que lo mantendría en la carrera. El 29 de febrero ganó 39 delegados allí, en comparación con 15 para Sanders. El “Supermartes” del 3 de marzo, Biden logró 14 estados, en comparación con los 4 de Sanders. Los resultados del 10 de marzo rozaron la sal en las heridas de Sanders, ya que Biden ganó 4 de 6 estados, en comparación con 1 de Sanders. La carrera en el estado de Washington no estaba resuelta al momento de escribir este artículo.

Muchos estados ricos en delegados aún no han votado, pero es demasiado difícil para Sanders recuperarse de pérdidas devastadoras, dijeron fuentes a The Epoch Times.

Joel Griffith, investigador de la Fundación Heritage, dijo que la adhesión de Sanders al socialismo fue su ruina.

“La mayoría de los votantes no aceptarán a alguien que adopte ideas demostrablemente probadas que suprimen la prosperidad y las oportunidades. A lo largo de su larga carrera, Bernie Sanders ha pedido que se derogue todo nuestro sistema económico —uno basado en la propiedad privada y la libertad individual y la elección personal”.

“Esto incluyó la nacionalización de los sectores de energía, salud y banca. Cuando se corrió la voz sobre el verdadero costo de estos grandes planes —y cómo los ricos solos no podían cubrir los costos—  su fortuna política se desvaneció”.

Maria Simpson, una agente demócrata en Virginia, tenía sentimientos encontrados sobre la carrera de Sanders.

“Sanders ha terminado, pero pasará un tiempo antes de que se retire porque es quien es”, dijo.

Su campaña hizo algo positivo al motivar a “los jóvenes que están enfermos del status quo (la misma situación)”.

“El socialismo sigue siendo una mala palabra en este país a pesar de que la atención médica militar y el seguro de automóvil privado sin culpa se administran de manera muy similar”, dijo Simpson. “Todos pagan, independientemente, y luego, cuando sucede algo malo, los pagos se desembolsan a las personas afectadas”.

Simpson dijo que Biden, y Sanders hasta cierto punto, han recibido un pase gratuito a expensas de las candidatas.

“Tenga en cuenta que si Elizabeth Warren hubiera lanzado improperios, amenazas y fragmentos de sentencias, como lo hace Biden, o si hubiera aparecido desaliñada y desarreglada mientras despotricaba, como lo hace Sanders, nunca habría puesto un pie en un escenario de debate nacional”.

Ni la oficina del Senado de Sanders ni su campaña respondieron a las solicitudes de comentarios.

 

Descubra

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS