A sus 26 años da la vuelta al mundo durante 7 años caminando, cruzó 35 países y usó 45 pares de tenis

Por Anna Mason
01 de Julio de 2022 3:02 PM Actualizado: 01 de Julio de 2022 3:02 PM

Un joven de Nueva Jersey acaba de pasar los últimos siete años dando la vuelta al mundo. Tom Turcich, de 33 años, ha atravesado 35 países y ha usado 45 pares de tenis. Cuando nos encontramos con él, acababa de cruzar el puente de San Luis, en Misuri, en la recta final.

Caminando bajo una ligera lluvia, Turcich contó a The Epoch Times algunas de sus interminables aventuras desde que salió de la casa que compartía con sus padres y su hermana en un suburbio de Nueva Jersey. También compartió algunas fotos (del hemisferio occidental principalmente) de sus viajes.

“Me asaltaron a punta de cuchillo en Ciudad de Panamá, y a punta de pistola en Turquía, donde pensaron que era un terrorista”, dijo. “Pero mi trato con la gente ha sido casi todo bueno. Me han ayudado mucho, me han dado comida y agua al lado de la carretera, y me han traído para cenar, o por la noche para refugiarme”.

Savannah y Turcich juntos en la carretera. (Cortesía de Tom Turcich)

La travesía de Turcich comenzó el día antes de su 26º cumpleaños. Desde su casa caminó hasta Texas, y siguió caminando, hasta llegar a Ciudad de Panamá en el primer año. Aunque pueda parecer una decisión espontánea, fueron necesarios ocho años de trabajo, ahorro y pago de préstamos estudiantiles antes de que pudiera ponerse en marcha.

La motivación para su largo viaje surgió cuando aún era un adolescente. El fallecimiento repentino de una amiga cercana en un accidente, cuando él tenía 17 años y ella 16, cambió la perspectiva de Turcich.

“Me di cuenta de que podía irme igual de rápido y de que tenía que aprovechar mi vida al máximo”, dice. “Quería aventuras, quería ver el mundo, y dar la vuelta al mundo a pie parecía resolverlo”.

Descendiendo del Paso de Jama, Argentina.(Cortesía de Tom Turcich)
Primera vista del lago Atitlán, Guatemala. (Cortesía de Tom Turcich)

Más tarde, consiguiendo el patrocinio de una empresa llamada Philadelphia Sign —cuyo propietario Turcich conoce desde el instituto — pudo hacerlo realidad. Después de Ciudad de Panamá, caminó hasta Colombia y Uruguay, y luego siguió pasando los años caminando por Europa y el norte de África. De Túnez pasó a Italia, a lo largo del Adriático a Turquía, y luego a través de Turquía a Georgia y Azerbaiyán.

Cuando se produjo la pandemia, se quedó atrapado en Azerbaiyán durante un tiempo, y más tarde volvió a casa para vacunarse contra COVID. También regresó a casa en otras dos ocasiones: una para la Navidad de 2016 y otra para recuperarse de una desagradable infección bacteriana que contrajo en Europa.

Estar de vuelta en Jersey también le permitió resolver el papeleo de viaje de la querida compañera que encontró en su ruta ese primer año. Savannah, una retriever, era solo un cachorro desaliñado cuando la adoptó en su ruta por Texas y tuvo que empujarla en un carro. Ahora, calcula que ha recorrido unas 25,000 millas a su lado.

Primer día de paseo con Savannah. (Cortesía de Tom Turcich)
Tom Turcich y Savannah en la costa de El Salvador. (Cortesía de Tom Turcich)

Recorrer aproximadamente 28,000 a pie ha ampliado infinitamente su comprensión del mundo.

“Antes de partir, había estado en un par de países, pero me había limitado a crecer en los suburbios de Nueva Jersey”, dijo Turcich. “Ahora, después de haber viajado durante tanto tiempo, tengo una idea mucho más clara de cómo la historia y la cultura pueden influir en un lugar, y de cómo la geografía puede influir en un país y encaminarle hacia un determinado rumbo. Además, no importa el país; la gente es gente en todas partes. Y la mayoría de la gente es buena”.

La naturaleza meditativa de la caminata también le ha dado a Turcich mucho tiempo para reflexionar.

“Me ha aportado mucha paz y autoconocimiento”, dijo.

Mirando hacia abajo en Bogotá, Colombia. (Cortesía de Tom Turcich)
Navegando en kayak en la Antártida. (Cortesía de Tom Turcich)

En el último tramo, con menos de 1000 millas por delante, Turcich preveía que le quedaban unos dos meses más de marcha. Se alegra de haber donado un dólar por milla al fondo de becas de un amigo, y él mismo recibe donaciones de seguidores a través de Patreon.

Después de haber pasado años durmiendo en una tienda de campaña que llevaba con Savannah, ¿estaba deseando tener su propia cama? ¿Extrañaría la vida en la carretera?

“Oh, no, no, ya he terminado”, dijo. “Estoy listo para terminar esto  — he estado aquí mucho tiempo. Y es genial. Hay una enorme satisfacción en mis días, porque estoy al aire libre, estoy haciendo ejercicio, y tengo este propósito muy inmediato de caminar hasta aquí. Así que los días, en cierto modo, son muy gratificantes.

Durante un viaje de ida y vuelta a Machu Picchu desde Lima.(Cortesía de Tom Turcich)
A 15,000 pies, Parque Los Flamencos, Chile. (Cortesía de Tom Turcich)

“Pero, al mismo tiempo, ya he estado haciendo esto durante bastante tiempo. Estoy listo para ver a mis amigos y a mi familia y dormir con un techo sobre mi cabeza cada noche”.

Lo primero que hará cuando aterrice en casa, dijo, es sentarse a tomar una cerveza. Su familia tiene una casa en la playa, así que planea pasar el verano allí para relajarse. En algún momento, tiene la intención de escribir un libro sobre sus extraordinarios viajes, después de haber reclamado el título de ser la décima persona registrada en dar la vuelta al mundo a pie.

“Seguro que voy a escribir unas memorias”, añadió. “Quería ver el mundo para entenderlo un poco mejor”.

Los compañeros acampados. (Cortesía de Tom Turcich)
La primera mañana de vuelta a casa con la familia: (I-D) Tom, Catherine, Tom y Lexi Turcich. (Cortesía de Tom Turcich)

“Por supuesto, me dio pena no poder entrar en Kazajstán, Mongolia o Australia debido a las restricciones de COVID; estaban en mi ruta original. Pero creo que lo he hecho bastante bien y estoy muy satisfecho de cómo ha salido”.

En cuanto a Savannah, la “cachorra callejera con sarna” que encontró en Texas, nunca supo que se convertiría en la primera perra en dar oficialmente la vuelta al mundo.

Más fotos de los siete años de viaje de Turcich y Savannah:

Relajándose en Panamá. (Cortesía de Tom Turcich)
Una noche en el desierto de Atacama, Chile. (Cortesía de Tom Turcich)
Sabana al amanecer en el lago Atitlán, Guatemala. (Cortesía de Tom Turcich)
Camino vacío en el desierto del norte de Perú.(Cortesía de Tom Turcich)
El dúo en México. (Cortesía de Tom Turcich)
Alpacas en Argentina, cerca de Purmamarca. (Cortesía de Tom Turcich)
Calor seco, sol fuerte en Perú. (Cortesía de Tom Turcich)
Savanah en la sierra de Ecuador. (Cortesía de Tom Turcich)
Los compañeros disfrutan de la vista. (Cortesía de Tom Turcich)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.