A un año de protestas sociales nicaragüenses se vuelcan a las calles en memoria de las víctimas

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
19 de Abril de 2019 Actualizado: 19 de Abril de 2019

A un año de iniciadas las protestas sociales en Nicaragua un 18 de abril de 2017  multitudes de nicaragüenses en diferentes ciudades y sectores se volcaron a las calles en los últimes tres días.

Por las calles se escuchó cantar “Sí se pudo”, y “muchos feligreses lanzaron confeti azul y blanco, cantaron el himno nacional y recordaron a las cientos de víctimas de las protestas, durante el vía crucis de este Viernes Santo”, informó El Nuevo Diario.

Se observaron numerosas pancartas, algunas de ellas con los letreros “Prohibido Olvidar” la masacre ocurrida por parte del régimen de Daniel Ortega con una represión que suma 325 muertes según la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH), entre ellas 24 niñas, niños y adolescentes, y más de 2,000 heridos.

La policía nacional insistió en una breve declaración el miércoles por la noche de que no hubo incidentes ni arrestos pero se reportan decenas de personas detenidas desaparecidas informó la agencia Reuters.

El grupo Team denunció a través de las redes sociales el secuestro de Margine Isabel Espinoza, Isayana Martínez, Carlos y Cris Judo Noguera Soto, mientras “participaban en actividades contra la dictadura”, cerca de la Upoli.

Además la CIDH informó en un mensaje de Twitter que “tomó conocimiento de un operativo policial montado esta mañana en Bluefields, frente a radio La Costeñísima, con asedio e intimidación al periodista Sergio León, su director. Para CIDH, respetar la libertad de expresión y la labor periodística en Nicaragua es urgente”.

En este año de represión más de 70 periodistas y trabajadores de medios, por dar a conocer los hechos,”se vieron forzados al exilio”, dijo la CIDH.

Durante las protestas las familias además reclamaron y denunciaron los cerca de 500 personas que continúan privadas de libertad, 300 profesionales de la salud despedidos; 144 estudiantes expulsados.

La siguiente es la imagen de uno de los jóvenes que aún no vuelve a casa.

“Hace un año Nicaragua abrió los ojos. Hoy recordamos cómo el acto de violencia, represión y violación de derechos humanos más grande de los últimos años, nos arrebató a cientos de nicaragüenses que luchaban por un país justo y democrático. Por eso tenemos prohibido olvidar”, destacó un mensaje de El Nuevo Diario.

El día de hoy los manifestantes se unieron a la marcha del Via Crucis pancartas azul y blanco.

En Madrid, España, los nicaragüenses exiliados instalaron un altar junto al visto Rubén Darío, en memoria de las víctimas de la represión de la dictadura orteguista.

De acuerdo con ACNUR, alrededor de 62.000 personas nicaragüenses han huido a países vecinos. De ellos 55.000 están en Costa Rica.

A través de la Organización de Estados Americanos (OEA), la CIDH señaló que “lamenta que, a un año de iniciada la crisis, en Nicaragua se mantenga la imposición de un estado policial y de grave deterioro institucional. Persiste la represión estatal y una estrategia dirigida a acallar las voces disidentes”.

La Comisionada Esmeralda Arosemena, Presidenta de la Comisión resaltó la actitud de las familias en defensa de las personas detenidas. “Durante este tiempo ha sido admirable la perseverancia de las familias de las personas asesinadas en las protestas, de las familias de las personas que permanecen detenidas y de las organizaciones de la sociedad civil que las acompañan para la obtención de verdad, justicia y reparación. Su liderazgo y valentía constituyen el motor de nuestro acompañamiento”.

La Comisionada Antonia Urrejola, Relatora para Nicaragua, señaló: “reiteramos nuestro compromiso para continuar acompañando sus demandas, y en este sentido, recordamos que cualquier solución a la crisis coherente con el derecho internacional de los derechos humanos debe colocar a las víctimas como su prioridad”.

El pasado 27 de febrero, la Comisión Interamericana dijo que reconoció el inicio de los trabajos de la Mesa de Negociación, desarrollados entre el Gobierno y la Alianza Cívica para la Justicia y la Democracia,

***

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal.

TE RECOMENDAMOS