ABC violaría su propio código de práctica en su cobertura, dice portavoz de Falun Gong

Por VICTORIA KELLY-CLARK
21 de Julio de 2020 12:51 PM Actualizado: 21 de Julio de 2020 12:51 PM

La presidenta de la Asociación de Falun Dafa de Australia (FDAA) escribió una carta a la Corporación Australiana de Radiodifusión (ABC) en la que dice estar “profundamente preocupada” por las “acusaciones imprudentes, engañosas y sin fundamento” publicadas por la emisora pública en un comunicado de prensa y en el tráiler de un próximo episodio de Foreign Correspondent titulado “El poder de Falun Gong”.

En una carta fechada el 18 de julio, obtenida por The Epoch Times y ahora publicada en línea, la presidenta de la FDAA, Dra. Lucy Zhao, dice que la reputación de Falun Gong puede ser “dañada” por el programa de la ABC y solicitó una reunión urgente con los productores y ejecutivos de ABC para exponer las preocupaciones del grupo.

Zhao afirma que el programa podría contravenir “las políticas de ABC sobre el discurso del odio y el trauma incitando el odio y la hostilidad inmerecidos hacia los miembros de una minoría religiosa”.

En particular, Zhao señaló que ABC tiene la intención de publicar la historia un día después del 21, el aniversario de la represión del Partido Comunista Chino (PCC) contra los seguidores de Falun Gong en China.

“La fecha de la emisión prevista es digna de mención: El 20 de julio marca el comienzo de la persecución nacional del PCCh contra Falun Gong en China. Los únicos dos grupos que le dan importancia a este aniversario son el Partido Comunista Chino y Falun Gong”, dijo Zhao.

“Que ABC emitiera este documental para coincidir con el 21 aniversario de la persecución a la práctica muestra que los reporteros y editores involucrados en este programa parecen creer que no merecemos dignidad ni respeto”, agregó.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica espiritual de tradición budista, cuyos adherentes aprenden a vivir según los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Fue presentada por primera vez al público en China en 1992 por su fundador, el Sr. Li Hongzhi. Se difundió rápidamente, sobre todo de boca en boca, y para 1999 una encuesta del gobierno se estimó que entre 70 y 100 millones de personas la practicaban en todo el país.

Creyendo que la popularidad de la práctica espiritual era una amenaza a su poder y a la ideología atea del Partido Comunista, el entonces líder del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, ordenó que la práctica fuera erradicada el 20 de julio de 1999. Desde ese momento millones de chinos fueron blanco del régimen; miles de ellos han sido o son objeto de detenciones arbitrarias, reeducación forzosa, tortura o han sido asesinados por sus órganos vitales.

El 20 de julio, el Centro de Información de Falun Dafa publicó una declaración conjunta firmada por más de 600 legisladores de 30 países —incluidos más de 20 políticos australianos— en la que se pedía al régimen chino que pusiera fin a la persecución de Falun Gong, y se reconocía el sufrimiento de 21 años de sus adherentes en China.

Código de práctica de ABC

Zhao cree que los planes de emitir el programa un día después del aniversario de la represión del régimen chino contraviene el código de práctica de la ABC (pdf), que establece que la emisora nunca debe “perjudicar u ofender gratuitamente” y debe “evitar el uso injustificado de estereotipos o contenidos discriminatorios que puedan interpretarse razonablemente como condonación o fomento de prejuicios”.

“Si el comunicado de prensa difundido sobre el próximo documental es del todo representativo, el documental claramente no cumple con estas normas”, añade Zhao.

“Una emisora pública tiene el deber moral de tratar sus temas de una manera abierta, justa, equilibrada y precisa. Este deber es aún más importante cuando se informa sobre un grupo minoritario ya vulnerable y perseguido, para evitar causar un daño indebido o exacerbar la marginación del grupo”, dice la carta.

El 21 de julio, el informe de la ABC fue tomado y reportado por la oficina 610 del Partido Comunista Chino (PCCh). La oficina 610, llamada así por la fecha de su creación el 10 de junio de 1999, es una fuerza policial secreta que fue establecida con el único propósito de erradicar a Falun Gong. La oficina dependía entonces directamente del líder Jiang Zemin y se convirtió en la principal arma del régimen en su lucha contra los seguidores.

ABC tergiversa opiniones de Falun Gong sobre homosexualidad y raza

El comunicado de prensa de ABC afirmó que Falun Gong enseña puntos de vista intolerantes, racistas y homofóbicos, afirmaciones que Zhao niega.

“Falun Gong no prohíbe a los individuos de cualquier orientación sexual o identidad de género practicar la disciplina, ni promueve o aprueba el odio o la discriminación basada en la raza, la orientación sexual o la identidad”, explica Zhao en la carta.

Por el contrario, escribió Zhao, las enseñanzas de Falun Gong enfatizan que todas las personas deben ser tratadas por igual, con tolerancia y compasión. A su vez añadió que los individuos atraídos por el mismo sexo que están entre la comunidad de practicantes no son tratados de manera diferente a los demás.

“Además, Falun Gong no busca imponer sus preceptos éticos a nadie”, añadió.

En cambio, le preocupa que el comunicado de prensa y el trailer de la ABC sean “engañosos, imprudentes y divisorios” y puedan exponer a los practicantes de Falun Gong que son gays o birraciales a una “angustia innecesaria”.

“También cabe señalar que una proporción importante de los adeptos de Falun Gong en Occidente pertenecen a familias mestizas. Esta realidad sobre la comunidad de Falun Gong no puede ser reconciliada con la afirmación de discriminación o intolerancia hacia las personas de raza mixta”, escribió Zhao.

Denuncias sobre ser contrarios a la medicina

El documento también denuncia que el tráiler de Foreign Correspondent de la ABC acusa a los practicantes de Falun Gong de negarse a recibir tratamiento médico, lo que según Zhao es totalmente infundado.

“Falun Gong no tiene prohibiciones para buscar tratamiento médico, y la comunidad de Falun Gong no aplica la presión social para desalentar a los individuos a buscar tratamiento médico. Por el contrario, sus enseñanzas establecen que los hospitales y la medicina occidental pueden ser eficaces en el tratamiento de las enfermedades y que las personas que padecen enfermedades graves deben buscar atención médica”, señaló Zhao.

Zhao escribió que los eruditos e investigadores habían realizado “un extenso trabajo de campo” en la comunidad religiosa y confirmó que “el grupo no prohíbe a los practicantes tomar la medicina ni aplica la presión social con ese fin”, dijo.

“También refutan las afirmaciones de que Falun Gong ejerce un control ‘similar al de una secta’ sobre los practicantes individuales”, continuó.

Zhao señaló que la forma en que un individuo interpreta las enseñanzas de Falun Gong y la forma en que elige aplicarlas en su vida, depende totalmente de ellos.

The Epoch Times se acercó a la ABC para hacer un comentario, pero la emisora no respondió.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


¿Sabía?

Desde el 20 de julio de 1999 el comunismo chino lucha por eliminar 100 millones de personas

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.