Existosa abogada mexicana pierde el rumbo: ahora cuenta cómo recuperó su salud y transformó su vida

Por Blanca Téllez - La Gran Época
23 de Mayo de 2020
Actualizado: 25 de Mayo de 2020

Una abogada mexicana que había alcanzado el éxito profesional, vio su salud deteriorarse cada vez más en un momento clave de su vida. Llegó a tal extremo que sus relaciones familiares estaban en el punto más bajo y comenzó a tener problemas en el trabajo. Pero su vida cambio cuando conoció un sistema para la mejora integral que le permitió recuperar la salud, a su familia y su trabajo como litigante.

En una entrevista para The Epoch Times, Angélica Romero, de 61 años, madre de 3 hijos, relata cómo pudo transformar y mejorar su vida, convirtiéndose en una nueva persona.

Angélica nació en el Estado de México, desde joven vivió y se condujo en su vida cotidiana con rectitud, tuvo una carrera exitosa y varios puestos importantes hasta llegar a ocupar el cargo de juez. Sin embargo, en cierto momento cedió a sus convicciones atraída por el interés personal, ocasionando problemas en su trabajo, en su familia y, con el tiempo, desarrolló varias enfermedades.

Perdiendo el rumbo

Aunque Angélica formó con su esposo, su hijo y sus dos hijas una familia aparentemente feliz, además de contar con un trabajo exitoso, su vida comenzó a girar en una dirección que jamás deseó.

Angélica Romero con su hija Karla. (Cortesía de Angélica Romero)

Los conflictos con su esposo y sus hijas aumentaban, al punto en que las peleas y agresiones se volvieron el trato cotidiano: “Era una persona muy agresiva con mis hijas y tenía muchos problemas con mi marido”, dijo. Los problemas conyugales la hacían sufrir y reaccionaba con “mucha agresividad y reclamos” que solo empeoraban su relación matrimonial y el trato hacia sus hijas adolescentes.

A los conflictos familiares se añadían los graves problemas de salud que Angélica padecía a sus 50 años. “Me habían detectado osteoporosis en la columna y me dolía mucho”, recuerda. Además de sufrir artritis, problemas en los senos e incluso le tuvieron que quitar la matriz.

El ambiente de la abogacía fue el escenario perfecto para involucrarse en conflictos de intereses que pusieron a prueba su carácter dentro de un ambiente complicado y corrupto. Aunque Angélica siempre vivió en base a valores y principios rectos, cedió ante los beneficios económicos. “Llegó un momento en que me decidí más por la cuestión económica y eso me hizo caer en una situación inconveniente”, dijo. “Me corrompí”.

Angélica ascendió en su carrera como abogada hasta convertirse en juez, pero el ambiente de corrupción y beneficios económicos la hizo perder la firmeza en sus valores. (Cortesía de Angélica Romero)

Una de las faltas cometidas en su trabajo la llevó a mudarse de ciudad y abandonó su profesión. El rumbo negativo que tomaba su vida la afectó emocionalmente, y dada la situación personal complicada que vivía en ese momento, cayó en depresión. En tal estado, llegó a pensar en poner fin a todo lo que estaba padeciendo: “Incluso tuve la intención de quitarme la vida”, comentó.

Tiempo después tuvo que ser operada para retirarle la matriz y durante la dolorosa recuperación, su médico le recomendó algo que sería la vía para encontrar lo que necesitaba y que cambiaría su vida completamente.

Encontrando lo que siempre buscó

Gracias a la recomendación de su médico, Angélica decidió comenzar a practicar yoga. Después de un tiempo, ella conoció un antiguo sistema de qigong chino tras acepar la invitación de su antigua instructora de yoga: “Ella nos habló de unos ejercicios que nos podían ayudar aún más: los ejercicios de Falun Dafa”.

“Desde el primer momento en que hice los ejercicios de Falun Dafa me sentí bien y a partir de ahí no dejé de hacerlos, me gustaron mucho”, recordó.

“Falun Dafa es una práctica avanzada de autocultivación de la escuela Buda”, menciona  su sitio web. Se practica siguiendo los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia para la mejora del carácter moral y un juego de ejercicios que permiten la mejora del cuerpo físico.

La base de la práctica es Zhuan Falun, un libro que ha sido traducido a 45 idiomas. Cuando Angélica lo conoció, comenzó a leerlo y empezó a descubrir las respuestas que surgieron a lo largo de su vida. “Leí el libro y me entusiasmé mucho porque me respondió muchas dudas y todas las preguntas que tenía: ¿Quién soy, de dónde vengo, qué hago aquí, qué es la vida?”, recordó.

Con los ejercicios, el estudio de Zhuan Falun y la aplicación de los principios de la milenaria disciplina, Angélica comenzó a experimentar grandes cambios que han mejorado su vida, transformando en positivo los aspectos problemáticos que la agobiaban y la estaban destruyendo.

Recuperando la salud

Angélica aprendió a identificar la responsabilidad propia en sus conflictos familiares y a considerar primero a los demás con benevolencia y tolerancia, así comenzó a enfrentar positivamente las situaciones difíciles y su carácter mejoró. “Me sentía tranquila, ya no alzaba la voz, la agresividad se me fue quitando, me fue cambiando el carácter”, compartió. “Mi mejoramiento ha sido enorme”.

La mejora de su carácter repercutió en la recuperación de su salud, liberándose de las enfermedades que padecía: “Se me han ido enderezando mis dedos deformados por la artritis”, compartió.

Hasta su visión mejoró: “Desde los 20 años tuve astigmatismo y miopía; aunque usaba lentes muy gruesos, mi visión era cada vez peor. Después de leer Zhuan Falun, empecé a ver sin lentes y ahora veo, leo, manejo sin lentes…, incluso puedo ver letras pequeñitas”.

Angélica comentó emocionada: “Ya no tengo nada, todo se me quitó”, y explicó cómo ha obtenido la salud física: “Falun Dafa me está ayudando a purificar mi cuerpo”.

“En la salud mental, la práctica también me ha ayudado mucho. Ya no tengo esos pensamientos que tenía antes, ya no tengo la agresividad de antes”, mencionó.

Además, reconoce cómo mejoraron sus relaciones familiares después de conocer y seguir los principios de Falun Dafa.

Regresando a la armonía familiar y rectitud profesional

“Con el estudio de Zhuan Falun he aprendido que no tengo porqué sentirme agredida, con mi esposo, ya no peleo, ya no hay reclamos de mi parte. Ahora [a mi esposo] lo considero y lo atiendo mejor”, dijo Angélica.

En este renovado ambiente familiar, ella observa los beneficios que su cambio interior ha traído a su vida familiar pues su esposo “también ha mejorado su salud, sobre todo en su salud psicológica”.

Asimismo. la relación con sus hijas cambió. “Ya no hay peleas en casa, ahora soy feliz con mis hijas”, agregó.

Motivada por los cambios positivos en su madre, incluso una de sus 2 hijas también comenzó a practicar Falun Dafa.

La abogada Angélica busca seguir en su vida diaria las enseñanzas del libro Zhuan Falun. (Cortesía: Angélica Romero)
La abogada Angélica busca seguir en su vida diaria las enseñanzas del libro Zhuan Falun, la guía principal de la disciplina Falun Dafa. (Cortesía de Angélica Romero)

Con la ayuda de los principios de Falun Dafa, Angélica recuperó el trato correcto con los clientes al poder discernir con claridad lo que es correcto y las situaciones de riesgo en caso contrario. “Hay gente que se escuda o dice: ‘Ayúdeme porque me están quitando esto’, cuando a lo mejor no es así. Como ya me tocó algo así, tengo que dar un paso atrás y decir ‘no’”, explicó.

“Al principio esto me creaba conflicto, porque son usuales las mentiras, pero ya tengo claro que no tengo que guiarme por las mentiras, que tengo que hablar solo con la verdad. A la gente que acude a mí, le hablo con la verdad y estas situaciones ya no me crean conflicto”, añadió.

Angélica relató que en una ocasión un cliente le dijo: “‘Me quiero quedar con tanto’. Entonces le dije: ‘No señor, usted tiene que compartir en proporción’. Ahora ya no me convencen (…). Tengo mi línea y sobre esa línea, la línea que nos ha dado Falun Dafa, ya no dudo sobre cómo conducirme y el ejercicio de mi profesión, ya no me crea conflicto”, dijo.

Una gran bendición

Por la nueva senda que ha tomado su vida, esta abogada reconoce: “La práctica de Falun Dafa me cambió mucho, es una gran bendición”.

20 de julio CDMX
Angélica (izquierda, segunda fila) , su hija Karla (derecha, primera fila) y otros practicantes de Falun Dafa en México piden el fin de la brutal persecución iniciada hace más de 20 años por el régimen comunista chino. (Cortesía de Asociación de Falun Dafa en México)

Angélica quiere que la disciplina que tanto ha mejorado su vida y se practica en más de 100 países beneficie a más personas, por lo que participa como voluntaria en la demostración de los ejercicios y en la difusión de la petición para el fin de la injusta persecución a Falun Dafa por parte del régimen comunista en China, que continúa desde hace más de 20 años, por la que han perdido la vida millones de practicantes inocentes, mientras que millones aún son perseguidos, encarcelados y torturados por sus creencias.

Habiendo experimentado tantas mejoras en su vida y porque considera que puede ayudar a prevenir los males de la sociedad, concluye diciendo: “¡Falun Dafa es una disciplina maravillosa!”.

Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) es un sistema de autocultivación para el mejoramiento personal basado en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Fue presentado al público por el Sr. Li Hongzhi en 1992 en China. Aunque actualmente lo practican más de 100 millones de personas en 114 países, este sistema de meditación ha sido objeto de una brutal persecución en China desde 1999. Para más información, por favor visite: falundafa.org y faluninfo.net.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


También podría interesarte:

¿Lo sabías?

El libro chino más traducido en la historia se lee en más de 40 idiomas pero está prohibido en China

[/epoch_video]

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS