Abogados que representan a empleados de United Airlines impugnan orden de vacunación del Lab. Oak Ridge

Por Matt McGregor
16 de Octubre de 2021
Actualizado: 16 de Octubre de 2021

El bufete de abogados que representa a los demandantes de United Airlines representa ahora a los empleados del Laboratorio Nacional de Oak Ridge que fueron puestos en licencia no remunerada tras solicitar la exención religiosa.

El laboratorio de investigación está gestionado por la Universidad de Tennessee-Battelle (UT-Battelle), una empresa sin ánimo de lucro creada para gestionar el centro patrocinado por el Departamento de Energía de EE.UU., que cuenta con 5500 empleados.

Los abogados del bufete Schaerr Jaffee LLP, con sede en el Distrito de Columbia, presentaron el 12 de octubre una demanda colectiva en la que impugnaban lo que, según ellos, eran “acciones discriminatorias de UT-Battelle derivadas de la negativa de la empresa a conceder cualquier adaptación religiosa o médica razonable para su orden de vacunación COVID-19”.

En agosto, UT-Battelle inició su orden de vacunación.

Aunque la empresa permite que los empleados presenten solicitudes de exención en virtud de la Ley de Derechos Civiles de 1964 y de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades, posteriormente comunicó a unos 140 empleados que se les concedería una licencia no remunerada a partir del 15 de octubre, a pesar de haber aprobado la exención.

“Dificultades indebidas”

Leon Workman, ingeniero de sistemas Linux de UT-Battelle, había revelado previamente un correo electrónico del 22 de septiembre en el que el director de recursos humanos de la empresa decía que las adaptaciones para las exenciones causarían “dificultades indebidas” a la empresa.

“Al evaluar su solicitud, UT-Battelle llegó a la conclusión de que la única adaptación razonable que podemos ofrecerle, sin que suponga una dificultad indebida, es permitirle seguir siendo un empleado de UT-Battelle, pero sin acceso al campus, proporcionándole una licencia no remunerada”, dijo Zahn en el correo electrónico.

“Usted puede optar por designar el uso del tiempo de vacaciones antes de comenzar su licencia no remunerada, pero si no lo hace, su licencia no remunerada comenzará el 16 de octubre si decide permanecer sin vacunar”.

Un escenario de perder-perder

Según la empresa en un comunicado, se trataba de elegir entre perder la profesión o renunciar a las creencias religiosas y a la salud.

“Esas opciones no son ni legales ni razonables, y los demandantes representan a una clase más amplia de empleados que presentan una demanda de derechos civiles para impugnar el hecho de que UT-Battelle no haya llevado a cabo un proceso de adaptación razonable”, declaró el bufete.

La política de “vacunación o no” de la empresa va en contra de la ciencia médica, dijo el bufete de abogados.

“Esto es especialmente cierto en el caso de los empleados que pueden trabajar a distancia y que lo han hecho con éxito hasta la fecha, ya que esas personas no están físicamente en los mismos espacios que otros empleados y, por tanto, suponen un riesgo nulo de contraer o transmitir COVID-19 cuando se trata de sus compañeros de trabajo”.

Mark Paoletta, socio del bufete que es el abogado principal del caso, dijo en el comunicado de prensa que el caso es “sobre la protección de los derechos de los empleados trabajadores y sinceros del Laboratorio Nacional de Oak Ridge, que están siendo víctimas de la orden opresiva de su empresa al obligarlos a violar su fe religiosa, o perder su trabajo. Nadie debería tener que hacer esa terrible elección en Estados Unidos”.

United Airlines

Un juez federal ordenó el martes a United Airlines que no pusiera a los trabajadores que buscan una exención a la orden de vacunación COVID-19 de la compañía en licencia no remunerada.

La decisión temporal fue emitida por el juez de distrito Mark Pittman para que los trabajadores que solicitaron una exención no se vean indebidamente perjudicados antes de que pueda escuchar los argumentos orales en el caso.

En septiembre, bajo la amenaza de una orden de restricción temporal, la empresa dijo que United Airlines acordó suspender temporalmente su orden de vacunación hasta el 15 de octubre para los empleados que presentaron exenciones religiosas o médicas.

“Nos complace que, bajo la amenaza de una orden de restricción temporal, United Airlines haya pospuesto su despiadado e ilegal orden de vacunación, que impondría a aproximadamente 2000 empleados la desmesurada elección de violar su fe religiosa, violar las órdenes de sus médicos o, esencialmente, perder su trabajo”, dijo Paoletta.

En nombre de los demandantes de UT-Battelle, el bufete pidió al Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito Este de Tennessee que impidiera que la empresa los despidiera de forma efectiva y que UT-Battelle les concediera “ajustes razonables” “permitiéndoles el derecho a ejercer su fe y preservar su salud mientras están empleados”.

UT-Battelle no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Con información de Zachary Strieber, Mimi Nguyen Ly y Jack Philips.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS