Abolir el FBI

Por Dinesh D'Souza
03 de Mayo de 2021
Actualizado: 03 de Mayo de 2021

Opinión

Durante mucho tiempo, el FBI se erigió como el admirable símbolo de una agencia policial del gobierno que persigue implacablemente a los malos y aplica neutralmente las leyes. Ese es el FBI de la película “Los intocables”, en donde el agente especial Eliot Ness dirige a su abnegado equipo de agentes armados a una heroica batalla contra las fuerzas del crimen organizado.

Pues bien, olvídense de Los intocables. Es evidente que el FBI actual se corrompió desde su cúpula. Se trata de un proceso que parece haber comenzado bajo el presidente Barack Obama, perduró durante los años del presidente Donald Trump y ahora alcanzó su desafortunado nadir bajo el presidente Joe Biden. Es hora de que los conservadores y los republicanos comiencen a pensar en deshacerse del FBI.

Quiero destacar dos conjuntos de episodios contrastantes que nos dan una vista de lo sesgada y partidista que se ha vuelto esta agencia que antes era respetada. Contrasta el trato que el FBI les dio a los activistas el 6 de enero con el que les dio a los manifestantes de Antifa y Black Lives Matter.

El FBI persiguió implacablemente a los manifestantes del 6 de enero, en muchos casos enfrentándose a los partidarios de Trump que simplemente estaban en Washington en ese momento, o que se encontraban en la manifestación del centro comercial pero que no participaron en la entrada al Capitolio.

Los que fueron detenidos han sido tratados como terroristas domésticos, capturados en redadas con armas de fuego, a pesar de que los cargos contra la mayoría de ellos son poco más que el allanamiento de morada o la entrada en una instalación gubernamental sin el debido permiso.

Los delincuentes no violentos recibieron el mismo trato brutal que los violentos y hasta el día de hoy, el FBI difunde imágenes —una abuela por aquí y un adolescente por allá— en las que pide al público que les ayude a localizar a los individuos aún en libertad que tuvieron algo que ver, cualquier cosa, con los acontecimientos del 6 de enero.

Contrasta este esfuerzo concentrado con el enfoque indiferente, incluso desinteresado, del FBI hacia los activistas de Antifa y Black Lives Matter. A lo largo de muchos meses, esos activistas han demostrado ser mucho más violentos. Ellos asesinaron a varias personas, en contraste con los activistas de Trump que no mataron a nadie. (La única persona asesinada el 6 de enero fue Ashli Babbitt, una simpatizante de Trump a la que un policía del Capitolio le disparó en el cuello).

Ellos saquearon negocios, quemaron iglesias, agredieron a policías, atacaron y acosaron a ciudadanos comunes que comían en restaurantes o hacían su vida normal, y todo con impunidad. Sin redadas del FBI, sin detenciones sistemáticas, sin difusión de imágenes de “Se Busca” en las redes sociales.

Ahora, paso a mi segundo contraste: la reciente redada del FBI en la casa y la oficina de Rudy Giuliani, a la vez que no ha habido ninguna redada en la casa o la oficina del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Comenzando por Giuliani: la justificación aparente de la redada era buscar pruebas de que Giuliani violó la Ley de Registro de Agentes Extranjeros.

Sin embargo, Giuliani señaló en una declaración difundida por su abogado que él se ofreció a sentarse con el FBI y el Departamento de Justicia (DOJ) de Biden para demostrarles, para su satisfacción, que no ocurrió ninguna violación de la ley.

Además, Giuliani lleva varios meses ofreciendo al FBI pruebas claras, corroboradas por textos y correos electrónicos, de que Hunter Biden no solo no se había registrado como agente extranjero, sino que también estaba supuestamente implicado en pornografía infantil, blanqueo de dinero y una intrincada trama de la familia Biden para vender su acceso político a cambio de millones de dólares en beneficio personal.

Tanto el FBI como el Departamento de Justicia no mostraron interés en nada de eso. En consecuencia, Giuliani parece tener justificación al concluir que la conducta de la agencia es un “claro ejemplo de un doble estándar corrupto”: “Uno para los demócratas de alto nivel cuyos delitos flagrantes son ignorados, como Hillary Clinton, Hunter Biden y Joe Biden” y otro muy distinto para “los republicanos que son destacados partidarios y defensores del presidente Trump”.

Giuliani reveló además que el FBI y el Departamento de Justicia obtuvieron, a fines de 2019, acceso a su base de datos de correos electrónicos sin notificarlo. Esto significa que mientras Giuliani asesoraba a su cliente, Donald Trump, durante el proceso de impeachment —una relación totalmente protegida por el privilegio abogado-cliente— el FBI violó la ley mientras supuestamente investigaba las posibles violaciones de la ley de Giuliani y Trump.

Aquí, de nuevo, la extrema diligencia del FBI al ir tras Giuliani puede contrastarse con la inacción del FBI en el caso de Cuomo. Cuomo está actualmente involucrado en dos escándalos distintos, uno en el que están implicadas múltiples mujeres que le acusan de acoso sexual y otro en el que está implicado directamente en un plan de encubrimiento para ocultar la magnitud de las muertes en hogares de ancianos, causadas por sus propias políticas.

Según The New York Times, el gobierno de Cuomo fue mucho más culpable de lo que se sabía al no contabilizar deliberadamente las muertes en residencias de ancianos durante un periodo de cinco meses. Recordemos que estas muertes no tenían por qué producirse. A instancias de la administración Trump, la Marina de los Estados Unidos envió el buque hospital Comfort a Nueva York para aceptar a los pacientes que no tuvieran coronavirus y así disminuir la carga de los hospitales neoyorquinos.

Sin embargo, Cuomo rechazó el barco para fastidiar a la administración Trump y, en su lugar, ordenó a las residencias de ancianos de Nueva York que aceptaran el exceso de pacientes con COVID-19, contribuyendo a la propagación del virus entre la población vulnerable de los hogares de ancianos y causando así miles de muertes innecesarias.

Luego, cuando el gobierno de Trump preguntó sobre los datos de los hogares de ancianos en Nueva York, Cuomo instruyó a sus funcionarios de salud del estado, incluido el Comisionado de Salud, Howard Zucker, para que no dieran a conocer el verdadero número de muertes al gobierno federal, a los funcionarios del estado o al público en general. Cuomo también suprimió un documento de investigación que revelaba los datos y bloqueó el envío de dos cartas del departamento de Zucker a los legisladores estatales.

Mientras que el delito de Giuliani sigue sin estar claro, Cuomo es culpable de evidentes abusos de poder, acciones que no solo han llevado a la gente a la tumba, sino que también equivalen, en un sentido estadístico, a “ocultar los cadáveres”. Una vez más, el FBI no aparece por ninguna parte, y la razón de su ausencia parece ser que Cuomo es un gobernador demócrata que aparentemente goza de inmunidad en lo que respecta al FBI de hoy y al DOJ de Biden.

Ya es bastante. Cuando la justicia ya no implica la aplicación neutral o igualitaria de las leyes, deja de ser justicia. Me doy cuenta, por supuesto, de que no habrá ninguna reforma del FBI bajo Biden. Por lo tanto, insto encarecidamente al Partido Republicano a que haga de la abolición del FBI —cerrando la agencia y luego reconstruyéndose desde cero— como las disposiciones clave de sus campañas tanto en 2022 como en 2024.

Dinesh D’Souza es autor, cineasta y presentador diario del podcast Dinesh D’Souza.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS