“Aborta” era la recomendación del médico cada semana pero ella se negó y rezó por un milagro

Por CELESTE ARMENTA - LA GRAN ÉPOCA
28 de Agosto de 2019 Actualizado: 29 de Agosto de 2019

El proceso del embarazo puede ser una grata experiencia, más allá de las náuseas y los mareos propios de la primera etapa. Pero para una madre cuyo bebé corre riesgos ya desde el vientre y la sentencia de los médicos es “aborto”, se convierte en una lucha física, mental y espiritual por la vida.

El matrimonio Kate y Bobby Mckinney viven en George West, Texas, junto a sus  tres hijas y el nuevo integrante de la familia, Bobby. El pasado 2 de febrero decidieron hacer pública su dura experiencia de embarazo con el último de sus hijos.

En marzo de 2018 la pareja se dio cuenta que iban a ser padres por tercera vez, pero no lo compartieron inmediatamente debido a que meses atrás Kate había tenido un aborto espontáneo. Sin embargo, ellos estaban felices por la noticia y la compartieron pasado el primer trimestre, escribió  Kate en una carta abierta que publicó en su Facebook.

En la semana 16 ya estaban listos para saber el sexo del bebé cuando su mundo se derrumbó.

[/epoch_social_embed]

Después de recibir la grata noticia de que al fin llegaba un niño a la familia, el médico los envió con un especialista para corroborar una anomalía que detectó en el bebé: higroma quístico, una malformación del sistema linfático que deviene en un quiste con fluido en la parte trasera del cuello y puede causar malformaciones; en casos graves puede crecer más que el feto. En pocas palabras, no podría sobrevivir y era mejor terminar el embarazo ese mismo día.

Por la cabeza de Kate solo había un recuerdo en ese momento: 10 años atrás ya había pasado por esa situación, cuando en el embarazo de sus gemelas, Emma y Ella, había solo un 32,8 por ciento de probabilidad que las niñas nacieran vivas. De igual manera, la animaron a interrumpir el embarazo, pero en su momento también se negó, reportó Lifesitenews.

Informada de todos los riesgos de continuar el embarazo, que eran grandes, Kate tomó la decisión de traer al mundo a su bebé.

“En el consultorio de un médico, donde parecía que estaban repartiendo paletas y abortos”, entró una enfermera que, al ver su estado emocional, puso su mano en su brazo y mirándola a los ojos le dijo: “solo ten fe, nada es demasiado grande para Dios”, relató Kate en su publicación.

La enfermera se llamaba Whitney, y aunque Kate fue paciente frecuente del hospital, nunca la volvió a ver. “Ella fue mi ángel ese día”, recordó Kate.

A partir de ese día, Kate asistió semanalmente para revisar el proceso del embarazo y medir el quiste, y en cada cita le sugerían que aborte, incluso más de una vez. Ante el panorama “nosotros rezamos un montón”, aseguró Kate.

En especial, una noche antes de la revisión en la semana 26, Kate y su familia rezaron por un milagro. Pero en la sonografía que se hacía de rutina, Kate notó que no se había medido el higroma quístico, algo estaba pasando.

Pasaron 5 eternos minutos, antes que Kate recibiera la noticia: ya no había quiste para medir… ¡se había esfumado!

“No estoy segura de quién parecía más sorprendida, tuve que repetir la noticia varias veces porque no podía creer lo que estaba saliendo de su boca”, recordó Kate.

Y aún después del nacimiento del pequeño Bobby, los médicos todavía no lo podían creer, así que le hicieron todas las pruebas posibles para tratar de descubrir algo que estuviera mal en él. Todo lo que pudieron encontrar fue un soplo de corazón muy común que se esperaba desaparezca por sí mismo.

Y así fue, el pasado 3 de julio Kate publicó una actualización compartiendo que su pequeño había sido dado de alta por el cardiólogo. ¡Su corazón ya trabaja al 100!

“Al bebé que se le dio un 0 por ciento de probabilidad de supervivencia está aquí y saludable”, dijo la feliz mamá.

“Qué testimonio tan increíble eres capaz de gritar desde los tejados. El Plan de los Dioses supera cada prueba, diagnóstico o incluso comprensión”, comentó un usuario de Facebook con emoción.

“Esta historia me da escalofríos cada vez que lo leo! Dios tiene grandes planes para ese chico tuyo!”, profetizó otro usuario.

Indudablemente, la firmeza de esta madre y el respaldo de su familia fueron clave para perseverar en lo que ella cree: “Yo elijo la vida. Ayer, hoy y mañana”.

Una pareja registra toda la gestación de sus bebes mellizos

¿Conoces a alguien que haya pasado por una experiencia similar? ¿Habías pensado que esto podría sucederle a alguien cercano a ti? Si te pareció interesante este artículo y crees que puede ayudar a alguien más, por favor, comparte en tus redes sociales para que este mensaje llegue a más personas.

 

TE RECOMENDAMOS