Abuela mexicana es la nueva sensación en YouTube con su canal de manualidades

31 de Marzo de 2016 Actualizado: 31 de Marzo de 2016

La mexicana Yolanda Soto López, una inmigrante de 55 años que vive en California, empezó su canal bilingüe de YouTube en el que enseña a tejer, coser y hacer manualidades como un pasatiempo y ahora tiene más de medio millón de suscriptores.

Hace cuatro años, cuando era instructora de tejido para un grupo de mujeres de su iglesia, una de sus compañeras le sugirió filmar un vídeo y subirlo con los consejos a la plataforma de esa red social, para que de esta manera, las alumnas pudieran seguir las explicaciones con mayor facilidad.

No obstante, cual fue su sorpresa cuando descubrió que los vídeos no fueron vistos únicamente por sus alumnas, sino por miles de personas más que se enamoraron de sus diseños y estilo para enseñar.

Al principio, los vídeos eran muy básicos tomados por la misma cámara de la computadora y sin editar, pero conforme empezó a obtener más seguidores, los mismos usuarios le hicieron sugerencias de cómo editar sus presentaciones para que fueran más llamativas.

Fue así como nació su canal bilingüe “All Crafts Channel” (El canal de todas las manualidades), que creó el 25 de enero de 2009, y actualmente cuenta con más de 600 vídeos, seguidos por 390.956 suscriptores y vistos en total por casi 72 millones de personas.

Tiempo después de iniciar su canal, YouTube la invitó a su programa de usuarios que reciben anuncios por los cuales se quedan con un porcentaje del ingreso.

Su primer cheque fue de 19 centavos, según comentó, pero un año después los ingresos llegaron a ser de hasta 35 mil dólares, cifra que hoy en día está muy superada.

“Yo no lo empecé pensando en que fuera a ser un canal grande, solamente era para compartir con otras personas”, declaró a Efe la hija de inmigrantes mexicanos, quien aprendió esta habilidad desde temprana edad con sus tías y su madre.

La hispana publica cada semana dos vídeos, uno en inglés los miércoles y otro en español los viernes.

En una recámara de su casa dispuso dos mesas, una que equipó con luces y una cámara que le permite hacer tomas cerradas a sus manos, y otra donde tiene la computadora en donde ella misma edita los vídeos antes de publicarlos.

Recientemente, acondicionó otro espacio de su casa con una mesa más amplia y mejor iluminación que le permitirá dar cursos de tejido en línea a bajo costo.

Soto López anotó que cuando empezó sus seguidores eran personas adultas, pero poco a poco, sus vídeos fueron atrayendo la atención de los “millenials”, quien ahora son su principal base de suscriptores.

“Me escriben y me dicen que les encanta mi voz, que se imaginan que su tía o abuelita les está enseñando”, comentó la vídeobloguera.

“El tejido es ahorita muy popular con los jóvenes y me da mucho gusto verlo, porque siento que así no se va a perder esta forma de arte”, detalló.

Pese a todos estos indicadores, no fue hasta que acudió a la convención de Craft & Hobby Association (CHA) en Anaheim, California, cuando se percató del alcance de su canal de YouTube.

En dicho evento, decenas de personas se le acercaron para pedirle fotografías y los directivos dentro de dicha industria sabían quién era ella, recordó la mexicana.

Fue precisamente en esta convención, desde donde salió también la oportunidad de publicar dos libros con consejos de crochet y tejido.

La mexicana confesó que una de sus principales satisfacciones, es cuando recibe mensajes de mujeres que han seguido sus técnicas y las han utilizado para algo de provecho.

“Me escribió una señora de Guadalajara (México), que con lo que aprendió ella hizo unas gorritas y bufandas, las pudo vender y en un mes ya había sacado para pagar lo del agua, la luz y el gas”, contó Soto López, quien dijo recibir diariamente alrededor de 10 mil mensajes, ya sean en correos electrónicos o comentarios en sus vídeos.

Su esposo, Abel López, uno de sus primeros suscriptores, la ha apoyado durante todo el proceso y se dijo orgulloso de los logros de su esposa, quien empezó en una plataforma que prácticamente desconocía.

“Es interesante, yo no sabía lo que era (YouTube) hasta que ella me dijo”, recuerda López, un bombero retirado. “Ella siempre tuvo una visión grande”.

Ahora, Yolanda Soto López, madre de dos y abuela de seis, es una “YouTuber” de tiempo completo, y tras haber encontrado la fórmula para sobresalir en esta red social, ahora quiere motivar a otros para que ellos también se animen a compartir sus conocimientos con el mundo.

TE RECOMENDAMOS