Abuelitos cumplen 60 años de matrimonio y siguen igual de enamorados: “Hay que poner a Dios primero”

Por Louise Chambers
21 de Noviembre de 2022 2:15 PM Actualizado: 21 de Noviembre de 2022 2:15 PM

Una pareja de Florida que se conoció en 7º curso y que siempre ha dado prioridad a Dios acaba de celebrar su 60º aniversario de boda, y siguen tan enamorados como siempre. Su historia de amor es un testimonio de un matrimonio feliz basado en la fe, la unión y el perdón.

Arthur Brown, de 82 años, veterano del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU., y su esposa Karen Brown, de 80 años, asistente administrativa jubilada, son ambos supervivientes del cáncer y verdaderos patriotas que están agradecidos por su bendecida vida familiar. Originarios de Teaneck, Nueva Jersey, ahora viven en Orlando, Florida, su hogar desde hace 35 años.

“Nos casamos en West Point tres días después de la graduación, el 9 de junio de 1962. No quería precipitarme, así que esperamos tres días”, dijo Arthur a The Epoch Times, bromeando.

Karen y Arthur Brown se casaron el 9 de junio de 1962. La pareja se conoció el Día de la Recordación de 1957. (Cortesía de Sydney Brown)

La pareja celebró 60 años juntos en el 80º cumpleaños de Karen en febrero, convirtiendo el día especial en una reunión familiar en una casa de vacaciones en Holland, Michigan.

Su nieta de 21 años, Sydney, que vive en la ciudad de Nueva York, compartió el video de los tortolitos soplando las velas en TikTok, con el siguiente pie de foto: “Siguen tan enamorados como siempre.” El video se volvió viral.

“¡Poppy sigue coqueteando con Gammy!”. dijo Sydney a The Epoch Times. “Mientras soplan las velas para pedir un deseo, Poppy dice que desea otros 100 años y luego la besa; todo el mundo dice que todas las parejas deberían hacer eso, incluso 60 años después”.

“A la gente le encanta que su amor siga tan vivo, y son una gran inspiración para mí. Fue una locura; alguien de su iglesia vio el video y lo comentó, luego un montón de gente respondió… es un testimonio de su amor, de cómo sirven a todos en su comunidad, lo cual [es] tan grande”.

Arthur, que ha pasado 24 años en el ejército, se define como un “súper patriota”. Su mujer dice que su “sangre corre roja, blanca y azul”. (Cortesía de Sydney Brown)
El secreto de la pareja para un matrimonio feliz ha sido poner a Dios en primer lugar, no irse nunca a la cama enfadado y preocuparse de verdad por los demás. (Cortesía de Sydney Brown)

Ya sean personas que han perdido a sus abuelos u otras, muchos se sienten inspirados por el amor de Arthur y Karen. Algunos incluso se sienten motivados a ser “más solidarios” en sus propias relaciones.

Karen tenía solo 14 años cuando vio a Arthur por primera vez. El hermano de Arthur era su compañero de clase y, después de 12 meses, presentó a la pareja el Día de la Recordación de 1957. Arthur tenía 17 años.

En los años cincuenta no era habitual que las chicas pidieran una cita a los chicos, dice Karen, pero se armó de valor para invitar a Arthur al baile anual de su hermandad en Nueva Jersey y a una comida al aire libre. Arthur sugirió que se conocieran antes.

“Fuimos al autocine”, recuerda Karen. “Probablemente me quedé dormida en el momento en que empezó la película… Acababa de pasar una gripe. El coche arrancó y le dije: ‘Lo siento mucho’. Él me respondió: ‘Sé que has estado enferma’. Pensé, qué tipo tan agradable”.

La pareja nunca ha tenido “grandes desacuerdos” y cree que una relación sólida se construye en base a lo bien que uno sirve y apoya al otro. (Cortesía de Sydney Brown)

Karen se matriculó en el Katharine Gibbs College de Nueva York, cerca de su casa, y consiguió un trabajo como asistente administrativa en el departamento de viajes de la revista Time. Arthur le propuso matrimonio con un “precioso diamante” delante de sus padres, hermanas y abuela.

“De hecho, se declaró en casa de mis padres, que fue el lugar más maravilloso y memorable”, dijo Karen. “Los dos venimos de unos padres maravillosos. Hemos sido bendecidos”.

La pareja se casó y, después de que Arthur completara el entrenamiento de los Airborne Rangers, se trasladaron a Fort Campbell, Kentucky, donde dieron la bienvenida a una hija. Dos hijos nacieron en Ohio. Arthur sirvió en Tailandia y Vietnam antes de regresar a West Point para realizar un curso avanzado de ingeniería y, finalmente, un puesto de profesor. Karen fue presidenta del Club de Esposas durante dos años.

El amor de la pareja se profundizó con el paso del tiempo, y nunca dejaron de sorprenderse mutuamente.

Arthur cuenta una anécdota: “[Karen] escribió un poema sobre mí antes de que la conociera. Su mejor amiga me lo enseñó, pero no me enseñó quién lo había escrito, así que lo olvidé enseguida. Diez años más tarde, cinco años después de que nos casáramos, oí que [Karen] le contaba a alguien el poema que había escrito sobre mí y le dije: ‘¿Tú escribiste ese poema? Vaya cómo es eso'”.

(Cortesía de Sydney Brown)

Arthur pasó 24 años en el ejército, durante los cuales su familia se mudó 23 veces. En 1986, dejó el Ejército por una oportunidad única en la Compañía Walt Disney.

Arthur dijo: “Llegó un tipo que acababa de despedir a su director de proyectos para Pleasure Island. Me llamó y me dijo: ‘Tengo una oferta para ti. Piénsalo, reza por ello. Te llamaré en dos semanas’. Hice números y decidí ir a por ello. Así conseguí 23 años en Disney”.

A lo largo de dos décadas, Arthur participó en el diseño y la construcción de todos los parques temáticos de Disney, de las zonas traseras y de los complejos turísticos. Se retiró después de que se le diagnosticara un cáncer de próstata y una enfermedad debida a la exposición al Agente Naranja. Karen también es una superviviente del cáncer; luchó contra el cáncer de colon y ahora lleva siete años en remisión.

Con seis décadas de feliz matrimonio a sus espaldas, Arthur y Karen afirman que la clave de la armonía es muy sencilla: ser los mejores amigos, poner a Dios en primer lugar, confiar, perdonar y no irse nunca a la cama enfadados.


(Cortesía de Sydney Brown)

Karen dice: “Hay que ser los mejores amigos primero, hay que poner a Dios primero. Siempre me ha gustado servir con el ejemplo. Cuando haces el bien, te suben las endorfinas del bien, que es como Dios lo hizo… nuestros cuatro hijos y sus cuatro cónyuges se sirven mutuamente, se aman, son grandes ejemplos para sus hijos”.

“Las dos palabras más importantes son: ‘¡Sí, querida! Simplemente nos servimos el uno al otro, nos preocupamos de verdad por el otro, y hacemos todo lo que podemos para que el otro esté más cómodo, más feliz”, dijo Arthur.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.