¿Acciones de Trump harán subir los precios del petróleo?

El aumento de las tensiones con EE.UU. es una distracción bienvenida para una economía iraní en colapso y una creciente inestabilidad interna.
Por James Gorrie
09 de Enero de 2020 6:34 PM Actualizado: 09 de Enero de 2020 6:34 PM

Comentario

¿El ataque del presidente Donald Trump al alto líder iraní hará que los precios del petróleo se disparen?

Las sanciones de la administración Trump sobre la venta de petróleo y otras sanciones ya han llevado a la debilitada economía de Irán a caer aún más en la recesión. Si se añade a estos problemas los precios relativamente baratos del petróleo debido en parte a la ascensión de Estados Unidos al liderazgo mundial en la producción petrolera, Irán ha visto su economía en una espiral descendente aunada al aumento de los disturbios civiles.

Pero el golpe del presidente Trump al general iraní Qassem Soleimani, líder de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) de Irán, que fue designada como organización terrorista en abril de 2019, añadió una dimensión completamente nueva al cálculo estratégico de Medio Oriente tanto para Estados Unidos como para los iraníes. Profundizaremos en un momento.

Trump hizo lo correcto

Descrito como el segundo hombre más poderoso de Irán, por debajo del único líder supremo, el Ayatollah Ali Khamenei, Soleimani es conocido por ser responsable de cientos de muertes de americanos en Irak, y de miles de heridos más desde 2003. También estuvo involucrado en muertes de kurdos.

Durante décadas, Soleimani dirigió guerras por poder en todo Oriente Medio, incluyendo Irak, Líbano, Siria y Gaza, así como en Yemen, Arabia Saudita y, por supuesto, Israel. También dirigió agentes en América Latina

Más recientemente, Soleimani estuvo detrás del ataque de la semana pasada a la embajada estadounidense en Bagdad y otras acciones contra activos estadounidenses en Irak. Lo que es más, fue extremadamente efectivo en su trabajo. Matarlo fue sin duda lo correcto.

Pero el haberlo hecho puede ser también el comienzo de tres cambios trascendentales en la política y las relaciones estratégicas en Medio Oriente y de hecho, en el mundo.

Cambio en la forma en que Estados Unidos utiliza su poder

Por un lado, podemos ser testigos de un cambio en la forma en que se utiliza el poder estadounidense y a quién se aplica. Al designar a la IRGC como organización terrorista, sus líderes se convirtieron en combatientes enemigos y por lo tanto en objetivos militares legítimos. El hecho de que Soleimani fuera también un miembro de facto del gobierno iraní denota la disposición del presidente Trump a realizar ataques de decapitación de la cúpula del liderazgo iraní, pasando por alto el campo de batalla.

Esa no ha sido la política militar de Estados Unidos contra un líder estatal desde la captura de Saddam Hussein en 2004 en Irak. Sin embargo, el golpe de Trump a Soleimani, así como sus amenazas contra objetivos de “alto nivel” en las profundidades de Irán, parecen confirmar este cambio en la estrategia de intervención militar.

Para no ser superado por los “ataques personales” de Trump, Irán ha puesto una recompensa de 80 millones de dólares por su cabeza.

Cambio en la percepción sobre la resolución de EE.UU.

En segundo lugar, anuncia un cambio fundamental en la percepción que la región tiene de Estados Unidos y la voluntad de Trump de actuar contra aquellos que amenazan a los estadounidenses o a sus activos. Este cambio de política evolucionó con el tiempo y las circunstancias del año pasado. En el transcurso de varias acciones provocativas de Irán, desde el derribo de un avión no tripulado estadounidense, el ataque a los campos petrolíferos saudíes y la toma de control de la navegación británica, entre otros, Trump aplazó o canceló las respuestas militares que potencialmente podrían resultar en la muerte de personas inocentes.

La reticencia de Trump a enfrentarse a Irán si era probable que personas inocentes sufrieran fue ciertamente vista como una debilidad en Teherán. La declaración de Ayatollah Khamenei de que Estados Unidos no podía hacer “ni una maldita cosa” en respuesta al ataque a la embajada subraya ese punto de vista. Es probable que su percepción haya evolucionado en los últimos días.

Reconociendo la guerra de Irán contra Estados Unidos

Otra parte de este cambio de percepción es que, por primera vez en las últimas cuatro décadas, Estados Unidos ha abordado directamente la guerra que Irán ha estado librando contra el país. La respuesta quirúrgica pero mortal y devastadora de Trump al ataque de Irán a la embajada estadounidense fue un momento de extrema claridad para el mundo y lo más importante, para Irán. Parece más probable que se produzca un nuevo enfrentamiento entre ambos.

¿Fin del petróleo barato?

Tal vez no por casualidad, el tercer cambio es que puede significar el principio del fin del petróleo barato en todo el mundo. El veinte por ciento del petróleo del mundo pasa por el Estrecho de Ormuz, que es el mayor cuello de botella de petróleo del mundo. Debido a su proximidad geográfica, Irán tiene una amplia oportunidad de interrumpir el flujo de petróleo en el estrecho de 21 millas náuticas de ancho.

Si se produjera un conflicto con Estados Unidos, el paso de petroleros por el estrecho sería probablemente mucho más arriesgado, enviando los precios del petróleo rumbo al norte. Para Irán, eso sería una victoria enorme y muy necesaria. De hecho, con la economía de Rusia también en los basureros también, se beneficiaría enormemente del aumento de los precios del petróleo.

¿Incentiva esto a Irán a intensificar su respuesta al asesinato de Soleimani?

Tal vez.

Una respuesta de represalia también puede ayudar a los líderes de Irán a mantener el poder, considerando que muchos en Irán estaban celebrando la muerte de Soleimani. Las manifestaciones generalizadas en Irán ya subrayan la debilidad del apoyo para continuar la visión del mullah para Irán. Irán está viendo el mayor nivel de disturbios civiles desde la revolución, con la matanza de cientos de personas en las calles por las fuerzas del gobierno.

Pero tales disturbios y celebraciones también le dan al régimen una razón tangible y nacionalista para tomar medidas enérgicas contra toda disidencia, sin importar la fuente.

Para el presidente Trump, un mayor compromiso con Irán puede perjudicar sus posibilidades de reelección, dado que ha hecho campaña contra las “interminables” guerras de Medio Oriente. Lo que es más dañino para sus posibilidades de reelección sería el potencial y dañino retroceso económico al alza de los precios del petróleo. Puede que Estados Unidos sea más inmune hoy que en los años setenta y ochenta a las crisis del precio del petróleo, pero gran parte del mundo no lo es.

El aumento del precio del petróleo puede ser una victoria para los productores de petróleo de EE.UU., pero una pérdida para los consumidores estadounidenses y la economía en su conjunto. Mis predicciones sobre esta situación terminan aquí —por ahora.

Feliz Año Nuevo.

James Gorrie es un escritor y conferencista residente en el sur de California. Es el autor de “La crisis de China”.

*****

A continuación:

Crea lo increíble: muchos alemanes no creían que el Holocausto estaba sucediendo ¿Hoy la historia se repite?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.