Aceite de semilla negra: prometedores efectos para prevenir y tratar el COVID-19

Investigaciones actuales y pasadas revelan cómo el aceite de semilla negra puede tratar el COVID-19
Por Joseph Mercola
01 de Diciembre de 2021
Actualizado: 01 de Diciembre de 2021

El aceite de semilla negra se ha utilizado por sus beneficios terapéuticos durante miles de años. Desde que comenzó la pandemia, los investigadores han estado evaluando el efecto que puede tener sobre el COVID-19.

Las semillas provienen de la planta Nigella sativa (N. sativa) que crece en el sur de Europa, el suroeste de Asia y el Medio Oriente. Los curanderos de la medicina tradicional han utilizado las semillas en diferentes formas.

La semilla negra es de color negro carbón con una superficie opaca y con forma de pequeñas nueces de Brasil. Los componentes bioactivos incluyen timoquinona, alfa-hederina, alcaloides y ácidos grasos omega-6.

El aceite de semilla negra también se ha utilizado para aplicaciones dermatológicas. Por ejemplo, una revisión de la literatura en el Revista de Dermatología y Cirugía Dermatológica encontró que el aceite de semilla negra podría promover la curación de heridas en animales de granja y reducir los efectos del vitiligo en lagartos.

En un estudio clínico en humanos, la loción infundida con 10 por ciento de aceite de N. sativa redujo el acné vulgar después de dos meses, con el 67 por ciento de los pacientes completamente satisfechos y el 28 por ciento parcialmente satisfechos con los resultados.

En la investigación actual, los científicos creen que el aceite puede tener beneficios prometedores en el tratamiento y la prevención de COVID-19. Sin embargo, si bien el uso a corto plazo para el tratamiento puede ser ventajoso, es aconsejable evitar el uso a largo plazo para la prevención.

El aceite de semilla negra puede ser una opción prometedora para COVID-19

Históricamente, el aceite de semilla negra se ha utilizado para ayudar a equilibrar la respuesta inflamatoria en el cuerpo, así como para reducir el estrés oxidativo, la inflamación y la isquemia (una restricción en el suministro de sangre a algunas partes del cuerpo). Utilizando hallazgos computacionales recientes, un grupo de investigación encontró que los ingredientes activos en N. sativa eran “fuertemente sugestivos” de una capacidad para combatir COVID-19.

El documento de revisión, que analizó varios estudios previos de N. sativa, sugiere que los ingredientes activos, especialmente la timoquinona, la alfa-hederina y la nigellidina pueden ser un tratamiento herbal alternativo en la lucha contra COVID-19. El documento revisa varias vías bioquímicas que los ingredientes activos en el aceite de semilla negra pueden usar para proteger la salud.

Por ejemplo, los investigadores revisaron estudios anteriores que demostraron las acciones que los ingredientes activos en el aceite de semilla negra tienen en el sistema inmunológico y pueden ayudar a reducir la gravedad de COVID-19. Los compuestos activos tienen un efecto antihistamínico significativo en estudios con animales y la timoquinona regula a la baja la activación del factor regulador del interferón 3, que desempeña un papel crítico en las respuestas inmunes innatas.

La autofagia es un mecanismo que elimina las células dañadas en el cuerpo. Los datos han demostrado que covid-19 suprime la autofagia y los agentes farmacológicos utilizados para inducir el proceso pueden, por lo tanto, tener un efecto antiviral. Un estudio publicado en 2018 indicó que la timoquinona promueve la autofagia en el músculo cardíaco. Los investigadores sugirieron que se deberían realizar más estudios para determinar si la timoquinona tiene un efecto similar con COVID-19.

El COVID-19 grave se caracteriza por tormentas de citoquinas que pueden requerir cuidados intensivos. Los estudios en animales han demostrado que el compuesto bioactivo alfa-hederina tiene actividad anti-inflamatoria y puede disminuir los niveles de histamina, lo que a su vez puede reducir los niveles de citoquinas.

Los investigadores informaron que un estudio había encontrado que la timoquinona ayudó a inhibir dos enzimas que producen leucotrienos inflamatorios y prostaglandinas. Los investigadores sugieren que estas acciones pueden potencialmente hacer que los compuestos activos en N. sativa sean útiles en el tratamiento y la prevención de las infecciones virales por SARS-CoV-2.

Finalmente, en su revisión de las afecciones comórbidas asociadas con COVID-19, los investigadores encontraron que N. sativa puede tener un efecto positivo contra la diabetes, la presión arterial alta, las enfermedades cardíacas, las enfermedades autoinmunes y autoinflamatorias, y las infecciones bacterianas asociadas con COVID-19.

Después de una revisión de la evidencia, los investigadores sugieren que se requieren más experimentos con los compuestos activos que se encuentran en el aceite de semilla negra para determinar si tienen potencial preventivo o pueden proporcionar una nueva modalidad de tratamiento.

Las combinaciones de zinc ayudan a tratar el COVID-19

La investigación sobre medicamentos que pueden influir en COVID-19 ha incluido antivirales. Uno de esos antivirales que se está estudiando es el favipiravir. Los datos muestran que el medicamento fue aprobado y se ha utilizado para las infecciones de gripe en Japón. A finales de 2020, un estudio publicado en PNAS reveló que cuando se administraba en dosis altas a los hámsters, el favipiravir tenía una actividad antiviral prometedora contra el SARS-CoV-2.

Sin embargo, un estudio de acoplamiento molecular de modelo informático publicado en Biological and Medicinal Chemistry reveló que los compuestos bioactivos nigellidina y alfa-hederina que se encuentran en el aceite de semilla negra fueron capaces de inhibir el SARS-CoV-2 con mayor potencial que el favipiravir, la cloroquina y la hidroxicloroquina.

La evidencia de un segundo artículo que revisó los efectos biológicos de los compuestos activos en el aceite de semilla negra sugirió que la timoquinona puede bloquear los receptores ACE2, que es donde el SARS-CoV-2 se une a la célula y libera el ARN viral en el citoplasma.

Contrariamente a lo que encontró el estudio de hámster PNAS, estos investigadores plantearon la hipótesis de que la cloroquina, y potencialmente el derivado hidroxicloroquina, también puede interferir con la capacidad del virus para unirse a los receptores ACE2.

Esta es una manera en que los investigadores sugieren que el aceite de semilla negra se puede usar en el tratamiento de COVID-19. Otra manera es como un ionóforo de zinc. El cuerpo utiliza el zinc en varias maneras para apoyar el sistema inmunológico, incluyendo:

  • Proliferación y activación de células asesinas naturales, macrófagos, neutrófilos y células T y B.
  • Protección mediadora contra especies reactivas de oxígeno producidas durante una respuesta inflamatoria.
  • Detener la actividad de la ARN polimerasa dependiente de ARN recombinante necesaria para replicar el SARS-CoV-2.
  • Inhibición del procesamiento de la replicasa.

Por lo tanto, mover zinc al citoplasma es crucial para ayudar a prevenir la replicación del virus SARS-CoV-2 y, por lo tanto, evitar eficazmente que las células infectadas infecten otras.

La suplementación oral de zinc solo no es lo suficientemente efectiva ya que el zinc no puede moverse fácilmente a través de la pared celular. Necesita otro compuesto para proporcionar transporte. El segundo compuesto se llama ionóforo de zinc. La aplicación de zinc con un ionóforo ha demostrado mejores resultados en pacientes hospitalizados con COVID.

La investigación ha identificado varios ionóforos de zinc, incluyendo cloroquina, hidroxicloroquina, quercetina y EGCG. Los científicos han sugerido que varios de los terpenos en el aceite de semilla negra, como la nigellimina, son similares en estructura a la cloroquina. Plantean la hipótesis de que esto puede significar que pueden funcionar de manera similar a un ionóforo de zinc.

Por lo tanto, datos recientes han demostrado que los ingredientes activos que se encuentran en el aceite de semilla negra pueden actuar como un ionóforo de zinc y pueden ayudar a bloquear los receptores ACE2 que el virus utiliza para infectar las células.

Aceite de semilla negra

Las actividades inmuno-moduladoras del aceite de semilla negra ayudan a regular el sistema inmunológico y tal vez otra rama en el tratamiento para COVID-19. Además de los estudios que utilizan aceite de semilla negra, los investigadores han separado los ingredientes bioactivos en el aceite de semilla negra y han evaluado su beneficio potencial contra el SARS-CoV-2.

Una revisión de datos sobre la timoquinona se publicó en febrero de 2021, en la que los investigadores revisaron la bioactividad del compuesto como se reveló en investigaciones anteriores. Encontraron que la timoquinona aumentó la actividad y el número de células asesinas naturales, macrófagos, linfocitos y supresores de citoquinas.

Además, citan investigaciones anteriores que mostraron que la timoquinona tenía potencial antiviral contra otros virus, incluido el virus de la inmunodeficiencia humana, otros coronavirus, el virus de Epstein-Barr, el citomegalovirus y la hepatitis C. Además, revisaron un estudio egipcio en el que la timoquinona demostró actividad antiviral en una cepa de SARS-CoV-2 aislada en pacientes y el efecto inhibitorio que tiene sobre la proteasa viral, lo que puede reducir la replicación viral.

Un estudio de Arabia Saudita evaluó la efectividad del aceite de semilla negra como suplemento en pacientes con COVID-19 leve que tenían entre 18 y 65 años. El grupo de intervención recibió 500 mg de cápsulas de gel blando dos veces al día durante 10 días, además de su tratamiento estándar.

Los resultados iniciales se publicaron en Clinical Trials. El resultado primario medido fue el porcentaje de participantes que mostraron recuperación clínica dentro de los 14 días posteriores al inicio del tratamiento. El equipo informó que el 62.1 por ciento de los que recibieron el aceite de semilla negra demostraron recuperación de COVID-19 leve, mientras que el 36 por ciento del grupo de control se recuperó en 14 días.

Considere el aceite para uso a corto plazo

La Alianza de Cuidados Críticos COVID-19 de Primera Línea (FLCCC) enumera el aceite de semilla negra como una alternativa para la prevención y el tratamiento de COVID-19. Enfatizan que aún no hay una “bala mágica” para COVID-19:

“Una serie de agentes terapéuticos han demostrado ser muy prometedores tanto para la prevención como para el tratamiento de esta enfermedad, incluida la ivermectina, la vitamina D, la quercetina, la melatonina, la fluvoxamina, los corticosteroides, la curcumina (cúrcuma), la Nigella sativa y la terapia con antiandrógenos”.

El equipo recomienda tomar N. sativa con miel, ya que ambos tienen efectos antimicrobianos, antivirales, inmunomoduladores y anti-inflamatorios con perfiles de seguridad comprobados. Enumeran N. sativa y miel en el protocolo de prevención para niños y adolescentes, y como una alternativa para el tratamiento de primera línea en el protocolo de tratamiento temprano en el hogar.

Si bien el uso a corto plazo del aceite de semilla negra puede ser eficaz en el tratamiento de COVID-19, el uso a largo plazo para la prevención puede tener otros efectos no deseados. Un estudio de la composición química del aceite de semilla negra muestra que la mayoría de los ácidos grasos provienen del ácido linoleico, una grasa poli-insaturada omega-6. Una amplia gama de investigaciones sugiere que el ácido linoleico es probablemente la principal causa contribuyente de prácticamente todas las enfermedades crónicas que hemos encontrado en el siglo pasado.

Si está interesado en usar aceite de semilla negra, considere los extractos de los ingredientes bioactivos y no el aceite entero.

Si está buscando una alternativa para la prevención y el tratamiento, considere una combinación de quercetina y zinc. La quercetina también tiene propiedades antivirales y es un ionóforo de zinc. Si bien es seguro tomarlo durante aproximadamente dos semanas cuando está enfermo, es importante que tenga cuidado con los suplementos de zinc, ya que puede compensar su equilibrio de zinc/cobre y afectar negativamente su sistema inmunológico.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS