Acentuando lo positivo en la Convención Republicana

Por Roger Simon
25 de Agosto de 2020
Actualizado: 25 de Agosto de 2020

Opinión

La Convención Nacional Republicana estaba apenas a la mitad de su día de apertura cuando el presidente Donald Trump se presentó para pronunciar un discurso de una hora.

Sorprendentemente, debido a que hemos escuchado tantos discursos durante mucho tiempo, fue divertido de ver y escuchar un discurso decididamente más interesante y lleno de contenido que el de Joe Biden en la última noche de los demócratas. Entonces, la conclusión principal fue que el candidato lo había logrado sin tropezar; los medios de comunicación declararon que era un triunfo.

Sea como fuere, nadie en la política o en otro aspecto de la cotidianidad es mejor orador espontáneo que Trump. La gente señalará a otros, Reagan, Clinton, Obama, todos los cuales tienen sus puntos, pero ninguno de ellos competiría con Trump.

Puede ir y venir de lo serio a lo humorístico con facilidad. Si alguna vez quisiera, fácilmente sería el rey de Late Night. No es de extrañar que Seth Meyers, Jimmy Kimmel, Stephen Colbert y otros lo odien tanto. Él se comería su almuerzo.

Diferentes tonos

Pero lo que es más importante, y quedó claro desde el principio, es que las convenciones duales (¿o se trata de un duelo?) demostraron tonos marcadamente diferentes.

Se podría llamar a los demócratas “médicamente pesimistas” (confiaban en que el COVID-19 hiciera elegir a su hombre) y a los republicanos “optimistas, pero hartos”. Eran optimistas sobre el futuro, pero hartos de la violencia en las calles.

Hablando de los “médicamente pesimistas”, casi simultáneamente con el debut de la convención republicana, Biden concedió una entrevista en la que nos informó que “escucharía a los científicos” cuando se tratara de cerrar el país.

Qué científicos, no dijo. ¿Fue el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, quien ya ha cambiado de opinión media docena de veces? ¿O uno de los miles de médicos, algunos de ellos epidemiólogos, otros no, que también han tenido opiniones, muchas de las cuales difieren radicalmente de las de Fauci (o de lo que sea que opine Fauci en este momento)?

Biden, quien, apostaría, no estaba entre los mejores de su clase en química o biología (estaba en el último lugar en la facultad de derecho, donde hizo plagio), no es la primera persona en la que se pensaría para hacer las determinaciones científicas necesarias, pero bueno, un candidato demócrata tiene que seguir esa línea “médicamente pesimista”, al igual que Trump tiene que estar entusiasmado con la aprobación de emergencia de la FDA del plasma convaleciente.

Es la vieja pregunta de si eres una persona medio llena o medio vacía, y los republicanos están apostando por el lado medio lleno del libro de cuentas. Me decantaré por el primero también, pero esa es mi personalidad. También creo que esa es, en gran parte, la personalidad estadounidense. Estamos en nuestro mejor momento cuando somos optimistas. Todo el mundo lo está, en realidad.

El optimismo y el pesimismo tienden a ser profecías autocumplidas.

La primera noche de la convención republicana definitivamente acentuó lo positivo (pero no eliminó por completo las campañas negativas… es decir. ¿Por qué deberían hacerlo?)

“Celebrar a América como la tierra prometida” fueron prácticamente las primeras palabras de la narración que comenzó en la noche, justo antes de la invocación del cardenal Timothy Dolan que nos declaraba, “una nación, bajo Dios”. Este acto era, por supuesto, algo diferente de la convención demócrata, al menos en algunos casos, cuando el Creador estaba notablemente ausente del Juramento a la Bandera.

Poco después, Charlie Kirk, de Turning Point, nos recordó que debemos estar “agradecidos, no enojados, vivimos en Estados Unidos”.

En efecto.

No es racista

La velada, con muchos discursos conmovedores intercalados con algunas apariciones del presidente, adquirió un tono muy destacable cuando se presentaron varios hombres y mujeres que habían sido rehenes en países despóticos, como Corea del Norte, y fueron liberados por la administración Trump.

También fue memorable la presentación de un maestro que criticó a los sindicatos de maestros que restringen la capacidad de decidir y la presentación de Andrew Pollock, cuya hija fue asesinada en el tiroteo masivo en Stoneman Douglas High en Florida, quien habló apasionadamente a favor de la Segunda Enmienda.

La sobreviviente de cáncer, Linda Hope, debe haber vuelto loca a la izquierda porque es un ejemplo de por qué la medicina socializada es un callejón sin salida.

Pero lo más destacado de la noche fue algo que debería poner el temor de Dios en los corazones de los demócratas, sean o no creyentes.

Esos fueron los varios negros que apoyaron a Trump y que estaban más que dispuestos a hablar sobre el estrangulamiento que el Partido Demócrata ha tenido sobre los afroamericanos durante medio siglo, lo que muchos llaman, correctamente, la política de plantaciones.

Primero fue Kim Klacik, una joven de Baltimore que se postuló para el Congreso. (Es posible que haya visto su excelente anuncio en Internet mientras camina por su vecindario). Quiere hacer de su ciudad natal un ejemplo para la nación.

Pero luego vino el orador más poderoso de la noche, en mi opinión, la exestrella de la Liga Nacional de Fútbol quien se convirtió en empresario, Herschel Walker. Walker, un hombre negro, conoce a Trump desde hace décadas. Se dirigió de frente a la creencia más sagrada de los demócratas: que Trump es un racista. Miró directamente a la cámara y lo negó desde el fondo de su corazón.

“He visto racismo en mi vida y sé lo que es, y Donald Trump no lo tiene”.

¿Le creerías a Walker o, digamos, a Kamala Harris, quien acusó a su compañero de campaña de ser racista y depredador sexual?

El otro excelente orador fue Vernon Jones, un demócrata y representante del estado de Georgia. Rompió esa ética de las plantaciones para que el mundo lo escuche.

Es difícil creer por qué los negros seguirían votando por los demócratas y este año tal vez no lo hagan, al menos en la medida en que siempre lo han hecho. Pronto veremos.

Después de decir que votaría por Trump, Jones fue amenazado y se le pidió que renunciara a su cargo.

“El Partido Demócrata se ha contagiado de intolerancia”, dijo.

Eso lo resume todo.

Roger L. Simon es un novelista galardonado, guionista nominado al Oscar y cofundador de PJ Media. Ahora es columnista de The Epoch Times. Encuéntrelo en Parler y Twitter @rogerlsimon. Compra sus libros en Amazon.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Beijing aprovecha las protestas por Floyd para socavar a EE.UU.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS